Artes y Cultura
Crítica de Teatro: "Dioses suicidas" y el sentido perdido
Publicado por: Leopoldo Pulgar
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Por primera vez, el dramaturgo Antonio Zisis y el destacado director Cristi√°n Plana (‚ÄúComida alemana‚ÄĚ, ‚ÄúPaso del norte‚ÄĚ) exhiben en conjunto sus capacidades y habilidades esc√©nicas a trav√©s de una obra que alude a la subversi√≥n de los valores.

Luego de ‚ÄúVor√°gine‚ÄĚ, ‚ÄúLlaves y cerraduras‚ÄĚ y ‚ÄúLa muerte de la imaginaci√≥n‚ÄĚ, Zisis perfecciona el dinamismo del di√°logo cotidiano que caracteriza a sus propuestas.

Y aunque en sus textos anteriores juguetea con lo críptico -no simplifica los rincones más complejos y ocultos del ser humano-, sus relatos siempre tenían sentido y mostraban el punto de vista de un escritor joven con gran proyección.

Dioses suicidas
Dioses suicidas

Esta vez, no asoma en plenitud el gran tema que hurga a través de cuatro personajes: que con la acción suicida, consciente y libre, se logra la ansiada y absoluta libertad humana, terminando con la esclavitud ideológica y emocional respecto de cualquier dios.

M√°s a√ļn: que al poner en pr√°ctica esta idea, tal vez s√≥lo reservada para unos pocos, se llegar√≠a a un plano superior, a transformarse en dios, por la v√≠a de vencer el dolor y el miedo a la divinidad oficial, algo muy distinto a los t√≠picos suicidas, que se matan por ser incapaces de resistir.

Debate inconcluso

A través de personajes de conductas bastante pedestres y decadentes, y en el formato de comedia negra, se plantea esta obra que enuncia temas que se han expresado en grandes tendencias filosóficas.

Entre trago y trago de whisky, algo de m√ļsica, canto y erotismo, dos parejas heterosexuales de vida acomodada sueltan sus discursos y ciertos gustos larvados hacia una o un miembro del otro d√ļo.

Tal vez para identificar, contradecir o acentuar el debate ‚Äďo para ridiculizar conductas, no las ideas- el director acepta el disfraz que usan (vuelven de una fiesta tem√°tica), lejos del perfil cotidiano.

Alvaro Espinoza, gran cruz pectoral, sotana y solideo blancos papales; Celine Reymond, t√ļnica medio hippie de Jes√ļs a punto de ser crucificado; V√≠ctor Montero, solemnidad en traje oscuro a lo Salvador Allende; Camila Moreno, con chasquilla y elegante vestido tipo Cleopatra.

Dioses suicidas
Dioses suicidas

Quiz√°s este contexto hace que se advierta bien la decadencia nihilista de personas bien educadas y elegantes, que se agreden y juegan a la ruleta rusa para matar el ocio y el aburrimiento.

Y que quede a medio instalar el debate ideológico, por naturaleza complejo y vital, lo mismo que la fuerza e intensidad emotiva y corporal que provoca, esa conmoción interna para quienes la idea del suicidio es de verdad trascendente.

No es problema de actuaci√≥n ‚Äďel elenco se desempe√Īa bien en el perfil que prevalece-, sino de una propuesta que s√≥lo insin√ļa un debate en cuyo centro est√° trasgredir de verdad los l√≠mites morales convencionales y destruir las filosof√≠as que le atribuyen a dios todo el dominio sobre las personas.

El sentido profundo de Raskolnikov (‚ÄúCrimen y castigo‚ÄĚ) y Kirilov (‚ÄúLos endemoniados‚ÄĚ), ambos de Fedor Dostoievski, referencias de esta obra.

Sala UFT. Pocuro 1935. Jueves, viernes y s√°bado, 21.00 horas. Entrada general $ 6.000; estudiantes y tercera edad $ 3.500. Hasta el 9 de Septiembre.

Dioses suicidas
Dioses suicidas
URL CORTA: http://rbb.cl/hq9i
Tendencias Ahora