Artes y Cultura
Miércoles 19 febrero de 2020 | Publicado a las 16:10
Ed Maverick, el adolescente mexicano que llega a Coachella gracias a éxito en redes sociales
Por Francisca Rivas
La información es de Agence France-Presse
visitas

Ni M√©xico ni el mundo hab√≠an escuchado hasta hace poco hablar de Ed Maverick, un adolescente del estado de Chihuahua que empez√≥ su carrera musical tocando la bater√≠a en su iglesia y luego en grupos durante bodas y fiestas de quincea√Īeras.

Pero el √©xito del cantautor de 19 a√Īos que tocar√° en abril en el festival Coachella, en Indio, California, fue vertiginoso desde que en 2018 empez√≥ a subir a internet sus propias baladas tristes, sinceras, en las que quiebra con su poderoso bar√≠tono el estereotipo de macho latino que no expresa sus sentimientos.

En menos de un a√Īo, las canciones pop-folk de este m√ļsico autodidacta pasaron de mil reproducciones diarias a las 100.000 en Spotify, tras la difusi√≥n de su primer √°lbum Mix pa llorar en tu cuarto.

En plena era del reguetón, su mayor hit, la romántica Fuentes de Ortiz, donde canta sobre las inseguridades y la incertidumbre del amor joven, supera las 150 millones de reproducciones en varias plataformas como Spotify o YouTube.

Ed Maverick “es el artista mexicano viral que hace m√ļsica por la cual vale la pena llorar”, apunt√≥ en mayo la plataforma de streaming en su sitio web.

Am√©rica Latina es la regi√≥n donde el streaming crece m√°s r√°pido debido a su poblaci√≥n joven y el uso expandido de los tel√©fonos celulares, seg√ļn la Federaci√≥n Internacional de la Industria Fonogr√°fica (IFPI).

Conexión joven

“A la gente le gust√≥ (…) La gente conecta mucho con las canciones y se identifica muy f√°cil, la mayor√≠a del p√ļblico es gente de mi edad”, explica Eduardo Hern√°ndez Saucedo -su verdadero nombre- en una entrevista con la AFP en Nueva York.

Pero el éxito incomoda a este joven sensible y tímido, que al ganar fama se mudó a Ciudad de México, aunque unos meses después regresó a su natal Delicias, una ciudad de 150.000 habitantes en el estado de Chihuahua, a unos 400 km de la frontera con Estados Unidos.

“La verdad es que no me gusta nada esto, no me gusta la fama para nada, no lo digiero y nunca me va a gustar. Si yo pudiera hacer m√ļsica y nadie me conociera ser√≠a vergu√≠sima (genial), pero no pasa, no es as√≠”, afirma.

“A lo mejor soy incompatible con ese estilo de vida”, se cuestiona. “Yo no estoy hecho para esto, pero me gusta mucho hacer m√ļsica”.

Tras llenar teatros en M√©xico acompa√Īado por poco m√°s que una guitarra ac√ļstica, finaliz√≥ en noviembre su primera gira por Estados Unidos con siete shows agotados.

Pero en su primer show en Nueva York, el 26 de noviembre, se quebr√≥. Estaba exhausto, enfermo y sufr√≠a un constante ciberacoso en las redes sociales, donde era blanco de un tsunami de agresivos memes. Subi√≥ al escenario con una m√°scara quir√ļrgica tap√°ndole casi todo el rostro.

Los cerca de 400 fans que llenaron el bar de Brooklyn Baby’s All Right le dieron √°nimos cuando llor√≥ al cantar una nueva canci√≥n, y varios lloraron con √©l.

“Estoy pasando por un momento bien dificil. Me siento inc√≥modo en todos los lugares en los que estoy. Es bien dif√≠cil pararse aqu√≠, ya no quiero”, dijo entonces al p√ļblico.

“¬°Si se puede!”, “¬°Te queremos!”, “¬°No mames!”, “¬°Viva M√©xico!”, le gritaban sus fans. Al otro d√≠a, se desconect√≥ de Twitter. Regres√≥ a la red social enseguida, pero m√°s cauto.

Hoy siente que haber explotado as√≠ en el concierto “fue muy est√ļpido”, pero sabe que no puede cambiar las cosas y agradece a los fans “que empatizaron con ese momento”.

“A nadie le alertan”

Ed Maverick acaba de lanzar un disco en vivo y con Universal Music relanzó su primer álbum, Mix pa llorar en tu cuarto, disco de oro en México. También hay planes de una gira por Sudamérica.

Pero no descarta dedicarse a otras cosas, aunque asegura que la m√ļsica siempre estar√° en su vida.

“Me da un poco de miedo crecer. No s√© qu√© va a pasar de aqu√≠ a alg√ļn tiempo, me da hueva (pereza) pensarlo”, sostiene.

“Seguramente va a llegar un momento que yo me retire de la m√ļsica y haga otro tipo de cosas (…), quiero volver a estudiar”, posiblemente ingenier√≠a en audio o arquitectura, o ambos, asegura.

“Me gusta mucho tocar en vivo pero surge la deshumanizaci√≥n del artista”, dice Ed Maverick. “Es muy com√ļn y a nadie le alertan” lo duro que es.

Tendencias Ahora