Artes y Cultura
Cantante acusa a excompa√Īero en Crystal Castles de abuso sexual reiterado e intimidaci√≥n
Publicado por: Emilio Contreras
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

En 2014, una noticia inesperada informaba el alejamiento de Alice Glass del d√ļo electr√≥nico Crystal Castles, en pleno apogeo de su carrera. La decisi√≥n nunca fue explicada del todo: a pesar que Alice argument√≥ diferencias personales y la inexistencia de “sinceridad, honestidad y empat√≠a por los dem√°s” dentro del grupo, nunca se entendi√≥ el rotundo alejamiento de la cantante, quien hizo dupla durante 11 a√Īos con el afamado productor Ethan Kath (Claudio Palmieri), la otra mitad del d√ļo.

Tres a√Īos despu√©s, y con acusaciones de violaci√≥n y acoso sexual a√ļn latentes en diversos rincones de la industria del espect√°culo y entretenimiento, Glass rompi√≥ el silencio y dio signos de valent√≠a al contar, en primera persona, la situaci√≥n de abuso de la que fue v√≠ctima durante su estad√≠a completa en el binomio electr√≥nico de Toronto, Canad√°.

El anuncio lo hizo en su sitio web oficial, donde a trav√©s de un largo texto asegur√≥ haber sido acosada y violentada sexualmente por Ethan Kath. ‚ÄúLo conoc√≠ cuando estaba en el d√©cimo grado. La primera vez que se aprovech√≥ de m√≠ fue cuando ten√≠a alrededor de 15 a√Īos. Era 10 a√Īos mayor que yo. Entr√© en la parte trasera de su auto extremadamente intoxicada (debido a las bebidas alcoh√≥licas que me hab√≠a dado esa noche). No hablamos durante meses despu√©s de eso. Hizo todo lo posible para encontrarme de nuevo, acech√°ndome y conduciendo frente a mi escuela secundaria busc√°ndome‚ÄĚ, escribi√≥ Alice.

Luego, describe la normalidad con la que era visto el abuso sexual en la escena punk de su ciudad, donde era com√ļn ver a viejos pr√≥ceres de la m√ļsica abusar de seguidoras j√≥venes. De acuerdo a su relato, el m√ļsico la manipul√≥ y potenci√≥ sus inseguridades, llev√°ndola a escenarios que Alice, en su juventud inexperta, no pod√≠a controlar.

Alice Glass y Ethan Kath
Alice Glass y Ethan Kath en Crystal Castles | Facebook

‚ÄúCuando ten√≠a 16 o 17 a√Īos me dio un CD de canciones y me pidi√≥ que escribiera y cantara sobre ellas. Llev√© las canciones a casa y escrib√≠ letras y melod√≠as y grabamos las pistas que me gustaron. Pero incluso con la m√ļsica, cre√≥ un ambiente t√≥xico que a menudo sent√≠a que ten√≠a que aceptar. Mientras grab√°bamos nuestro primer EP, el ingeniero de grabaci√≥n me acosaba sexualmente mientras est√°bamos en el estudio. Claudio se ri√≥ de m√≠ y me presion√≥ para que lo aceptara‚ÄĚ, agreg√≥ la artista.

La manipulaci√≥n, seg√ļn Glass, lleg√≥ al punto de interferir en todos los h√°bitos de su rutina cotidiana, oblig√°ndola a mantener relaciones sexuales con √©l a cambio de “protecci√≥n” de enemigos de su discurso pol√≠tico y musical. “Era muy bueno para mantener su trato terrible conmigo en privado. A veces era encantador, era hiperprotector y, sobre todo, me encantaba la banda que ten√≠amos. Pero a menudo me dec√≠a lo reemplazable que era. Incluso me dijo que estaba buscando activamente a alguien para reemplazarme. Me mantuvo insegura y nerviosa”, cont√≥.

A continuaci√≥n, la declaraci√≥n m√°s angustiante de Glass en el texto, reflejo del tortuoso camino que recorri√≥ por 11 a√Īos, incluidas dos estad√≠as en escenarios chilenos: “Me dijo que √©l era el √ļnico del mundo que cre√≠a en m√≠, que todos los dem√°s pensaban que era una perdedora, una broma, una payasa. Le cre√≠. Me sent√≠ suicida durante a√Īos‚ÄĚ, dijo

Ethan Kath, el principal implicado en la acusaci√≥n de Glass, a√ļn mantiene silencio sobre la declaraci√≥n de Glass, al mismo tiempo que sus redes sociales se repletan de desaprobaci√≥n e insultos en su contra.

Tendencias Ahora