Artes y Cultura
Viernes 27 marzo de 2020 | Publicado a las 10:39
"Akira": el manga japonés de culto que vio venir la cancelación de los Juegos Olímpicos de Tokio
Por Emilio Contreras
La información es de Agence France-Presse
visitas

Un cartel indica la cuenta atr√°s de los d√≠as antes de los Juegos Ol√≠mpicos de Tokio-2020. Al lado, un grafiti: “An√ļlenlos”. Pareciendo hoy casi real, esta escena ha reforzado todav√≠a m√°s la fascinaci√≥n ejercida por Akira, el manga culto del que sali√≥.

Creado por Katsuhiro Otomo, Akira fue primero publicado en fascículos en Japón entre 1982 y 1990. La obra fue condensada en 1988 en un film de animación (anime) del mismo nombre, que le dio una popularidad mundial.

La acci√≥n se desarrolla en 2019 en una siniestra megal√≥polis llamada “Nueva Tokio”, construida cerca de la antigua capital, borrada del mapa por una misteriosa explosi√≥n en diciembre de 1982, que desencaden√≥ la Tercera Guerra Mundial.

El relato gira alrededor de Tetsuo, miembro de una banda de jóvenes delincuentes, que va en moto, y cuya vida cambiará cuando toma conocimiento de sus poderes psíquicos ultrapoderosos, codiciados también por el ejército.

“El universo de Akira se resume en una palabra: cyberpunk. Un mundo futurista, con tecnolog√≠a evolucionada, pero con un foso enorme entre ricos y pueblo bajo”, comenta Matthieu Pinon, especialista franc√©s de manga y de la animaci√≥n japonesa, interrogado por la AFP.

Sin ser un elemento central, los Juegos Ol√≠mpicos aparecen en varias ocasiones en esta obra resueltamente “antisistema”, y presentan similitudes asombrosas con los verdaderos Juegos de Tokio-2020, ahora aplazados a 2021.

Coincidencias preocupantes

No solo los Juegos en Akira deb√≠an disputarse en Tokio en 2020, sino que “el relato se desarrolla de una manera que sugiere que su anulaci√≥n o aplazamiento parece inevitable”, observa Kaichiro Morikawa, especialista de la cultura pop japonesa de la universidad Meiji en Tokio.

El gobierno nip√≥n llam√≥ a Tokio-2020 los “Juegos de la reconstrucci√≥n”, para testificar el regreso al primer plano del pa√≠s tras la tragedia del se√≠smo y del tsunami de 2011, que provocaron la cat√°strofe nuclear de Fukushima.

En Akira, tambi√©n, “se puede imaginar que los Juegos Ol√≠mpicos buscan (por parte de las autoridades) reencontrar una especie de grandeza tras la destrucci√≥n”, estima el especialista de c√≥mics, Patrick Gaumer, interrogado por la AFP.

El estadio ol√≠mpico en la ficci√≥n es de este modo construido en el sitio de la “ciudad vieja” devastada de Tokio, cerca del cr√°ter dejado por el misterioso cataclismo de 1982, alusi√≥n transparente a las bombas at√≥micas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki en 1945, a√Īade Gaumer.

"Akira"
“Akira”

Pero estas √ļltimas semanas, es sobre todo la imagen de la cuenta atr√°s de los Juegos con el mensaje de protesta “An√ļlenlos” la que se ha hecho viral en las redes sociales, a medida que la pandemia de coronavirus hac√≠a cada vez m√°s improbable la celebraci√≥n de los verdaderos Juegos de Tokio-2020, hasta forzar su aplazamiento.

Regreso al futuro

Otra similitud asombrosa con la realidad: en la edici√≥n original del manga en japon√©s, una doble p√°gina de transici√≥n entre dos vol√ļmenes presenta falsos art√≠culos de prensa de fondo. “La OMS critica las medidas tomadas contra el virus”, titula uno de ellos.

Sin embargo, ese detalle est√° fuera de la intriga en el guion, que “hay que verlo como un elemento que se a√Īade al ambiente, nada m√°s”, seg√ļn Pinon.

Akira, ¬Ņobra prof√©tica? En realidad, se trata “m√°s bien de una reinterpretaci√≥n del pasado reciente” de Jap√≥n, de posguerra, “proyectado en un futuro pr√≥ximo de ficci√≥n”, explica el investigador Kaichiro Morikawa.

Los hechos m√°s significativos de nuestra √©poca, en la que creci√≥ el autor Katsuhiro Otomo (nacido en 1954), se encuentran mezclados: los Juegos de Tokio-1964, que marcaron la renovaci√≥n del pa√≠s tras la Segunda Guerra Mundial y el traumatismo de las bombas at√≥micas, adem√°s de “las manifestaciones estudiantiles y sindicales de 1968, el autoritarismo del gobierno de la √©poca, el urbanismo fren√©tico de Tokio”, enumera Matthieu Pinon.

Al tratarse de curiosas coincidencias de Akira con la actualidad de los Juegos de Tokio-2020, “todo lo que puedo decir, es que una similitud de este tipo a√Īade una extra√Īa sensaci√≥n de realidad a la lectura de lo que era ya una obra maestra”, concluye Morikawa.

Tendencias Ahora