Artes y Cultura
Sábado 12 octubre de 2019 | Publicado a las 09:54 · Actualizado a las 17:00
"Centésimas del Alma" de Violeta Parra y algunos problemas de oído
Por Tu Voz
visitas

Es extra√Īa la Violeta Parra. Compone y canta lindo. Pero leerla es otra sensaci√≥n. Una sensaci√≥n a silencio sin eco. A jardinera atrapada por el ox√≠moron, voz sin tono, carencia de guitarra y un sonido que en Violeta Parra es irrenunciable. Por eso cuesta comentar un libro que no suena a lamento y belleza al abrir sus p√°ginas. Por lo menos cuesta cuando se trata de Violeta Parra.

Por Marcel Socías Montofré

Por cierto, dejar claro que no es una cr√≠tica o cuestionamiento al libro ‚ÄúCent√©simas del Alma‚ÄĚ, de Ediciones Biblioteca Nacional. Sin duda se elogia el rescate de una serie de versos in√©ditos de la cantautora. Manuscritos que a comienzos de los a√Īos 60¬ī fueron obsequiados por Violeta Parra al ingeniero Miroslav Sk√°rmeta.

Cuenta la historia que en un encuentro donde ambos estaban, el ingeniero elogi√≥ la capacidad creativa de la cantautora. Y ella, como agradecimiento, volvi√≥ al d√≠a siguiente con cerca de 650 versos escritos en papel. ‚ÄúAh√≠ ten√≠s‚Ķ‚ÄĚ, le dijo la Violeta para que el ingeniero ‚Äď‚ÄúAnteojito‚ÄĚ, como ella le dec√≠a por cari√Īo- supiera de qu√© madera y Parra estaba hecha.

El tema es que los versos se perdieron con el tiempo. T√≠pico de Chile. Pero lo bueno es que, a prop√≥sito del centenario de Violeta Parra, el ingeniero decidi√≥ donar al Museo de la Violeta (Vicu√Īa Mackenna 37, cerquita de Plaza Italia), para que luego fueran publicados por Ediciones Biblioteca Nacional.

Hasta ahí todo bien.

El tema ‚Äďo cierto ruido de lectura- es que precisamente cuesta ‚Äúleer‚ÄĚ a Violeta Parra, m√°s todav√≠a cuando su proximidad universal est√° dada no s√≥lo por el contenido de sus versos, sino tambi√©n ‚Äďy tal vez por sobre todo- su imponente y desgarradora presencia de sonido, su sencillo y casi minimalista histrionismo, su guitarra y su ra√≠z de creadora en la oralidad. Aquello donde la Violeta es por lejos superior a su hermano Nicanor.

Aunque, claro, Nicanor tenía el don de la palabra escrita. A tal punto que dibujaba geniales ironías sobre la hoja en blanco.

Violeta lo hacía sobre el silencio en blanco.

Eso. Como para ir cerrando los diez versos de ocho s√≠labas cada uno. Decir entonces que es tremendo aporte para los investigadores, la academia y el lector en general ‚Äďde los que todav√≠a quedan, no hay que perder la esperanza-, una obra que permite conocer de cerca el proceso creativo de Violeta Parra. Hasta la belleza de sus correcciones.

Eso sí. Queda cierto gustito a poco. Porque la Violeta se escucha. Leerla tal vez sea tema del Santo Padre allá en Roma. O confiar en que los chilenos comiencen a valorar a la Violeta Parra como una creadora universal.

Ahí está la deuda. Y no es de la Editorial, por cierto.

Centésimas del Alma

Violeta Parra
Ediciones Biblioteca Nacional
Santiago de Chile, 2019

Tendencias Ahora