Artes y Cultura
Miércoles 15 mayo de 2019 | Publicado a las 12:05
Jugando al barrio "Atari" de Rafael Sarmiento
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Tiene ‚ÄúAtari‚ÄĚ y buenos relatos de la infancia ochentera Rafael Sarmiento. Como esos amigos de infancia que comparten juguetes y la imaginaci√≥n. Y entonces el juego es leer la fr√°gil construcci√≥n de la memoria sensorial. A veces vicarial y abstracciones. A veces en primera persona y contexto de ‚ÄúPueblos Abandonados‚ÄĚ, esa oportuna iniciativa de rescatar el talento, la excelencia narrativa y la provincia.

Por Marcel Socías Montofré

Rafael Sarmiento es de Villa Alemana. Pero no s√≥lo por inscripci√≥n de nacimiento. De algo m√°s profundo es Sarmiento. Algo tan √≠ntimo como su libro ‚ÄúAtari‚ÄĚ (Ediciones Barrancas, 2019), una construcci√≥n literaria que apunta a reflexi√≥n y paso calmo hacia el recuerdo. El de la ciudad de infancia. Ese territorio del ‚Äúuno mismo‚ÄĚ y ‚Äúde los otros‚ÄĚ.

Todos apostando a que cualquier similitud con la realidad es mera coincidencia. Como si fuera posible la coincidencia para un buen escritor.

De reciente presentaci√≥n en la XIII Feria del Libro de Quilpu√© ‚Äďf√©rtil provincia y se√Īalada-, Sarmiento escribe como universal y como vecino. En palabras de Marcelo Mellado, lo de Sarmiento es ‚Äúcomo sello irremediable de una escritura que toma distancia del molde o del canon invasivo de lo pol√≠ticamente correcto, muy propio de la arrogancia cultural capitalina‚ÄĚ.

‚ÄúAqu√≠ estamos ante la inauguraci√≥n de otros modos de funcionamiento de la escritura‚ÄĚ, sentencia Mellado.

Y era que no. Si el mismo Sarmiento relata en Atari que ‚Äúno s√© si es la interpretaci√≥n moral que hago de esos recuerdos, que pasar√© luego a relatar, o es la moralidad en s√≠ de los hechos la que finalmente se impone. Es el eterno cuestionamiento axiol√≥gico: ¬Ņlas cosas tienen valor en s√≠ mismas o yo le otorgo el valor a las cosas?‚ÄĚ.

As√≠ surge la emoci√≥n de recordar ‚ÄúLa Carrera del saber‚ÄĚ, de Guau, el computador Atari 800XL, el tacataca Vadell, el flipper funcionando y a los amigos del barrio en Villa Alemana. Al ‚ÄúDumbo‚ÄĚ, ‚ÄúLa Mosca‚ÄĚ, los ‚ÄúHermanos Cruz‚ÄĚ y esas infancia que aguantan como ‚ÄúEl Catre‚ÄĚ. Genial relato en la p√°gina 93.

Y genial tambi√©n la cercan√≠a que genera leer a Sarmiento. Esa empat√≠a por la iniciativa del colectivo ‚ÄúPueblos Abandonados‚ÄĚ. Tal como alguna vez pronunci√≥ el mencionado Mellado, lo de Sarmiento es a pulso, escribir desde el talento y territorio propio, sin ‚Äúamigotes santiaguinos, c√≥modos, qu√© est√°n seguros que Santiago es Chile‚ÄĚ.

Precisamente eso es lo bueno de Sarmiento. Se puede jugar con su libro Atari. Imaginar que Villa Alemana es Chile. Mejor a√ļn… imaginar que todav√≠a se escribe ‚Äďcomo dice Rafael- por los goles de Iv√°n Mayo y por la aparici√≥n maravillosa del recuerdo.

Ese recuerdo que se torna universal cuando se trata de lo propio, de singular episodio. Como el libro Atari, de Rafael Sarmiento.

Atari, Ediciones Barrancas (c)
Atari, Ediciones Barrancas (c)

Atari

Rafael Sarmiento
Ediciones Barrancas
2019

Tendencias Ahora