Artes y Cultura
Martes 23 octubre de 2018 | Publicado a las 15:35 · Actualizado a las 15:36
Matadero Franklin de Simón Soto: Sangre humana y animal a raudales
Publicado por: Ezio Mosciatti
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Sim√≥n Soto (Santiago, 1981) nos introduce en el Barrio Matadero Franklin (persa B√≠o B√≠o, Poblaci√≥n Huemul, sector de curtiembres y f√°bricas de zapatos, de chinganas y prost√≠bulos) a trav√©s de la figura de Mario Leiva, el ‚Äúfamoso‚ÄĚ Cabro Carrera.

Con un inicio sobrecogedor ‚Äďpropio del mejor cine del Neorrealismo italiano- Sim√≥n Soto nos sit√ļa en el barrio en 1930, momento en el que el ‚Äúhuacho‚ÄĚ Mario Leiva, de seis a√Īos, queda hu√©rfano. Las vecinas ayudando, la solidaridad, la comida y las bebidas alcoh√≥licas, los compa√Īeros de trabajo de la finada, el padrino, el ni√Īo ensimismado y un futuro incierto…

Desde ah√≠, el relato saltar√° a 1945, donde un joven “Cabro Carrera” trata de abrirse espacio en un mundo muy rudo, donde s√≥lo pueden ser verdaderos hombres respetados los matarifes (donde trata de introducirlo, sin √©xito, su padrino) o los ‚Äúchoros‚ÄĚ del hampa. Todos buenos para enfrentarse con cuchillos ‚Äďlos que sirven a unos y otros para sus respectivos trabajos u oficios-, para beber y comer. Y, la mayor√≠a, para irse a las ‚Äúcasas alegres‚ÄĚ de calle Placeres.

Sim√≥n Soto, que hab√≠a publicado los libros de cuentos ‚ÄúCielo Negro‚ÄĚ y ‚ÄúLa pesadilla del mundo‚ÄĚ (Editorial Montacerdos, 2015), nos entrega un relato m√°s complejo y elaborado, donde transmite conocimiento y sensibilidad para relatar y entregarnos la vida de un barrio particular y complejo.

Matadero Franklin atrapa desde las primeras l√≠neas y se deja leer r√°pido, fluido, con una pluma suelta que no escatima en detalles sabrosos, en personajes que seducen y provocan, al mismo tiempo, rechazo (como los ‚Äúbuenos‚ÄĚ delincuentes), porque son humanos, v√≠ctimas -y victimarios- de sus entornos y circunstancias.

Sim√≥n Soto, con todo lo bueno de esta su primera novela, se engolosina y se hace reiterativo en las descripciones de bebidas alcoh√≥licas y platos t√≠picos chilenos (juicio muy personal). Y se obsesiona con la sangre, la sangre de los animales ‚Äúbeneficiados‚ÄĚ por los matarifes como con la sangre humanas, que fluye a raudales en asesinatos como en duelos hasta llevarnos a episodios y escenas que nos har√°n pensar en Fargo (como bien me dijo Ignacia Biskupovic), de los hermanos Coen, o en episodios (reales, literarios o f√≠lmicos) de mafiosos ‚Äúamericanos‚ÄĚ.

Al final, Matadero Franklin deriva a un relato poco cre√≠ble, que no calza con un pa√≠s violento -como Chile- pero no tan sanguinario (porque ‚Äúlas instituciones funcionan‚ÄĚ y para ello se deben mantener las formalidades). Donde son raros los casos de violencia extrema, s√°dica.

Y si hay algo que se echa de menos, es la falta de contexto: en 1930 hab√≠a una crisis econ√≥mica mundial que ha Chile lleg√≥ de manera dram√°tica, con niveles de cesant√≠a y de hambre ineludible; en 1945 y 1946, reci√©n terminada la Segunda Guerra Mundial, la situaci√≥n pol√≠tica y social era tensa, y el Barrio del Matadero Franklin fue muy importante ‚Äďpor la presencia de curtiembres y zapateros- pol√≠ticamente para anarquistas, comunistas y socialistas.

En este sentido, Matadero Franklin tiende a ser una ‚Äúnovela policial‚ÄĚ convencional, obviando parte importante del barrio. Un barrio donde el matadero, las curtiembres, el mercado, los bares y los prost√≠bulos conviv√≠an para conformar uno de los sectores m√°s din√°micos y complejos de la capital.

En resumen, una novela entretenida, cautivante, que relata la vida de matarifes y delincuentes del Matadero Franklin en los a√Īos 30 y 40 que deja abierta la posibilidad de nuevas entregas…

PS: se lamentan los errores -menores- en el texto, poco aceptables en una obra de esta calidad y en una editorial de prestigio.

Portada, Editorial Planeta (c)
Portada, Editorial Planeta (c)

Matadero Franklin

Simón Soto
Editorial Planeta
Santiago de Chile, 2018

Tendencias Ahora