Artes y Cultura
S√°bado 13 octubre de 2018 | Publicado a las 19:51
Trastornos del sue√Īo o razones para una sociedad con serios problemas mentales
Publicado por: Ezio Mosciatti
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Trastornos del sue√Īo es CINE, con may√ļscula. Una mirada profunda, descarnada y cr√≠tica sobre la violencia impl√≠cita y expl√≠cita, el cinismo y las frustraciones que aquejan a muchos santiaguinos. El sinsentido en el que muchos viven, razones para esa verdadera pandemia de enfermedades mentales que nos aquejan.

La cinta se estrena en salas alternativas el próximo jueves 18 de octubre.

‚ÄúNo tengo recuerdos buenos, s√≥lo cuando estaba embarazada‚ÄĚ dice la madre de Joel, el protagonista. Una frase llena de frustraci√≥n pero tambi√©n de violencia hacia su hijo (que ni siquiera le ha dado un buen recuerdo), a quien le dice esto.

Joel vive con su madre y su abuela, que tiene demencia senil. El trabaja de noche como cuidador o conserje en un edificio en el centro de Santiago, donde vive su prima Mari, recientemente divorciada.

Joel y Mari tienen una relación oculta basada sólo en el sexo, algo meramente físico. Joel es despedido y logra trabajo, luego de una capacitación, como guardia en una tienda gracias al ex-esposo de Mari.

La historia sucede en los d√≠as previos a las fiestas de fin de a√Īo, que no logran modificar la apat√≠a cotidiana.

Trastornos del sue√Īo es una pel√≠cula ruda, oscura, sin salida, con escenas de sexo sin filtros, en forma directa, sin encuadres que busquen belleza o restarle en lo m√°s m√≠nimo su car√°cter animal.

Trastornos del sue√Īo es una pel√≠cula con un lenguaje que remite al documental, una suerte de ‚Äúdocu-ficci√≥n‚ÄĚ, donde muchos de sus personajes son interpretados por personas que no son actores profesionales. Pero tambi√©n porque usa el desencuadre, el desenfoque, y no cae en ‚Äúesteticismos‚ÄĚ. En otras palabras, no cae ni cede a discursos, narrativas o est√©ticas ‚Äúburguesas‚ÄĚ, a indirectas o met√°foras. Aqu√≠ no hay poes√≠a. No hay poes√≠a porque muestra un mundo sin poes√≠a.

Trastornos del sue√Īo muestra vidas grises, sin sentido, sin contacto afectivo, de personas de clase media (media baja) donde prevalecen las frustraciones, la rabia, vidas agobiadas y sin futuro. Factores que hacen que, en cualquier momento, esas violencias latentes puedan explotar. Todo es formalidad externa que se resquebraja a ratos para volver al cinismo, a la forma, al ocultamiento.

‚ÄúEsa vieja de mierda (de mi madre) no me dio nada‚ÄĚ, dice la t√≠a de Joel, desentendi√©ndose de cualquier responsabilidad en el cuidado de la abuela con demencia senil.

Trastornos del sue√Īo es una gran cinta hecha para un peque√Īo p√ļblico: s√≥lo para aquellos que quieran ver esta verdadera alarma sobre personas ‚Äúnormales‚ÄĚ que est√°n enfermas, que nos transforman en una sociedad con alt√≠simos √≠ndices de enfermedades mentales, con niveles de violencia crecientes, negadores y c√≠nicos. Una sociedad, esa de la ‚Äúcalle‚ÄĚ, de sueldos bajos y nulas expectativas, de mala productividad, sin sue√Īos y que no se responsabiliza de nada, que se ‚Äúnutre‚ÄĚ de frustraci√≥n y rabia.

Trastornos del sue√Īo presenta una realidad cruda como lo hiciera Jes√ļs, de Fernando Guzzoni (respecto al entorno del caso Zamudio), s√≥lo que enfocado a conserjes, guardias, trabajadores de la salud (Mari), mujeres que cr√≠an solas a sus hijos‚Ķ logrando mostrar sin juzgar esa gran violencia latente, impl√≠cita o expl√≠cita, que ahoga a Santiago.

Gran actuación de David Hernández como Joel.

Gran labor de Sofía Paloma Gómez y Camilo Becerra como guionistas y directores.

Buen aporte de la m√ļsica de Ra√ļl Calder√≥n.

Trastornos del sue√Īo es cine sin caer en esteticismos, en anestesias de escenas -desnudos y sexo- bonitas o en un final feliz, ni siquiera en uno un poco esperanzador. Es cine de lo gris, del desgano, de la falta de sue√Īos y de pasi√≥n. Es una ALARMA.

Después de verla uno puede quedar devastado y, con la certeza de que lo que se muestra es cierto, cotidiano para muchos. Algunos quedarán con la inquietud preguntándose qué hacer, qué puede hacer uno frente a esta realidad, y sin saber qué hacer.

La película se exhibirá en salas de Santiago (Cineteca Nacional y Matucana 100), Valparaíso (Sala Insomnia y El Internado), Talca (Cinespacio en el Cine Teatro Plaza), Chillán (Cine Club the Oz), Concepción (Sala Artistas del Acero), Puerto Montt (Teatro Diego Rivera) y Coyhaique (Centro Cultural de Coyhaique).

Más información en:
https://www.facebook.com/storyboardmedia.cl

Tendencias Ahora