Artes y Cultura
Nahuel Pérez Biscayart, el actor argentino que conquistó Francia
Publicado por: Francisca Rivas La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El argentino Nahuel P√©rez Biscayart no anhelaba ser actor: la interpretaci√≥n fue un fortuito salvavidas con el que surc√≥ la adolescencia. De ah√≠, se dej√≥ llevar por la corriente hasta desembarcar gloriosamente en Cannes, con el filme “120 pulsaciones por minuto”.

Su figura menuda enga√Īa. De enormes ojos azules, el actor de 31 a√Īos camina dando peque√Īos saltos, como si danzara, desbordando una vitalidad magn√©tica. “Soy un tipo que hace de todo sin saber por qu√©”, confiesa sonriente, al d√≠a siguiente de ser recompensado como mejor actor en los premios del cine franc√©s de la prensa extranjera.

P√©rez Biscayart tambi√©n est√° nominado como actor revelaci√≥n en los C√©sar, los “√ďscar franceses”, por el mismo papel en “120 pulsaciones por minuto”, del franc√©s Robin Campillo. En √©l, interpreta a un enfermo de sida, militante en una asociaci√≥n que en los a√Īos 90 lucha porque la sociedad deje de ignorar esa epidemia.

La pel√≠cula gan√≥ el Gran Premio del Festival de Cannes y es la favorita de los C√©sar, junto a “Nos vemos all√° arriba”, de Albert Dupontel, y coprotagonizada por… P√©rez Biscayart.

En este filme taquillero en Francia, el actor desempe√Īa el papel de un soldado de la Primera Guerra Mundial, que habiendo perdido su boca, se reinventa fabricando unas m√°scaras dignas de la Comedia dell’Arte.

Estos dos roles hicieron del argentino el “actor del a√Īo”, seg√ļn el semanario cultural T√©l√©rama.

El detalle que lo cambia todo

Ambos personajes “son precursores en su √©poca. Protagonizan actos heroicos sin que los filmes lo cuenten de esta manera. Esto me gusta mucho: c√≥mo una peque√Īa decisi√≥n en tu vida puede cambiarlo todo”, explica.

Asegura que su destino lo gu√≠a el azar, como cuando durante una breve estancia en Francia recibi√≥ una inesperada llamada de la directora de casting de “120 pulsaciones por minuto” para proponerle el papel de Sean.

“Soy un pez, me dejo llevar”, asegura. Una flexibilidad que lo ha convertido en un actor global, abierto a rodar bajo las √≥rdenes de cineastas argentinos como Fabi√°n Bielinsky (“El aura”) y Pablo Fendrik (“La sangre brota”), pero tambi√©n de Alemania, B√©lgica… hasta el punto de lanzarse en una pel√≠cula sin hablar la lengua.

Sucedi√≥ con “Au fond des bois” (2010), del franc√©s Beno√ģt Jacquot. Interpretaba a un hombre de los bosques, que hablaba una especie de dialecto inventado. “Escrib√≠a anotaciones que pegaba en las paredes, ya que no comprend√≠a qu√© dec√≠an mis compa√Īeros de reparto”, recuerda.

Más tarde, en París, solo necesitó tres meses para dominar el francés, que sumó al inglés y a sus nociones de chino, ruso y alemán.

La supervivencia del viajero

P√©rez Biscayart, nacido en Buenos Aires, carece de domicilio fijo. “Ahora paso mucho tiempo en Francia debido a las dos pel√≠culas. Ten√≠a una peque√Īa base en Argentina, pero cada vez menos porque viajo mucho”.

Viajar “es como una supervivencia continua. Hay algo que me inspira y me hace sentir m√°s vivo”, dice, en franc√©s.

Ese mismo impulso vital lo condujo a descubrir el arte dram√°tico, cuando trataba de sobrevivir a la adolescencia en un “colegio muy triste” argentino, en el que pese a todo sacaba “las mejores notas”.

En esa etapa de “transici√≥n, la sociedad te trata de formatear. Yo sufr√≠a mucho, entre los seres humanos no suced√≠a nada”. Se apunt√≥ a un taller de teatro: “All√≠ nos pod√≠amos mirar los unos a los otros. Hab√≠a vida”.

“Aprend√≠ a seguir mi instinto”, a improvisar, agrega.

Por ello, a√Īos despu√©s disfrut√≥ a lo grande rodando “Nos vemos all√° arriba”, donde llevar una m√°scara fue como una liberaci√≥n.

“Hoy en d√≠a todo se centra en la mirada, en la belleza del rostro de los hombres y sobre todo de las mujeres ¬°menuda carga!”.

Llevar una m√°scara va “contra todo lo que quiere un actor y me pareci√≥ algo formidable”. “Si proh√≠bes una parte de tu cuerpo, la otra se enciende”.

Cita con Almodóvar

Traumatizado por la muerte de un amigo en un accidente, P√©rez Biscayart cambi√≥ de colegio para estudiar Bellas Artes. Pero un anuncio en un tabl√≥n para participar en una serie de televisi√≥n le llev√≥ a los 16 a√Īos a lanzarse como actor.

“¬°Me van a pagar para ser libre!”, asegura que pens√≥.

El pr√≥ximo en retribuirlo, ¬Ņpodr√≠a ser Pedro Almod√≥var? Ambos se vieron en Madrid hace unos d√≠as. “No puedo revelar los detalles” del encuentro, dice enigm√°tico.

Por ahora, P√©rez Biscayart lee varios guiones “mexicanos, brasile√Īos, argentinos”. Hollywood le tienta, pero tambi√©n “Corea, Ruman√≠a, Rusia, Congo… depende del proyecto, no de la nacionalidad”.

Tendencias Ahora