Artes y Cultura
Una lograda versión de opera "El Trovador" se presenta en Talca
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Luego de las exitosas propuestas de los dos √ļltimos a√Īos con “La traviata” y “Otello”, el Teatro Regional del Maule vuelve a apostar por una obra de Verdi. Con direcci√≥n musical de Francisco Rettig, un elenco de artistas casi completamente chileno -s√≥lidamente apoyado por la experiencia del bar√≠tono Omar Carri√≥n- donde regresa el tenor nacional radicado en Europa Giancarlo Monsalve y destaca el debut en exigentes roles de dos de las cantantes locales m√°s elogiadas -Paulina Gonz√°lez y Evelyn Ram√≠rez-, especial y valioso lucimiento tiene la excelente escenograf√≠a digital. Este s√°bado 2 se ofrecer√° una segunda versi√≥n, y vale la pena viajar hasta la capital de la S√©ptima Regi√≥n.

Por Joel Poblete

¬°Qu√© gusto da comprobar en vivo y en directo c√≥mo la √≥pera se sigue abriendo camino a lo largo de Chile! En los √ļltimos a√Īos ya se ha ido convirtiendo en tradici√≥n que distintas ciudades y regiones se atrevan con el g√©nero l√≠rico, ampliando los p√ļblicos y demostrando que fuera de Santiago tambi√©n es posible apostar por este tipo de espect√°culos. ¬°Y mayor m√©rito considerando cuando se cuenta en gran medida con talentos nacionales! En los √ļltimos a√Īos Rancagua, Concepci√≥n y Temuco han dado importantes pasos, y particularmente en Talca el Teatro Regional del Maule (TRM) es uno de los escenarios que m√°s permanentes esfuerzos ha estado realizando en este √°mbito. Luego de las buenas experiencias los dos √ļltimos a√Īos con “La traviata” y “Otello”, nuevamente est√°n ofreciendo un t√≠tulo de uno de los grandes maestros de la historia de la √≥pera: el italiano Giuseppe Verdi. El turno ahora es de la popular “El trovador”, que tuvo su estreno la noche del jueves 30, se est√° presentando con su t√≠tulo italiano original, “Il trovatore”, cuenta con un elenco casi completamente chileno, y tendr√° una segunda y √ļltima funci√≥n este s√°bado 2.

Poseedora de algunas de las melod√≠as m√°s sublimes, contagiosas e irresistibles del repertorio verdiano, esta obra a la vez suele ser criticada por su argumento y libreto (que incluye beb√©s perdidos, tri√°ngulos amorosos y maldiciones de gitanas vengativas), pero si se la analiza con atenci√≥n, pese a esos elementos que pueden ser objetados, tiene un ritmo teatral envidiable, es √°gil y nunca baja la intensidad dram√°tica, por lo que maneja los contrastes entre lo l√≠rico y lo po√©tico y las pasiones m√°s desbordadas de una manera que pocas √≥peras han logrado igualar o superar. En esta ocasi√≥n, una vez m√°s la direcci√≥n musical, al frente de la Orquesta Cl√°sica del Maule, est√° en manos de su director titular Francisco Rettig, el maestro chileno que ha destacado a nivel internacional y quien hace pocas semanas dirigi√≥ en el Municipal de Santiago otro t√≠tulo verdiano: “Aida”. Su lectura es vigorosa y aunque en algunos momentos no siempre apoya por completo a los solistas vocales (lo que incide en ocasionales desajustes), tiene instantes muy lucidos y sabe transmitir lo teatral y comunicar tanto el dramatismo como el lirismo de algunos pasajes.

En el rol titular, el trovador Manrico, luego de su aplaudido debut protagonizando “Otello” el a√Īo pasado, regres√≥ el tenor chileno radicado en Europa Giancarlo Monsalve, quien a lo largo de una d√©cada de actuaciones internacionales ha logrado cantar en escenarios tan conocidos como la Arena de Verona, el Covent Garden de Londres y las √ďperas de Zurich y Baviera, entre otros. Con un f√≠sico adecuado al perfil rom√°ntico del personaje que encarna, Monsalve tiene una voz de spinto de innegables cualidades, aunque su registro, la proyecci√≥n y la emisi√≥n de las notas es muy variable a lo largo de la funci√≥n; su canto arrojado y no demasiado sutil, as√≠ como el particular fraseo, parecen m√°s adecuados al estilo verista que a Verdi, pero si bien no se luci√≥ tanto como cab√≠a esperar en su gran escena -el aria “Ah si, ben mio” y la siempre temida “Di quella pira”-, estuvo mucho mejor en el √ļltimo cuadro de la obra y considerando las demandas del papel, cumpli√≥ de manera eficaz y logr√≥ entusiasmar a la audiencia.

TRM
TRM

Uno de los aspectos que m√°s expectativas generaba entre los oper√°ticos locales era el debut de dos de las cantantes chilenas m√°s elogiadas del √ļltimo tiempo, en roles considerados entre los m√°s demandantes de sus respectivas cuerdas: la soprano Paulina Gonz√°lez como Leonora, y la mezzosoprano Evelyn Ram√≠rez como la gitana Azucena. La primera ofreci√≥ en lo esc√©nico una versi√≥n m√°s decidida y aguerrida que lo habitual en el personaje, mientras en lo vocal parti√≥ muy cauta, cuidando especialmente las notas agudas, pero su cometido fue progresando a medida que avanz√≥ la funci√≥n, culminando en una estupenda pen√ļltima escena de la obra, donde supo asumir con inteligencia y delicadeza una tras otra la tremendamente exigente y expuesta “D’amor sull’ali rosee”, seguida por el “Miserere”, “Tu vedrai che amore in terra” y el d√ļo con el bar√≠tono; por supuesto que podr√° seguir profundizando su Leonora con el paso del tiempo, pero para ser la primera vez, fue un nuevo y meritorio logro de esta artista que sigue dando importantes pasos en la ampliaci√≥n de su repertorio, y contin√ļa as√≠ con la senda verdiana iniciada con su Violetta en “La traviata” y Desd√©mona en “Otello”. Por su parte, Ram√≠rez nos tiene acostumbrados no s√≥lo a su enorme calidad como int√©rprete, sino adem√°s al eclecticismo en las obras que aborda: tan c√≥moda en el barroco, Mozart y Rossini como en Mahler o en obras de autores como Stravinsky y Weill, o en la “Carmen” que volvi√≥ a cantar recientemente en Rancagua, en un principio por temperamento y color vocal no parec√≠a muy id√≥nea para Verdi y la vengativa gitana Azucena; y aunque en efecto en el balance final no parece estar en su total elemento en este c√©lebre personaje, se desempe√Ī√≥ con su habitual profesionalismo y seguridad, con su ya conocido desplante actoral unido a una excelente caracterizaci√≥n y maquillaje, y supo adecuar su voz a lo que demanda la partitura, culminando en una muy lograda y electrizante escena final.

Quien ofreci√≥ la labor m√°s completa y satisfactoria de entre los cantantes principales fue el m√°s veterano, y a la vez el √ļnico integrante internacional del elenco, el bar√≠tono argentino Omar Carri√≥n, muy conocido por el p√ļblico chileno y quien siempre ha destacado por sus interpretaciones verdianas: en el Municipal de Santiago ha cantado en “La traviata”, “Rigoletto”, “Sim√≥n Boccanegra”, “Los dos Foscari” y tambi√©n en “El trovador” la √ļltima vez que esta obra se ofreci√≥ en Chile, en 2013. En 2012 ya hab√≠a cantado en el TRM, como F√≠garo en “El barbero de Sevilla”, y ahora regres√≥ a ese escenario apenas un par de d√≠as antes del estreno, para reemplazar al colega originalmente considerado para el rol del Conde de Luna, el bar√≠tono chileno Arturo Jim√©nez. Carri√≥n demuestra un oficio a prueba de balas, sabe manejar muy bien su voz y su canto noble fue el m√°s adecuado al estilo del compositor, lo que el p√ļblico supo apreciar, a juzgar por los sonoros aplausos recibidos al t√©rmino de la funci√≥n.

El bajo David Gaez ha demostrado en diversas ocasiones en los principales escenarios del país su talento y calidad vocal, pero interpretando a Ferrando -un rol menos relevante que los cuatro solistas principales, pero que de todos modos presenta innegables exigencias- no estuvo en una de sus mejores noches, al menos en el estreno; muy adecuado en la zona media y grave, tuvo problemas en prácticamente todas las notas altas, aunque fue correcto en lo escénico. En personajes secundarios, estuvieron bien la soprano Camila Guggiana como Inés, el tenor Gonzalo Araya como Ruiz, y dos integrantes del coro que tuvieron intervenciones solistas: el tenor Edman Leal como mensajero y el barítono Gonzalo Orellana como un gitano. Por cierto, el excelente coro, dirigido por Pablo Ortiz, fue uno de los elementos más sólidos de la función.

Y otro de los aspectos que ayudaron a hacer m√°s valioso este t√≠tulo en el TRM fue definitivamente su propuesta visual. Cada vez m√°s fogueado como director esc√©nico en teatros dentro y fuera de Chile -hace pocas semanas estuvo a cargo de la “Carmen” en la Medialuna de Rancagua-, el cantante Rodrigo Navarrete fue el responsable de una puesta din√°mica y viva, preocupada de los detalles y alejada del estatismo en que a veces caen otros montajes de este t√≠tulo, la que incluso cont√≥ en una escena con la participaci√≥n de soldados reales del 16o Regimiento de Infanter√≠a de Talca. Fundamental en su cometido fue la notable apuesta por una escenograf√≠a no corp√≥rea en el sentido tradicional del t√©rmino, en base a paneles movedizos donde se ve√≠an digitalmente los distintos ambientes de cada escena, y que adem√°s de permitir un adecuado uso del espacio generaron cuadros de gran belleza, contextualizando de manera notable la trama, con el apoyo de la iluminaci√≥n a cargo del experimentado Ram√≥n L√≥pez; el vestuario, al parecer proviene de distintos or√≠genes, porque no ofrece una unidad de estilo, aunque de todos modos cumple y es funcional. Este concepto esc√©nico, cada vez m√°s usado a nivel internacional pero pr√°cticamente in√©dito por estos lados, fue un aut√©ntico acierto y estuvo a cargo de un equipo del TRM encabezado por el dise√Īador Claudio Rojas y el audiovisualista Alvaro Lara. Una soluci√≥n digna de aplausos y que puede permitir la realizaci√≥n de m√°s espect√°culos de este tipo a lo largo del pa√≠s. Un nuevo paso adelante en la difusi√≥n del g√©nero l√≠rico en Chile, por el cual vale la pena viajar a la capital de la Regi√≥n del Maule.

A las 11:00 horas del viernes 28 de septiembre de 2012, el expresidente de la juventud de la UDI en Concepci√≥n y presidente de campa√Īa del mismo partido, Sebasti√°n Andr√©s Abudoj Rivas, protagoniz√≥ un accidente vehicular en calle 8 Oriente de Chiguayante, impactando con su camioneta a Cristi√°n Bizama Pe√Īa de 25 a√Īos, quien se trasladaba en motocicleta.

Seg√ļn el reporte entregado por el capit√°n √ćtalo Roco, de la subcomisar√≠a de Chiguayante, Abudoj no respet√≥ una se√Īal "ceda el paso", se trasladaba sin licencia de conducir ni haber realizado los tr√°mites para obtenerla, sumado al hecho de que huy√≥ del lugar sin prestar ayuda al herido, quien fue internado de gravedad tras sufrir m√ļltiples fracturas, debiendo someterse a una esplenectom√≠a.

Finalmente, el domingo 22 de septiembre de 2013, se informó que Abudoj, cuya causa estaba caratulada bajo el RUC 1210028658-9, Rit 1699-2012 del Juzgado de Garantía de Chiguayante, se acogió a la suspensión condicional del procedimiento, tras acordar el pago de 5 millones de pesos como indemnización a Bizama.

El sobreseimiento definitivo de la causa se dict√≥ un a√Īo despu√©s.

URL CORTA: http://rbb.cl/ioob
Tendencias Ahora