Artes y Cultura
Premian al arque√≥logo que cuatro a√Īos atr√°s redefini√≥ el origen de Santiago
Publicado por: Emilio Contreras
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Con presencia del intendente metropolitano Claudio Orrego, y del director del Museo Nacional de Historia Natural (MNHN), Claudio G√≥mez; fue homenajeado Rub√©n Stehberg, jefe de arqueolog√≠a del MNHN, quien recibi√≥ el Premio Ciudad de Santiago por una carrera de m√°s de 50 a√Īos como investigador, arque√≥logo y divulgador.

El galard√≥n lo gatilla, adem√°s de una dilatada trayectoria, su investigaci√≥n m√°s citada: Mapocho Incaico. Un trabajo a cuatro manos a cargo del historiador Gonzalo Sotomayor y Rub√©n Stehberg que data de 2012, y donde se plantea una certeza: a la llegada de los espa√Īoles a Santiago, la ciudad ya era una importante sede del Imperio Inca. ¬ŅC√≥mo lo comprobaron? Con una excavaci√≥n profunda en el centro c√≠vico de la capital, y con el posterior hallazgo de arte inca.

El dato que origin√≥ este “Big Bang arqueol√≥gico” lleg√≥ con Sotomayor en 2011, cuando le coment√≥ a Stehberg el descubrimiento de un testimonio de un ind√≠gena peruano que vislumbraba el lugar casi exacto donde el Imperio hab√≠a levantado una de sus sedes administrativas m√°s importantes, espec√≠ficamente en la zona que comprende calle Puente con Catedral. El hito apuntaba en la misma direcci√≥n de la tesis de pregrado de Stehberg en 1975, donde sosten√≠a la existencia de un centro administrativo inca en la ribera del Mapocho.

Luego, vino la excavaci√≥n en las coordenadas se√Īaladas (bajo el Museo de Arte Precolombino y la Catedral de Santiago, para luego expandirse al cerro Chena, la quebrada San Ram√≥n y zonas de Apoquindo, Tobalaba, Pe√Īalol√©n y Quilicura); los hallazgos de alfarer√≠a y cer√°mica cusque√Īa y de cementerios ind√≠gena; el cruce de datos; la redacci√≥n de documentos y un hecho tr√°gico: el fallecimiento de Gonzalo Sotomayor, coautor de la investigaci√≥n, a los 42 a√Īos y v√≠ctima de un c√°ncer.

Por las mujeres

“Yo si tuviera que dedicarle a alguien este premio, lo har√≠a lejos a mi coinvestigador que falleci√≥ justo hace un a√Īo atr√°s. √Čl se fue a los 42 a√Īos reci√©n cumplidos, y era una de las patas de esta mesa, y obviamente la mesa esta coja sin √©l”, recuerda calmo y no menos emotivo Rub√©n Stehberg, en di√°logo con BioBioChile.

Para √©l, este galard√≥n es el halago a todo un equipo que ha trabajado en Mapocho Incaico y Mapocho Incaico Norte, la √ļltima investigaci√≥n publicada. “Yo no investigo solo: me acompa√Īan en esto Juan Carlos Cerda, Claudia Prado (coinvestigadora y arque√≥loga experta en Historia); y las conservadoras, esas personas que cuando estamos cavando est√°n trabajando en excavaci√≥n preventiva y documentaci√≥n”.

El futuro, eso sí, lo ve difuso: se acabaron los recursos que le otorgó el Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondecyt) para dicho proyecto, y Stehberg, por su parte, tras rendir cuentas y redactar el informe final, se alista a publicar las nuevas conclusiones de la investigación.

Algunas de las cer√°micas encontradas en "Mapocho Incaico".
Algunas de las cer√°micas encontradas en “Mapocho Incaico”.

No se qu√© vamos a hacer mas adelante“, dice. Este a√Īo jubila del Museo Nacional de Historia Natural, despu√©s de cinco d√©cadas en la arqueolog√≠a, pero tambi√©n este a√Īo volver√° a la palestra p√ļblica para abordar de cara a la poblaci√≥n los m√°s recientes descubrimientos.

Tenemos un mont√≥n de informaci√≥n nueva que iremos entregando los pr√≥ximos meses. Porque Mapocho Incaico no se resume a los hallazgos de la Plaza de Armas. Hay una red de canales de regad√≠o en todo el valle y otras cosas muy interesantes que me gustar√≠a contar m√°s adelante, con la investigaci√≥n ya publicada como debe ser“, dice.

En el d√≠a en que recibi√≥ “el √ļnico premio que me he ganado en la vida“, Stehberg resume as√≠ su investigaci√≥n y el porte de la misma: “Yo dir√≠a lo siguiente: cuando llegaron los primeros conquistadores europeos, ven√≠an los puros hombres: los soldados, en busca de fama y fortuna, pero no tra√≠an mujeres. Entonces se mezclaron con la poblaci√≥n local y dieron origen a los mestizos, y a gran parte de la poblaci√≥n actual“.

Ah√≠ se produjo la primera gran injusticia: los conquistadores espa√Īoles contaron la historia que a ellos les parec√≠a mas interesante, pero la historia de las mujeres, de las madres, qued√≥ sin ser contada. Y la historia de las madres era la historia del mundo aborigen, del mundo ind√≠gena. Y ah√≠ fue quedando la idea que todo lo hicieron los espa√Īoles, y que el aporte ind√≠gena fue m√≠nimo, nulo“.

Imagen de la excavación  | Facebook.com/museohistoriconacional
Imagen de la excavación | Facebook.com/museohistoriconacional

Lo que estamos intentando recatar es la historia de las mujeres, de las madres, de los ind√≠genas, y lo que queda en evidencia clara es que cuando llegan los 253 espa√Īoles al Valle del Mapocho, este estaba ocupado y con bastante desarrollo. Hab√≠a un camino principal que llegaba al Mapocho y un sistema muy desarrollado de riego; entonces hab√≠an chacras grandes, dedicadas a la quinua, al ma√≠z, que sirvieron a los primeros espaloles“.

Muchas de sus chacras eran regadas con las acequias ind√≠genas, y por muchas generaciones muchas chacras se segu√≠an regando con las mismas acequias que se abrieron en la fase incaica; la mayor√≠a fueron abiertas por la poblacion local, pero bajo la administraci√≥n incaica“.

Lo m√°s importante de este proyecto, es que estamos tratando de reconstruir el mundo de los ind√≠genas, el mundo de las madres, que hasta ahora no hab√≠a sido contada“.

URL CORTA: http://rbb.cl/g9u2
Tendencias Ahora