Internacional
Cura polaco: Iglesia no mata gays como el Estado Islámico, pero los mata psicológicamente
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Krzysztof Charamsa, el cura polaco que escandaliz√≥ al Vaticano anunciando su homosexualidad, escribi√≥ un manifiesto de liberaci√≥n gay con diez mandamientos dirigidos a la Iglesia cat√≥lica para que abandone “la persecuci√≥n” contra este colectivo.

“No es como el caso del Estado Isl√°mico que persigue personas homosexuales mat√°ndolas. La Iglesia cat√≥lica no mata a las personas, pero las mata psicol√≥gicamente”, asegur√≥ Charamsa en una entrevista con la Agencia AFP.

“Las mata con su posici√≥n retr√≥grada, con su rechazo, con su desprecio y con las continuas ense√Īanzas contra los homosexuales”, precis√≥.

En un c√©ntrico hotel del barrio g√≥tico de Barcelona, a escasos pasos de la catedral de esta ciudad espa√Īola donde reside ahora con su pareja, Charamsa desgrana los detalles de este “Nuevo manifiesto de liberaci√≥n gay” entregado a la Agencia AFP.

Lo hace vestido de calle, con una americana negra y una camisa azul. Despu√©s de presentar a su pareja p√ļblicamente, este antiguo alto funcionario del Vaticano y te√≥logo de 43 a√Īos fue suspendido por la conferencia episcopal de Polonia y ya no puede administrar misa ni llevar sotana.

“C√≥mplice del terror antihomosexual”

Su manifiesto es “una llamada a la Iglesia Cat√≥lica, una especie de nuevos diez mandamientos para aplicar en este √°mbito”, explica.

En √©l, reclama al Vaticano anular los documentos ofensivos de la ense√Īanza cat√≥lica sobre las personas homosexuales, revisar la interpretaci√≥n eclesial de los textos b√≠blicos en relaci√≥n a esta materia y admitir a las personas homosexuales en el sacerdocio.

Asimismo, propone iniciar un di√°logo con las confesiones evang√©lica y anglicana, m√°s avanzadas en el reconocimiento de los derechos homosexuales, y exige disculpas del Vaticano “por sus omisiones y silencios, sus persecuciones y cr√≠menes realizados contra las personas homosexuales a lo largo de los siglos”.

Actualmente, la doctrina cat√≥lica se√Īala que las relaciones homosexuales “faltan de la forma humana”, “son intr√≠nsicamente desordenadas” y “contrarias a la ley natural”. Pide “respeto y compasi√≥n” para ellos pero les exige castidad.

“Estos textos deben ser juzgados como ideol√≥gicos, es como decir que la Tierra es plana y no se mueve. Est√°n m√°s cerca de las posiciones del fundamentalismo isl√°mico que de la raz√≥n”, acusa Charamsa.

La postura se basa en peque√Īos fragmentos de la Biblia que, en su opini√≥n, no condenan expl√≠citamente la homosexualidad y deben enmarcarse “en el contexto hist√≥rico y cultural de su escritura”.

Y recuerda que “hace siglos us√°bamos la Biblia para defender la esclavitud”.

En su manifiesto, también exige a la Iglesia que no critique la legalización del matrimonio igualitario en algunos países mientras que no condena la penalización de la homosexualidad en decenas de países del mundo.

“La Iglesia Cat√≥lica se alegra, est√° contenta con estos casos de persecuci√≥n y penalizaci√≥n porque la penalizaci√≥n de la homosexualidad es una confirmaci√≥n legal de su ense√Īanza sobre la homosexualidad”, afirma.

“Hasta que no rechace y condene abiertamente esta penalizaci√≥n es c√≥mplice del terror antihomosexual”.

“Me siento en paz”

Hace ya un mes que anunci√≥ p√ļblicamente su homosexualidad, con una explosiva rueda de prensa en Roma justo el d√≠a antes del inicio de un s√≠nodo sobre la familia en el Vaticano. Ahora vive en el barrio gay de Barcelona y no se arrepiente de su decisi√≥n.

Se siente “liberado”, “en paz”. “Ahora me siento mejor gay y m√°s sacerdote que antes”, afirm√≥ con una amplia sonrisa.

Por ahora no tiene trabajo, m√°s all√° de atender las numerosas entrevistas de los medios de comunicaci√≥n. “Con 43 a√Īos no es f√°cil encontrar algo”, dijo.

Su intenci√≥n es reanudar la ense√Īanza universitaria -era profesor de teolog√≠a en Roma- y escribir un libro sobre su experiencia como homosexual en el Vaticano.

Para √©l, su caso es ejemplo de “la eliminaci√≥n y persecuci√≥n de personas gays dentro de la Iglesia”. Por ello, exige que se anule la instrucci√≥n del papa Benedicto XVI en 2005 conforme los curas homosexuales no deben reconocer p√ļblicamente su orientaci√≥n sexual.

“Ante esta instrucci√≥n, todos los curas homosexuales tienen la obligaci√≥n moral de salir del armario para mostrar al Vaticano que existimos y somos buenos curas”, asegura. Si los tuvieran que expulsar a todos, “ser√≠a posible que la Iglesia se quedara bastante sola”, advierte.

Tendencias Ahora