Sociedad
Romances profesor-alumno: Los peligros de cruzar los límites
Publicado por: Comunicado de Prensa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La relación amorosa entre un docente y un estudiante es desigual y tiene una base psicológica muy fuerte detrás. Una experta de la Universidad del Pacífico explica por qué la figura del profesor es objeto de deseo y cómo se estructura un romance de estas características.

El viernes reci√©n pasado se celebr√≥ el D√≠a del Profesor y m√°s de alguno seguramente record√≥ a ese cl√°sico amor plat√≥nico que nace durante la adolescencia y que se refleja en el estudiante sentado en el pupitre que sue√Īa con la atractiva profesora de lenguaje. Hasta ah√≠, todo normal.

‚ÄúEs esperable que un adolescente sienta atracci√≥n por un profesor, no es extra√Īo. Puede suceder que un profesor y un alumno se enamoren. Ocurre, pero eventualmente los profesores debiesen poder manejar de una manera sana las gratificaciones que tiene la posici√≥n docente‚ÄĚ, explica Mar√≠a Ester Buzzoni, psic√≥loga y secretaria de estudios de la Escuela de Psicolog√≠a de la Universidad del Pac√≠fico.

¬ŅPor qu√© los docentes son objetos de deseo durante la adolescencia? ‚ÄúLos profesores pueden ser vistos, reconocidos y admirados. Es obligaci√≥n del adulto saber que la investidura de profesor conlleva ese tipo de reconocimiento y no confundirse ah√≠, no hacer uso de ese lugar para obtener gratificaciones o beneficios personales‚ÄĚ, aclara Buzzoni.

El problema comienza cuando la fantas√≠a se concreta. Los l√≠mites se trasgreden cuando un profesor y un alumno comienzan una relaci√≥n de tipo amorosa. ‚ÄúEl v√≠nculo rom√°ntico entre un profesor y un alumno es desigual porque hay una diferencia de poder importante en cuanto a la edad, conocimiento y a la capacidad de influir sobre las condiciones de la relaci√≥n. Un profesor tiene mayor experiencia, poder y conocimiento‚ÄĚ, indica la psic√≥loga.

Los colegios y universidades de todo el mundo ya est√°n generando reglas expl√≠citas sobre este tema. En enero de este a√Īo, Harvard, uno de los establecimientos educacionales m√°s prestigiosos de Estados Unidos y del mundo, prohibi√≥ a los profesores mantener “relaciones sexuales o rom√°nticas” con los estudiantes de grado y postgrado.

Para la psicóloga de la Universidad del Pacífico es importante hacer una diferencia si la relación se da en el contexto colegial o universitario.

‚ÄúSon distintos. Cuando hablamos del colegio, hay una distinci√≥n que est√° dada por la edad de los alumnos, ya que por ley la mayor√≠a de edad es a los 18 a√Īos. Es una distinci√≥n muy relevante a la hora de abordar el tema, porque las implicaciones de una relaci√≥n, desigual en cualquier caso, van a tener distinto matiz de edad, consecuencias, etc.‚ÄĚ, apunta la experta.

En cualquiera de los dos casos es el maestro quien debe tomar las decisiones importantes y poner cierta distancia.

‚ÄúUna chica de 15 a√Īos puede declararse si quiere, pero la responsabilidad es del adulto. En un caso as√≠, es necesario marcar un l√≠nea: un profesor no puede traspasar el l√≠mite con un estudiante menor de edad que est√° m√°s vulnerable‚ÄĚ, explica la psic√≥loga Mar√≠a Ester Buzzoni.

Es cierto que hay algunos tipos de profesores que tienen una forma de relacionarse con sus alumnos de manera más gentil y amorosa, pero aun así no se debe salir del marco educacional.

‚ÄúEl estilo no debiese vulnerar los l√≠mites del otro. Tampoco se deben asumir otras responsabilidades que no sean puramente docentes, como asumir roles parentales, inmiscuirse en la vida personal del alumno, etc. Esos son tipos de transgresiones que pasan muy frecuentemente‚ÄĚ, advierte la docente de la Escuela de Psicolog√≠a de la Universidad del Pac√≠fico.

Tendencias Ahora