Sociedad
La pol√©mica visi√≥n del divorcio y la paternidad del conocido pediatra espa√Īol Carlos Gonz√°lez
Publicado por: Nicole Marín
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Tras hacerse conocido en todo el mundo con sus libros acerca de la lactancia, infancia y primeros a√Īos de vida en los beb√©s, el conocido pediatra espa√Īol Carlos Gonz√°lez decidi√≥ escribir una nueva obra en la que ahonda en c√≥mo enfrentan los j√≥venes mayores el paso de ser ni√Īo a adolescente.

De la infancia a la adolescencia con cari√Īo y respeto es el t√≠tulo de la m√°s reciente publicaci√≥n del autor espa√Īol en la que relata los principales problemas y factores de la vida familiar que influyen en el desarrollo de los j√≥venes.

En una entrevista recientemente publicada en la revista espa√Īola especializada en paternidad Ser Padres, Gonz√°lez afirm√≥ que las relaciones entre padres e hijos en la actualidad poseen diferencias radicales respecto a c√≥mo ocurr√≠a en generaciones anteriores.

El profesional explica y destaca como aspecto positivo que los padres de hoy son m√°s cultos y poseen m√°s recursos econ√≥micos para proveer a sus hijos, sin embargo, enfatiza en que como el tiempo que pasan con ellos es cada vez menor -pues los ni√Īos comienzan a muy temprana edad la escuela- las actividades como el ejercicio y tiempo libre quedan muy minimizadas.

Su polémica visión del divorcio

Adem√°s en su √ļltima publicaci√≥n el escritor es tajante en explicar su pol√©mica visi√≥n acerca del divorcio y de que la decisi√≥n de la pareja de permanecer juntos siempre ser√° mejor que separarse.

‚ÄúJam√°s he le√≠do un estudio en el que se demuestre aquella tan repetida afirmaci√≥n de que un matrimonio con conflictos es peor para los hijos que el divorcio”, coment√≥.

“Pelearse continuamente a navajazos es malo para los ni√Īos. Pero muchos padres podr√≠an, si se lo propusieran, mantener una convivencia lo suficientemente civilizada durante el tiempo suficiente para permitir a sus hijos una infancia estable. Como se ha hecho durante siglos‚ÄĚ a√Īadi√≥ el pediatra en la entrevista.

Otro tema importante al que el espa√Īol dedica reflexiones en su √ļltimo trabajo es los diferentes tipos de paternidad que existen como aquellos que son autoritarios, autorizativos o permisivos. Respecto a esto explica que los estudios que se realizan tienden a ajustar los datos a ideas preconcebidas y de esta forma generan confusi√≥n en los padres.

‚ÄúVarios estudios serios en Espa√Īa muestran que en nuestra sociedad (como en muchas otras) los padres indulgentes obtienen mejores resultados que los autorizativos. Y, sobre todo, en los estudios originales norteamericanos en los que ser permisivo daba peores resultados, las diferencias en todo caso eran peque√Īas, y el ser ‚Äúpermisivo‚ÄĚ nada ten√≠a que ver con coger a los ni√Īos en brazos o dejarlos llorar‚ÄĚ coment√≥ a Ser padres.

Castigar o no a un ni√Īo

El tema de una consecuencia negativa a un mal comportamiento parece ser hoy en d√≠a un gran problema para los padres en una sociedad en que los ni√Īos son cada vez m√°s h√°biles al momento de manipular las situaciones a su favor.

Gonz√°lez plantea que la soluci√≥n a esta din√°mica al interior del hogar radica esencialmente en una buena comunicaci√≥n entre las partes. No es necesario- explica- que no estudie nada y repita el curso para darse cuenta de las ‚Äúconsecuencias‚ÄĚ de sus actos, sino que la labor de los padres sea intentar prevenir estas situaciones teniendo -en este caso- conocimiento de que el hijo est√° o no est√° haciendo, para as√≠ poder conversar e intervenir previamente.

En oposición a que los hijos experimenten consecuencias, el pediatra considera que en ocasiones son los propios padres lo que deberían advertir que no es necesario forzar constantemente a sus hijos a realizar cosas que no quieren o evitar que se equivoquen, pues la mayoría de las veces no se genera un gran problema.

La paciencia es vital

El exceso de est√≠mulos de la vida moderna en la infancia est√° cambiando la forma en que ellos se relacionan con la realidad o simplemente los padres no tienen el tiempo ni paciencia suficientes. No hay duda que en la actualidad los primeros a√Īos de vida est√°n marcados por una gran exposici√≥n a las pantallas, poco juego al aire libre y menor comunicaci√≥n con sus mayores.

El pediatra dice que le llama la atenci√≥n el significativo aumento de diagn√≥sticos de d√©ficit atencional en Espa√Īa, Estados Unidos y otros pa√≠ses, adem√°s de la incapacidad de los padres de tolerar actitudes que son propias de los ni√Īos.

Gonz√°lez tiene su propia visi√≥n de este fen√≥meno que afecta hoy la manera en que los padres no est√°n comprendiendo el desarrollo normal de los ni√Īos. ‚ÄúConductas que hace medio siglo hubieran despertado un simple comentario, ‘¬°cosas de ni√Īos!’, ahora se consideran motivo para consultar al m√©dico y para tratar al ni√Īo con anfetaminas durante a√Īos‚ÄĚ concluy√≥ el escritor y pediatra espa√Īol.

Tendencias Ahora