Internacional
T√ļnez se√Īala “novedades” en investigaci√≥n del atentado y debate c√≥mo mejorar seguridad
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

T√ļnez se dispone a afrontar el desaf√≠o de la seguridad tras haber admitido “fallos” en el atentado que cost√≥ la vida a 20 turistas extranjeros, cuya investigaci√≥n est√° aportando “novedades”, seg√ļn las autoridades.

“El caso est√° en manos del juez de instrucci√≥n. Hay novedades en el caso pero para preservar el secreto de la investigaci√≥n y su eficacia preferimos no dar ning√ļn detalle” dijo a la AFP el portavoz de la fiscal√≠a, Sofi√®ne Sliti.

Por su lado, el portavoz del ministerio de Interior, Mohamed Ali Aroui, evoc√≥ “m√°s de diez detenciones (de personas) implicadas de manera directa o indirecta en el ataque, entre las cuales gente que aport√≥ apoyo log√≠stico”.

Las autoridades ya habían anunciado nueve detenciones el jueves, pero el portavoz no quiso aclarar si en su nuevo conteo había que incluir estos detenidos.

El padre, los dos hermanos y la hermana de uno de los atacantes, Jabeur Khachnaoui, fueron liberados por la polic√≠a, seg√ļn una fuente policial y un familiar del joven. Aroui no quiso comentar esas informaciones.

“El principal desaf√≠o es el de la seguridad [...] y ganar la guerra contra el terrorismo” dijo el presidente tunecino, Beji Caid Essebsi, quien la noche del viernes se dirigi√≥ a la naci√≥n con motivo del 59¬ļ aniversario de su independencia.

El ataque de Yassine Abidi y Jabeur Khachnaoui contra el museo del Bardo, el m√°s prestigioso del pa√≠s, cost√≥ la vida a 20 turistas extranjeros de distintas nacionalidades, entre ellos, dos espa√Īoles y dos colombianos (uno de ellos con doble nacionalidad y pasaporte australiano), as√≠ como a un polic√≠a tunecino.

El atentado, que fue reivindicado por el EI, no tiene precedentes y es el primero contra extranjeros desde la revolución de enero de 2011 que echó del poder al dictador Zine El Abidine Ben Alí.

Interrogantes y “fallos”

El desarrollo del ataque genera interrogantes, pues el museo se halla en el mismo recinto que el Parlamento, que supuestamente debe estar bajo alta protección.

Aunque el ministro del Interior Najem Gharsalli asegur√≥ que sus tropas consiguieron “evitar una verdadera cat√°strofe, porque en el momento del ataque se hallaban en el museo unas 300 personas”, el jefe de gobierno Habib Essid reconoci√≥ “fallos en todo el sistema de seguridad”.

Y el vicepresidente de la Asamblea, Abdelfattah Mourou, afirm√≥ a la AFP que el mi√©rcoles “no hab√≠a polic√≠a en torno al parlamento y al museo”.

“He sabido que solamente hab√≠a cuatro polic√≠as que deb√≠an garantizar la seguridad en torno al Parlamento, de los cuales dos estaban tomando caf√©. Un tercero estaba comiendo y el cuarto no se present√≥”, afirm√≥.

Yihadistas aliados del EI, un grupo que tiene en sus filas a centenares de tunecinos, hab√≠an amenazado en las √ļltimas semanas con llevar a cabo ataques en T√ļnez.

Seg√ļn las autoridades tunecinas, cerca de 500 tunecinos que han combatido en Siria, Irak o Libia han regresado ahora al pa√≠s. Son “bombas de relojer√≠a”, advirti√≥ el s√°bado el diario Al Chourouq.

Los dos autores del atentado, “extremistas salafistas”, hab√≠an aprendido el manejo de las armas en Libia, seg√ļn el gobierno.

Frente a la amenaza yihadista, los responsables tunecinos apelan a la uni√≥n nacional. “No podemos ganar esta guerra si no estamos todos juntos” afirm√≥ el presidente Caid Essebsi.

Por otra parte el comit√© organizador del Foro Social Mundial (FSM) que se celebra del 24 al 28 de marzo en T√ļnez, indic√≥ tras el atentado que la reuni√≥n se celebrar√≠a “sin ning√ļn cambio ni modificaci√≥n”.

Tendencias Ahora