Sociedad
¬ŅC√≥mo mejorar la calidad de vida de las personas con Parkinson?
Publicado por: Daniela Dorrego
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Enhebrar una aguja, discar un n√ļmero de tel√©fono, pelar una fruta, abotonar, anudar los zapatos o cortar los alimentos son simples actividades diarias que las personas que sufren de Parkinson no pueden realizar con normalidad.

De acuerdo a la docente de Terapia Ocupacional de la Universidad San Sebasti√°n, Ver√≥nica Guerra, ‚Äúla enfermedad de Parkinson es una patolog√≠a neurodegenerativa de alta prevalencia, que se origina por la p√©rdida neuronal progresiva de la sustancia nigra, estructura que se encuentra en el cerebro y que tiene una importante funci√≥n en el movimiento y control de la postura de los individuos. Es progresiva y hasta el momento no tiene cura‚ÄĚ.

Es la segunda enfermedad neurodegenerativa m√°s frecuente y genera importantes niveles de discapacidad y dependencia. Afecta a hombres y mujeres, presentando una mayor frecuencia en los varones. Se inicia entre los 50 y 60 a√Īos, aunque existen casos de inicio m√°s temprano.
Lentamente afecta el desempe√Īo de las personas en las distintas esferas de la vida. Va deteriorando las habilidades motoras, cognitivas, emocionales y comunicativas, las cuales alteran la capacidad del individuo de involucrarse en actividades significativas, comprometiendo el ejercicio de diversos roles sociales.

‚ÄúSe configura entonces, una especie de aislamiento o exclusi√≥n, que abarca al individuo con Parkinson y a su red social m√°s cercana. Este aislamiento puede ser a√ļn m√°s profundo si como sociedad no desarrollamos las acciones para disminuir las barreras f√≠sicas y sociales que el contexto impone‚ÄĚ, comenta la acad√©mica.

Al ser una enfermedad progresiva que requiere de cuidados, su enfoque de atención está dirigido a mejorar la calidad de vida. Por ello, las personas que la padecen deben participar en diversas instancias de rehabilitación para prolongar su bienestar y retardar el progreso de la enfermedad.

De acuerdo a Verónica Guerra la persona con Parkinson debe mantener sus actividades significativas en la manera que sea posible, sobre todo el ejercicio de los roles sociales que le dan sentido a su vida. Por lo tanto, son muy importantes los espacios de encuentro y participación.

‚ÄúSi logramos generar un ambiente adaptado a las necesidades y caracter√≠sticas del paciente, podr√° seguir realizando sus actividades cotidianas. Adaptar el ambiente quiere decir generar las condiciones para que la persona con sus habilidades y dificultades tenga la oportunidad de enfrentarse a una actividad. Por ejemplo, si la persona tiene dificultades para mantener el equilibrio mientras se ducha, podemos habilitar barras de seguridad y un asiento para su tina‚ÄĚ, comenta la acad√©mica de la Universidad San Sebasti√°n.

Paralelamente, se debe estimular las habilidades de la persona con Parkinson a través de terapias. En sentido, la Terapia Ocupacional promueve la participación de los pacientes en las actividades significativas y en el ejercicio de sus roles sociales.

‚ÄúLa Terapia Ocupacional tiene como prop√≥sito fomentar que la persona con Parkinson pueda seguir ejecutando aquellas ocupaciones y participando socialmente. Esto se logra realizando actividades que se encuentran dise√Īadas especialmente para proveer estimulaci√≥n a sus habilidades motoras, cognitivas y sociales. Por otro lado, se realiza entrenamiento directo en las actividades que le resultan dificultosas, adem√°s de adaptar el ambiente, los objetos y utensilios a sus caracter√≠sticas y necesidades‚ÄĚ, comenta Ver√≥nica Guerra.

URL CORTA: http://rbb.cl/b1jc
Tendencias Ahora