Notas
México preocupado por refuerzo militar en Texas ante crisis migratoria
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El gobierno mexicano mostr√≥ este martes su “preocupaci√≥n” por el refuerzo militar fronterizo de 1.000 soldados que el lunes anunci√≥ el gobernador de Texas (sur de Estados Unidos) ante la masiva llegada de migrantes menores centroamericanos, muchos de ellos no acompa√Īados.

“El gobierno de M√©xico manifiesta su preocupaci√≥n ante la decisi√≥n del gobierno de Texas de asignar un mayor n√ļmero de agentes estatales a la frontera sur de ese estado”, se√Īal√≥ la canciller√≠a mexicana en un breve posicionamiento enviado a la AFP.

M√©xico considera tambi√©n que el creciente fen√≥meno migratorio “debe observarse desde una perspectiva regional de largo plazo y basada en los principios de buena vecindad y responsabilidad compartida, adoptados por el gobierno federal de Estados Unidos” que encabeza Barack Obama.

El lunes, el gobernador de Texas, Rick Perry (republicano), anunci√≥ el refuerzo militar en su frontera con M√©xico por la “falta de acci√≥n del gobierno federal” de Obama y “ante la situaci√≥n que est√° viviendo Texas” para contener la ola de inmigrantes.

Dentro de un plan llamado “Seguridad M√°s Fuerte”, el refuerzo de soldados pretende ayudar a los miembros de la Guardia Fronteriza por tierra y aire y tambi√©n tiene el objetivo de “combatir a los brutales c√°rteles de la droga mexicanos” que operan en esa zona de la frontera, detall√≥ Perry.

“M√©xico reitera que la estrategia para responder de manera efectiva y humana a este fen√≥meno implica la necesaria corresponsabilidad entre pa√≠ses de origen, tr√°nsito y destino de flujos migratorios”, a√Īadi√≥ la canciller√≠a.

Texas ha recibido la mayoría de los 57.000 menores centroamericanos que desde octubre pasado han llegado solos a Estados Unidos después de cruzar de forma clandestina México con el objetivo de dejar atrás la violencia y la pobreza de sus países.

Las autoridades de ese Estado se vieron desbordadas en junio ante el repunte de llegadas, que saturaron los centros de detención y obligaron el traslado de centenares de indocumentados a otras dependencias en el país.

La decisión de Texas se produjo poco antes de que Obama reciba el viernes por primera vez a los presidentes de Guatemala, El Salvador y Honduras en la Casa Blanca, una reunión clave en la que se abordarán las posibles soluciones para paliar la crisis humanitaria desencadenada por la constante llegada de menores.

Tendencias Ahora