Notas
Cuando el diario El Mercurio censuró la poesía de Pablo Neruda
Publicado por: Christian Leal
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

En medio de la polémica por la extensa huelga que enfrenta al diario El Mercurio de Valparaíso con sus trabajadores, incluso las autoridades comienzan a hacerse presentes en la necesidad de que el periódico, el más antiguo de Sudamérica, alcance un acuerdo que permita poner fin al movimiento.

Uno de ellos fue el diputado de Renovaci√≥n Nacional, Joaqu√≠n Godoy, quien hizo un llamado al directorio del matutino para conciliar posturas, m√°s a√ļn cuando este decidi√≥ no cursar el pago de los sueldos de mayo a los trabajadores movilizados.

Sin embargo, entre los usuarios de redes sociales llamó la atención la referencia que hizo Godoy a la línea editorial del periódico, definiendo a El Mercurio como un diario que ha defendido históricamente la libertad de expresión.

La afirmaci√≥n provoc√≥ inmediatas reacciones entre quienes recordaron la bullada participaci√≥n del medio en la ca√≠da del gobierno de Salvador Allende y su posterior rol en apoyo de la dictadura de Augusto Pinochet, tem√°tica que se aborda en el documental “El Diario de Agust√≠n”, el que tambi√©n ha hecho noticia por la reiterada negativa de TVN y ARTV a exhibirlo.

Pero existe otro pasaje respecto de la l√≠nea editorial de El Mercurio que no todos conocen. Uno que lo enfrent√≥ nada menos que al premio Nobel de literatura y militante comunista, Pablo Neruda, relatado en detalle en su autobiograf√≠a “Confieso que he vivido“.

La siguiente es la narración del vate, consignada en la página 401 de su libro:

Con frecuencia los cr√≠ticos de libros se prestan a complacer las ideas de los empresarios feudales. En el a√Īo de 1961, por ejemplo, aparecieron tres libros m√≠os: Canci√≥n de gesta, Las piedras de Chile y Cantos ceremoniales. Ni siquiera los t√≠tulos fueron mencionados por los cr√≠ticos de mi pa√≠s en el curso de todo el a√Īo.

Cuando se publicó por primera vez mi poema Alturas de Macchu Picchu, tampoco se atrevió nadie a mencionarlo en Chile. A las oficinas del periódico chileno más voluminoso, El Mercurio, un diario que se publica hace casi siglo y medio, llegó el editor del poema. Llevaba un aviso pagado que anunciaba la aparición del libro. Se lo aceptaron bajo la condición de que suprimiera mi nombre.

- Pero si Neruda es el autor – protestaba Neira.
- No importa – le respondieron.

Alturas de Macchu Picchu tuvo que aparecer como de autor an√≥nimo en el anuncio. ¬ŅDe qu√© le serv√≠an ciento cincuenta a√Īos de vida a ese peri√≥dico? En tanto tiempo no aprendi√≥ a respetar la verdad, ni los hechos, ni la poes√≠a.

Tendencias Ahora