Notas
¬ŅEl dinero compra la felicidad? Estudio entrega respuesta a esta antigua interrogante
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El dinero s√≠ compra la felicidad en realidad, y m√°s dinero conduce a una mayor felicidad, seg√ļn un estudio publicado el lunes por investigadores en econom√≠a.

Si bien un v√≠nculo entre el dinero y el bienestar no es de extra√Īar, el nuevo estudio contradice una investigaci√≥n anterior que suger√≠a que ese efecto disminu√≠a si se superaba un cierto nivel de ingresos por el cual las personas ven satisfechas sus necesidades b√°sicas.

“No encontramos evidencia de un punto de saciedad”, indicaron los economistas de la Universidad de Michigan, Betsey Stevenson y Justin Wolfers, en su art√≠culo publicado en la edici√≥n de mayo de la revista American Economic Review, Papers and Proceedings.

“El v√≠nculo entre bienestar e ingreso que se encuentra al examinar s√≥lo a los pobres, es similar al encontrado al analizar s√≥lo a los ricos”, dijeron.

En su investigación, hallaron que esa relación es válida al hacer comparaciones entre países ricos y pobres y entre personas ricas y pobres dentro de cada país.

Este estudio es el m√°s reciente en un tema muy debatido, y parece contradecir la llamada “Paradoja de Easterlin”, elaborada en 1974 por Richard Easterlin en la Universidad del Sur de California.

La investigaci√≥n de Easterlin, basada sobre todo en estudios en Jap√≥n, sugiri√≥ poco o ning√ļn aumento en la felicidad nacional a pesar del despegue econ√≥mico en el pa√≠s despu√©s de la II Guerra Mundial.

Investigaciones posteriores indicaron que por encima de ingresos anuales de 75.000 dólares en Estados Unidos, y de entre 8.000 y 25.000 dólares en países más pobres, el dinero ya no afecta el bienestar.

Stevenson y Wolfers se√Īalan ahora que su investigaci√≥n demostr√≥ que la Paradoja Easterlin y otras teor√≠as similares est√°n equivocadas.

“Si hay un punto de saciedad, a√ļn no se ha alcanzado”, escribieron.

“No encontramos evidencia de una ruptura significativa ni en la relaci√≥n felicidad-ingreso, ni en la relaci√≥n satisfacci√≥n con la vida-ingreso, incluso en ingresos anuales de hasta medio mill√≥n de d√≥lares”, precisaron.

Stevenson y Wolfers utilizaron datos de tres estudios de países diferentes, incluyendo la encuesta Pew Global Attitudes, la Encuesta Mundial Gallup y el Programa Internacional de Encuestas Sociales (ISSP, por sus siglas en inglés).

“Si bien los beneficios del ingreso disminuyen en tanto los pa√≠ses se hacen m√°s ricos, nunca desaparecen. Duplicar los ingresos de un pa√≠s tiene el mismo impacto en el bienestar de sus ciudadanos, independientemente del punto de partida inicial”, indicaron

Stevenson y Wolfers han estado estudiando este tema durante a√Īos, y las √ļltimas investigaciones apoyan sus conclusiones en un estudio realizado en 2008.

“Aunque la idea de que hay un cierto nivel cr√≠tico de ingresos, a partir del cual el ingreso ya no impacta en el bienestar, es intuitivamente atractiva, (esa idea) se contradice con los datos”, concluyeron.

Tendencias Ahora