Notas
Las 4 edades sexuales del hombre: Médicos explican cada una de las etapas
Publicado por: Daniela Bravo
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El sexo está presente en nuestras vidas desde que nacemos hasta morimos, y su evolución es diferente tanto en hombres como mujeres. Y es precisamente en el caso de los hombres donde las edades sexuales están mucho más marcadas.

Alguna vez se han preguntando ¬ŅQu√© deseos ocultan a los quince a√Īos?, ¬Ņcu√°ndo viven su mayor esplendor sexual?, ¬Ņcu√°ndo comienza a disminuir su potencia sexual?. Especialistas han se√Īalado que existen 4 edades sexuales del hombre que comienzan desde los 15 a√Īos hasta pasado los 70, as√≠ lo consigna el sitio yahoo.com.

1. Menor de 25 (varón joven): Potencia sin control

La adolescencia y posadolescencia se caracterizan principalmente por una gran potencia sexual, a la que muchas veces se da salida a través del onanismo (masturbación). Sin embargo, los cambios físicos y psíquicos que se van produciendo hasta la llegada de la edad adulta provocan cierta inestabilidad sexual.

El exceso de energ√≠a en el adolescente producen erecciones involuntarias y poluciones nocturnas. Pese a que la virginidad se pierde cada vez a m√°s temprana edad, el tramo entre los 15 y los 25 es un periodo en el que a√ļn se experimentan nuevas sensaciones y obtiene una gran importancia debido a que la vida sexual estar√° marcada siempre por estos primeros pasos.

Especialistas en sexolog√≠a se√Īalan que “Estos a√Īos son cruciales para los hombres, ya que responden instintivamente a los est√≠mulos er√≥ticos, siendo tan frecuente la bisexualidad como la eyaculaci√≥n precoz, sobre todo en relaciones espor√°dicas”. Adem√°s indican que “En la adolescencia lo que sobra es libido, y ese es el problema: hay un exceso de excitaci√≥n sexual y abunda la eyaculaci√≥n precoz, que tambi√©n se da por la mayor sensibilidad del pene o el miedo a ser descubierto”.

En este sentido, “La disfunci√≥n er√©ctil viene dada por motivos puramente psicol√≥gicos, en algunos casos la ansiedad genera una vasoconstricci√≥n lo que provoca una disfunci√≥n er√©ctil psic√≥gena e intermitente, dependiendo de la situaci√≥n y de la pareja”, afirma el psic√≥logo y sex√≥logo V√≠ctor Cascales.

2. Entre 25 y 30 a√Īos (adulto joven): Experiencia y satisfacci√≥n

En este periodo, que se extiende hasta los 40, cristaliza la identidad sexual y aumentan la autoestima y la necesidad de tener contacto físico. La potencia sexual es alta pero moderada por la estabilización del carácter. Las erecciones son menos frecuentes y tardan algo más en llegar a su cumbre (entre 10 y 15 segundos) y el ascenso testicular es ligeramente más lento.

La masturbación no es igual como en la adolescencia, existiendo una disminución de ésta pese a que aumenta el consumo de pornografía. Los problemas más frecuentes son enfermedades venéreas, mala utilización de los métodos anticonceptivos y adicción al sexo y a las drogas sexuales.

La a√Īos de experiencia, en este periodo, convierte el acto sexual en una materia dominada, as√≠ lo se√Īala el doctor Valdebenito, quien puntualiza en que “El hombre cree que nace aprendido, y poco a poco se da cuenta de que no es as√≠: el acto sexual va mejorando con la pr√°ctica”.

La sex√≥loga psic√≥loga Miren Larraz√°bal se√Īala que ‚ÄúLo psicol√≥gico tiene incidencia en lo org√°nico, y lo org√°nico en lo psicol√≥gico. Los problemas de erecci√≥n a esta edad no son s√≥lo una cuesti√≥n mental‚ÄĚ.

3. Entre 30 y 55 a√Īos (adulto maduro): Madurez y deseo

En este tercer periodo se puede visualizar la crisis de los 40, la cual se dispara notablemente en el deseo sexual psicológico, pero el cuerpo no siempre obedece las órdenes del cerebro. A partir de los 45, comienzan los problemas de confianza al momento de tener relaciones por lo que se recurre a los medicamentos que garantizan la respuesta eréctil.

Entre los 45 y los 55 a√Īos aumentan los casos de infidelidad principalmente por el aburrimiento, ya que en este periodo comienzan a aparecer esas perversiones que ya no provocan sentimientos de culpa. La masturbaci√≥n apenas existe y la necesidad de conquista supera al mismo deseo.

En cuanto a las erecciones, el pene tarda unos 20 segundos en ponerse completamente duro, disminuye su turgencia y se alarga el periodo entre erecciones. Uno de los grandes problemas en esta edad es aceptar que se es demasiado joven para usar viagra y muy viejo para tener una respuesta eréctil instantánea.

La clave es, como lo se√Īala el sex√≥logo Mario del Valle, adaptarse a la nueva situaci√≥n: “Muchos hombres piensan que su pene es como su mano, y no es as√≠; el pene tiene su propio impulso y no reacciona a las √≥rdenes, sino a los deseos”.

Ante este panorama, el psic√≥logo sex√≥logo Miguel √Āngel Cueto recomienda “modificar las actitudes negativas, afrontar la madurez y asumir una responsabilidad sobre los problemas sexuales y su soluci√≥n”.

4. Mayor de 55 a√Īos (adulto mayor): Sexo despu√©s del sexo

Como dice el sex√≥logo Francisco Cabello, “la sexualidad en edades maduras es diferente pero no inexistente, no subimos las escaleras a la misma velocidad con 60 a√Īos que con 30, pero las subimos”.

En este periodo el tiempo no pasa en vano, ya que a partir de los 75 a√Īos la erecci√≥n puede tardar hasta cinco minutos en llegar a su cima, cuesta mucho llegar al orgasmo y el pene exige una estimulaci√≥n mucho m√°s prolongada para alcanzarlo.

El doctor Felipe Casanueva asegura que, “no existe la andropausia como fen√≥meno similar a la menopausia femenina”, es decir, los cambios que experimentan los hombres a partir de los 50 a√Īos son menos significativos que los de las mujeres: los niveles de testosterona se reducen muy poco, pero s√≠ baja la producci√≥n de semen y espermatozoides y tambi√©n el deseo sexual.

Los sex√≥logos de Bayer Healthcare coinciden en recomendar para los trastornos sexuales de esta edad un tratamiento farmacol√≥gico que a√ļne testosterona y vardenafilo, con el objetivo de “recuperar la erecci√≥n, maximizar el estado f√≠sico y mejorar el estado an√≠mico en general”.

Lo anterior, en el terreno f√≠sico, pero en cuanto al mental, la psic√≥loga Charo Vald√©s Santoja afirma que “del estado de salud y del conocimiento de c√≥mo afectan determinadas enfermedades a la vida sexual depende que se pueda producir incluso un enriquecimiento de la sexualidad”.

URL CORTA: http://rbb.cl/35lg
Tendencias Ahora