Notas
Efecto placebo: ¬ŅEl poder de la sugesti√≥n puede curarnos de una enfermedad real?
Publicado por: Denisse Charpentier
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

¬ŅEs posible sanar a una persona haci√©ndole creer que est√° recibiendo un tratamiento farmacol√≥gico cuando en realidad s√≥lo est√° ingiriendo sustancias inertes que no tienen la m√°s m√≠nima propiedad m√©dica? De esto trata el pol√©mico efecto placebo.

Seg√ļn la definici√≥n entregada por la Escuela de Medicina de la Pontificia Universidad Cat√≥lica de Chile, es la “reducci√≥n de los s√≠ntomas como resultado de la percepci√≥n de los pacientes de estar recibiendo una intervenci√≥n terap√©utica”, teniendo efectos tanto psicol√≥gicos como fisiol√≥gicos.

S√≠, fisiol√≥gicos. Y es que las consecuencias no s√≥lo son a nivel psicosom√°tico, pues no se trata √ļnicamente de que el paciente “cree” que se siente mejor, tambi√©n existen cambios a nivel neurobiol√≥gico, es decir, “algo pasa en el cerebro de la persona”. As√≠ lo afirma Fabrizio Benedetti, profesor de Fisiolog√≠a y neurociencia en la Facultad de Medicina de la Universidad de Tur√≠n y del Instituto Nacional de Neurociencia de Italia, quien por a√Īos ha estudiado el tema y ha llegado a la conclusi√≥n de que ‚Äúsi esperas que algo te va a aliviar el dolor, liberas opi√°ceos end√≥genos. Si esperas una mejora en tu movilidad, liberas dopamina, otro neurotransmisor”.

“La imagen y las palabras del m√©dico, el olor de los medicamentos, los aparatos del hospital: todos estos est√≠mulos sensoriales y sociales dicen al paciente que la terapia est√° en marcha”, a√Īade.

De hecho, seg√ļn un estudio de la Universidad de Michigan realizado en 2005, la sola acci√≥n de pensar en que un f√°rmaco alivia el dolor, puede llegar a ser suficiente para liberar el “analg√©sico” natural del cuerpo: las endorfinas.

Cathy Kaplan (CC)

Cathy Kaplan (CC)

“Fuimos capaces de ver que el sistema de endorfinas se activaba en las zonas cerebrales relacionadas con el dolor y que la actividad aumentaba cuando se le dec√≠a a un paciente que estaba recibiendo un analg√©sico. Entonces, dec√≠an sentir menos dolor”, explic√≥ Jon-Kar Zubieta, profesor de psiquiatr√≠a y radiolog√≠a de la mencionada casa de estudios y principal autor de la investigaci√≥n.

Situaci√≥n que tambi√©n detallan desde la Escuela de Medicina de la PUC: “Los estudios con relaci√≥n a efecto placebo a menudo involucran s√≠ntomas de la esfera ps√≠quica, tales como depresi√≥n o dolor. Sin embargo, el efecto placebo se puede traducir en cambios fisiol√≥gicos, como la reducci√≥n del dolor a trav√©s de la liberaci√≥n de endorfinas, aumento de los niveles de dopamina end√≥gena en pacientes con enfermedad de Parkinson y cambios en el tono de la musculatura bronquial y en el valor de flujo espiratorio m√°ximo en asm√°ticos”.

Enfermedades tratadas con placebos

De acuerdo a la Escuela de Medicina de la PUC, el efecto placebo “podr√≠a ser mayor en determinados escenarios cl√≠nicos, como en las enfermedades con componentes psicol√≥gicos como la depresi√≥n”.

“Se ha determinado que entre un 50% a un 75% de la mejor√≠a de esta patolog√≠a con antidepresivos es debida al efecto placebo. Se estima que s√≥lo un 25% de la mejor√≠a observada en los estudios con antidepresivos es atribuible al principio activo, otro 25% se debe a la historia natural de la enfermedad y un 50% al efecto placebo”, detallan.

Asimismo, un estudio de la Universidad de Colorado demostr√≥ que los s√≠ntomas de trastorno de D√©ficit Atencional e Hiperactividad (TDAH) desaparecieron en 150 adolescentes tras ser sometidos a sesiones de terapia cognitivo-conductual y una pastilla de az√ļcar inactiva, haci√©ndoles creer que estaban tomando Ritalin. Mientras otro grupo de 150, recibi√≥ el mismo tratamiento, pero con el f√°rmaco activo, y se obtuvieron los mismos resultados.

En tanto, otro sondeo realizado en 2011 por el investigador de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, Ted Kaptchuk, demostró que los síntomas de colón irritable se atenuaron en 22 de 37 pacientes sometidos a un tratamiento de píldoras inactivas.

@Klesta (cc) Flickr

@Klesta (CC) Flickr

Controversia

La principal polémica que existe en torno al efecto placebo trata sobre la falta a la ética que supone el hecho de que un médico le mienta a un paciente, pese a que el fin sea que éste mejore. El problema principal es que si a una persona se le explica que está recibiendo medicamentos inactivos es casi imposible que se obtengan los resultados deseados.

Pero esa no es la √ļnica controversia, pues hay dudas en torno a los resultados, especialmente en enfermedades cr√≥nicas. Ejemplo de ello es un estudio practicado a asm√°ticos y publicado en ‘The New England Journal of Medicine’, el cual se√Īala que muchas veces los pacientes se sienten bien, pero est√°n lejos de una mejora real.

En este caso, se demostró que los tratamientos con broncodilatadores pueden mejorar en un 20% a los pacientes en una semana, en comparación con el 7% de avance que experimentaron quienes consumen fármacos inactivos.

“Hay que tener en cuenta que este efecto tiene la capacidad de funcionar en investigaciones con un corto periodo de tiempo de estudio. Son √©stos los momentos en que se ve la mejor√≠a, pero una vez que ha pasado un tiempo razonable se observa que no hay tal curaci√≥n. En el caso de enfermedades cr√≥nicas como en asma, su mejora, si es que la hay, suele durar poco en el tiempo”, indic√≥ Pedro Rodr√≠guez, psic√≥logo cl√≠nico entrevistado por diario El Mundo.

Lo cierto es que a√ļn falta m√°s investigaci√≥n cient√≠fica al respecto, pues a√ļn no se ha logrado descifrar en su totalidad las implicancias del “efecto placebo” con estudios a largo plazo.

Vangelis Thomaidis (CC)

Vangelis Thomaidis (CC)

7 maneras en que nuestra mente puede enfermarnos

El doctor Richard Kradin, quien trabaja en el Massachusetts General Hospital (Estados Unidos) y además es profesor asociado de la Harvard Medical School, asegura que así como nuestra mente puede contribuir a que nos mejoremos, también puede hacer que nos enfermemos.

Esta situaci√≥n, conocida como efecto nocebo, ocurre cuando, por ejemplo, a una persona se le administra un tratamiento inofensivo (como una pastilla de az√ļcar) y el paciente cree que no le har√° bien y comienza a experimentar malestar

En este sentido, Kradin expone algunas conductas que pueden llevarnos a sufrir ciertos padecimientos o bien, ralentizar el proceso de curación.

1. Confiar en los medicamentos bas√°ndose en supuestos: Los estudios demuestran que la gente cree que las p√≠ldoras peque√Īas son menos eficaces que las grandes, que las rojas causan m√°s efectos secundarios que las azules, que los remedios gen√©ricos son menos eficaces que los de marca y que los medicamentos orales son menos potentes que los inyectados.

2. Demasiada información: Cuando los pacientes leen detenidamente sobre los efectos secundarios de un fármaco comienzan a preocuparse en exceso y son más propensos a experimentar los síntomas, que aquellos que no conocen en profundidad esta información.

3. Creencias desinformadas: Muchas personas creen que la alergia a la penicilina es com√ļn y algunos expertos plantean que si bien cerca de un 10% presenta s√≠ntomas adversos a este antibi√≥tico, s√≥lo un 3% es realmente al√©rgico.

4. Lenguaje atemorizante: El lenguaje adoptado para describir los efectos secundarios de un medicamento puede influir mucho en las expectativas y los resultados. Por ejemplo, dice Kradin, en lugar de pedir “prestar atenci√≥n a si existe obstrucci√≥n nasal” (situaci√≥n que puede evocar s√≠ntomas en v√≠as respiratorias), es mejor solicitar “prestar atenci√≥n a la libre circulaci√≥n del aire.”

5. Se√Īales incidentales del medio ambiente. El profesional dice que en m√°s de un tercio de las veces los pacientes sometidos a quimioterapia, puede sufrir nauseas desencadenadas por est√≠mulos ambientales incidentales, como estar en una sala de tratamiento del mismo color que una donde anteriormente la persona se sinti√≥ mal.

6. Temer a los ataques al coraz√≥n: Las mujeres que temen a sufrir enfermedades del coraz√≥n tienen 4 veces m√°s riesgo de morir por factores asociados a la obesidad, niveles altos de colesterol o la presi√≥n arterial, seg√ļn estudios.

7. Escuchar pronósticos pesimistas: Cuando los médicos responden de manera pesimista a las preguntas de los pacientes, el proceso de curación del paciente puede ralentizarse o reducir su efectividad, indica Kradin.

Tendencias Ahora