Notas
Decenas de miles de “indignados” toman de nuevo las calles a un a√Īo de su inicio
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Decenas de miles de “indignados”, el movimiento social nacido hace un a√Īo en Espa√Īa en protesta contra la crisis, los pol√≠ticos y los excesos del capitalismo, salieron a las calles este s√°bado, dando inicio a cuatro d√≠as de movilizaciones para demostrar que su esp√≠ritu sigue vivo.

Bajo el lema “Toma la calle”, los activistas, en su mayor√≠a j√≥venes movilizados a trav√©s de las redes sociales, se concentraron en 80 ciudades del pa√≠s y en Madrid volvieron a ocupar la Puerta del Sol, la plaza del centro de la capital donde naci√≥ el movimiento, el 15 de mayo de 2011.

En Madrid, los manifestantes al parecer tienen la intenci√≥n de no respetar la prohibici√≥n oficial de manifestarse despu√©s de las 22H00 horas y de volver a reeditar su “asamblea permanente” del a√Īo pasado, que dur√≥ semanas.

Avanzada la noche, varios miles de “indignados” segu√≠an en la gran plaza, sentados en c√≠rculo, charlando o tocando tambores, enmarcados por los veh√≠culos de la polic√≠a estacionados cerca.

A medianoche, levantando los brazos al cielo, los “indignados” respetaron un minuto de silencio antes de ponerse a corear, en se√Īal de desaf√≠o, uno de sus lemas: “S√≠ podemos, s√≠ podemos”.

En Madrid, se manifestaron 30.000 personas, seg√ļn cifras de la polic√≠a. en Barcelona, la segunda ciudad del pa√≠s, fueron entre 45.000, seg√ļn la polic√≠a, y 220.000, seg√ļn los organizadores. Otras concentraciones importantes se realizaron en Valencia, Sevilla y Bilbao.

“Estamos aqu√≠ porque es necesario un cambio global, porque la indignaci√≥n no ha parado. Seguimos indignados con las pol√≠ticas de austeridad que nos impone la √©lite econ√≥mica”, afirmaba en Madrid V√≠ctor Vald√©s, estudiante de filosof√≠a de 21 a√Īos. En su camiseta se le√≠a: “Juventud sin futuro”.

En un pa√≠s sumido de nuevo en la recesi√≥n, con un desempleo del 24,44%, que se dispara a 52% entre los j√≥venes, el gobierno conservador de Mariano Rajoy lleva a cabo desde hace meses medidas de rigor para ahorrar 30.000 millones de euros, incluido en sectores como la salud p√ļblica o la educaci√≥n.

Desde que el movimiento naci√≥, de forma espont√°nea tras una manifestaci√≥n el 15 de mayo de 2011, “poco a poco la sociedad ha ido abriendo los ojos”, piensa Noelia Moreno, de 30 a√Īos, una de las participantes en aquella protesta que, inspirada en las de la primavera √°rabe, sorprendi√≥ al mundo.

Pero “es una carrera de fondo, nadie puede cambiar todo un sistema pol√≠tico en un d√≠a ni un a√Īo, eso lleva tiempo”, dice consciente de la necesidad de mantener el movimiento vivo.

Conservar ese impulso es precisamente lo que buscan los “indignados” en este primer aniversario, que durante cuatro d√≠as dar√° pie a debates y asambleas populares en plazas de toda Espa√Īa.

Tras un pancarta que dec√≠a “El pueblo somos la soluci√≥n. Volvemos a las plazas, seguimos en la calle”, unas 35.000 personas, seg√ļn la Guardia Urbana, marcharon en Barcelona y miles en otras ciudades del pa√≠s, entre ellas Madrid, donde no se dieron cifras de participaci√≥n.

Fue en la madrile√Īa Puerta del Sol donde se instal√≥ hace un a√Īo un improvisado campamento de carpas y sacos de dormir que, con su comedor, su guarder√≠a y su biblioteca, se convirti√≥ en el s√≠mbolo del hartazgo popular por la crisis, inspirando movimientos similares otros pa√≠ses.

Con motivo del aniversario también se convocaron el sábado protestas en ciudades como París, Atenas, Nueva York o Rio de Janeiro.

Pero todas las miradas volver√°n a estar puestas en Puerta del Sol, porque las autoridades espa√Īolas advirtieron que no habr√° nuevas acampadas y s√≥lo autorizaron las concentraciones hasta las 22H00 (20H00 GMT).

“No ser√° una acampada, sino una asamblea permanente”, explica Luis, portavoz del movimiento, esperando que esta f√≥rmula les permita quedarse en la plaza hasta el martes, cuando los “indignados” celebran su primer a√Īo.

Desde que el campamento de Sol fue desmantelado el 12 de junio del a√Īo pasado, el movimiento perdi√≥ visibilidad pero sigui√≥ viviendo en las redes sociales, en las asambleas de barrio y en la lucha contra la exclusi√≥n. Eso s√≠, con menos seguidores.

“Los que han permanecido son los m√°s concienciados, actuando en acciones sectoriales como por ejemplo oponi√©ndose a los desahucios”, se√Īala Antonio Alaminos, catedr√°tico de sociolog√≠a de la universidad de Alicante.

Efecto m√°s concreto de la movilizaci√≥n de los “indignados”, el nuevo impulso dado a la Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH), que desde 2009 lucha contra los desalojos de familias sobreendeudadas -muchas de ellas inmigrantes-, logr√≥ en los √ļltimos meses bloquear o retrasar decenas de expulsiones.

Tendencias Ahora