Notas
Gran p√©rdida cient√≠fica tras destrucci√≥n de base militar brasile√Īa en Ant√°rtida
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La destrucci√≥n de una base militar brasile√Īa de estudios cient√≠ficos en Ant√°rtida en un incendio que dej√≥ dos militares muertos y uno herido representa una gran p√©rdida en el campo de la investigaci√≥n biol√≥gica en esta zona estrat√©gica, afirman expertos.

La Marina estim√≥ el domingo que “aproximadamente 70% de las instalaciones fueron destruidas por el fuego”.

“El edificio principal de la base, donde estaba la parte habitable y algunos laboratorios de investigaci√≥n, fue completamente destruido por el incendio. Permanecieron intactos los refugios (m√≥dulos aislados para casos de emergencia), laboratorios (de meteorolog√≠a, de qu√≠mica y de estudio de la alta atm√≥sfera), los tanques de combustibles y el helipuerto”, indic√≥ en un comunicado.

Un avi√≥n de la fuerza a√©rea debe repatriar entre la noche del domingo y la madrugada del lunes a los sobrevivientes -30 cient√≠ficos, 12 oficiales de la Marina, un alpinista y un representante del ministerio de Medio Ambiente, as√≠ como al militar herido- desde Punta Arenas, en el sur de Chile, a la ciudad brasile√Īa de Pelotas y luego a Rio de Janeiro, precis√≥ la Marina.

Expertos brasile√Īos estudiaban las consecuencias de los da√Īos tras el incendio del s√°bado, que comenz√≥ en una zona que alberga a los generadores el√©ctricos en la base militar Comandante Ferraz, ubicada en la bah√≠a de Almirantazgo, en la isla Rey Jorge, cerca de la punta de la pen√≠nsula Ant√°rtica.

La base, que fue establecida en 1984, tenía 2.600 m2 de área construida y realizaba investigaciones científicas centradas en los ecosistemas costeros y marinos. El complejo contaba con laboratorios, oficinas, estacionamientos para vehículos y embarcaciones, lancha oceanográfica, helipuerto, biblioteca, gimnasio y panadería, entre otros.

El ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación precisó que los científicos de la base realizaban estudios sobre los efectos del cambio climático en Antártida y su impacto en el planeta, además de investigaciones sobre la vida marina y la atmósfera.

“Perdimos mucho m√°s que material, perdimos vidas. Perd√≠ toda mi investigaci√≥n, y era una de las m√°s baratas. Se perdieron algunas investigaciones de millones de reales”, dijo al sitio web del diario O Estado de Sao Paulo uno de los sobrevivientes, el biof√≠sico Jo√£o Paulo Machado Torres, de 46 a√Īos, contactado telef√≥nicamente en Punta Arenas.

“Poca gente consigui√≥ salvar alguna cosa. S√≥lo recuper√© el computador porque consegu√≠ llegar a la biblioteca, pero no fui hasta el camarote, era muy adentro, muy arriesgado”, cont√≥.

“Dejaron todo atr√°s, documentos, investigaciones, equipaje. Es una p√©rdida irreparable (…) Estamos consternados, parece que no qued√≥ nada”, sostuvo Yocie Yoneshigue Valentin, coordinadora del Instituto Nacional de Ciencia y Tecnolog√≠a Ant√°rtida de la Universidad Federal de Rio de Janeiro.

“Estamos haciendo estudios cient√≠ficos de punta en Ant√°rtida, estudios con importantes implicaciones para el clima en Brasil, los recursos pesqueros y la biodiversidad”, dijo la bi√≥loga Lucia Siqueira Campos, miembro del Comit√© Nacional de Investigaciones Ant√°rticas, al diario O Globo.

El continente desempe√Īa un papel crucial en la regulaci√≥n del clima y la circulaci√≥n oce√°nica en Sudam√©rica.

Adem√°s de la p√©rdida de equipamiento muy valioso y toda la informaci√≥n recolectada desde diciembre, el fuego deja a decenas de grupos de estudios brasile√Īos sin una base fija en la zona, destacaron expertos.

La Antártida, en su mayoría cubierta de nieve y hielo, alberga bajo su capa continental enormes recursos minerales y los mares circundantes están repletos de recursos biológicos.

Los glaciares de la Ant√°rtida contienen un 90% del agua fresca del mundo.

El creciente valor estrat√©gico de la regi√≥n explica por qu√© unos 30 pa√≠ses, todos firmantes del Tratado Ant√°rtico, operan estaciones todo el a√Īo o durante el verano en el continente.

El tratado, que entró en vigor en 1961 y actualmente tiene 49 Estados miembro, establece a Antártida como un territorio cuyo objetivo es estrictamente científico, garantiza la libertad para la investigación y prohíbe la actividad militar.

La presidenta brasile√Īa Dilma Rousseff prometi√≥ que la base Comandante Ferraz ser√° reconstruida y el ministro de Defensa, Celso Amorim, sostuvo que los planes para ello comenzar√°n el lunes.

Tendencias Ahora