Notas
Brasil inicia transición del obrero Lula a primera mujer presidente Dilma Rousseff
Publicado por: Gabriela Ulloa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Tras la victoria electoral que el domingo la consagr√≥ como la primera presidenta de Brasil, Dilma Rousseff encara la transici√≥n para suceder a su mentor, el popular mandatario Luiz Inacio Lula da Silva, y una campa√Īa para darse a conocer en la escena internacional.

Dilma Rousseff | Wikipedia

Dilma Rousseff | Wikipedia

La flamante mandataria electa ingresó al club de las mujeres poderosas de la política mundial, con Angela Merkel (canciller alemana); Hillary Clinton (secretaria de Estado estadounidense) y Cristina Kirchner (presidenta de Argentina).

La heredera del presidente Lula, de 62 a√Īos, fue electa con casi 56 millones de votos, diez millones m√°s que su adversario, el opositor Jos√© Serra, tras una dur√≠sima y desgastante campa√Īa, y asumir√° el poder el 1 de enero.

Este lunes Rousseff dijo que ahora encarar√° “el proceso de transici√≥n” y que dar√° a conocer su gabinete conforme lo vaya organizando por √°reas.

“No digo que voy a anunciar un bloque entero, todo el gobierno, pero pretendo no hacer anuncios fragmentados, esparcidos, sino por √°reas”, afirm√≥ a la TV Globo.

La elecci√≥n del domingo mostr√≥ que “la poblaci√≥n vot√≥ por la continuidad de este gobierno”, declar√≥ por su parte a la AFP el ministro de Hacienda, Guido Mantega, quien garantiz√≥ que Rousseff continuar√° las pol√≠ticas de responsabilidad fiscal y distribuci√≥n de renta que catapultaron a Lula a una popularidad r√©cord.

La mandataria electa insisti√≥ en que tendr√° “como misi√≥n” “continuar el proceso de transformaci√≥n de Brasil” iniciado en 2003 por Lula.

La l√≠der oficialista agradeci√≥ a Lula su respaldo y dijo que acudir√° a √©l con frecuencia durante su gobierno, al tiempo que deline√≥ su proyecto: una pol√≠tica econ√≥mica responsable que priorice crecimiento econ√≥mico y control de la inflaci√≥n, y el “compromiso fundamental de erradicar la miseria”, en la que viven 20 millones de brasile√Īos.

Roussef tambi√©n anticip√≥ que usar√° “todas las armas” necesarias para impedir que la llamada “guerra de divisas” afecte la industria brasile√Īa.

“Una de las cosas m√°s importantes son las reuniones multilaterales en las que quede claro que, por ejemplo, vamos a usar todas las armas para impedir el ‘dumping’ (o una) pol√≠tica de precios que perjudique a la industria brasile√Īa”, afirm√≥.

Con una mayoría variopinta en el Parlamento, Rousseff enfrenta el reto inmediato de encuadrar a sus diez partidos aliados y formar un gabinete en el que seguramente estarán ministros de peso del actual gobierno.

Por su parte, Lula declar√≥ que no buscar√° integrar el gobierno de Rousseff. Aunque “soy compa√Īero de Dilma, l√≥gico que voy a discutir con ella muchas cosas”, indic√≥.

Fuentes del PT consultadas por la AFP se√Īalaron que Lula ejercer√° como un “consejero”.

Rousseff inaugurar√° en estos dos meses su presencia internacional, una esfera en la que Brasil ha ganado una importancia creciente, ya que aspira a ser la quinta econom√≠a del mundo en pocos a√Īos, y en la que Lula se ha convertido en una superestrella.

La pr√≥xima semana Rousseff acompa√Īar√° a Lula a la Cumbre del G20 en Corea del Sur que reunir√° a los l√≠deres de las grandes econom√≠as industrializadas y emergentes, con una escala en Mozambique, inform√≥ el lunes el ministro de Planificaci√≥n Paulo Bernardo, a la estatal agencia Brasil.

Hasta cuando entregue el poder, Lula pretende participar en un maratón de foros a los que quiere llevar a su heredera, entre ellos la cumbre Suramericana en Georgetown, la del Clima de la ONU en México, y una del Mercosur ampliada de la que será anfitrión en diciembre.

La pr√≥xima presidente de Brasil, de ancestros b√ļlgaros, es una mujer divorciada, madre de una hija y abuela de un nieto nacido durante la campa√Īa electoral. Tuvo una agitada juventud, cuando fue guerrillera contra la dictadura, sufri√≥ c√°rcel y tortura.

Rousseff, que nunca había participado como candidata en una elección, ejerció el cargo de mayor responsabilidad en el gobierno de Lula como ministra jefa de gabinete, y el presidente la sacó del anonimato para convertirla en su sucesora.

En medio a las felicitaciones llegadas de todo el mundo, Rousseff recibi√≥ el lunes la de los obispos cat√≥licos, tras una campa√Īa en la que aborto y religi√≥n amenazaron su liderazgo.

Tendencias Ahora