Una Constitución para Chile

Volver al home      |      Notas      |      Video      |      Entrevistas      |      Opinión
ARCHIVO | Agencia UNO

Rifa de colegas y vuelo gratis a Barcelona para ensayo clínico: el paso de Rojas Vade por aerolíneas

Viernes 10 septiembre de 2021 | 12:37
VISITAS

Tras el estallido social, Rodrigo Rojas Vade (37) se hizo popularmente conocido entre los manifestantes por sus consignas vinculadas al derecho a la salud. Su famoso cartel, que contenía la leyenda “No lucho contra el cáncer. Lucho para pagar la quimio”, lo volvió todo un ícono de las protestas de 2019.

Su nombre adquirió tal prestigio que fue electo convencional constituyente en los comicios de mayo pasado. Sin embargo, aquel rostro afamado se vio envuelto en una de las más grandes polémicas del último tiempo, al revelar que no tenía cáncer.

Antes de exigir mejores políticas de salud en Plaza Baquedano, Rojas trabajó en dos líneas aéreas, instancias en las que pudo conocer paisajes de Madrid, París, Chicago, Bangkok, entre otros destinos.

Según consigna Diario Financiero, el exvicepresidente adjunto de la Convención Constitucional consiguió un vuelo gratis a Barcelona, en España, para someterse a uno de sus ensayos clínicos contra el supuesto cáncer que tenía. Además, parte de sus colegas habrían organizado rifas para costear su enfermedad.

Primera etapa en Latam

En 2009, Rojas Vade ingresó a Latam tras estudiar Técnico de Nivel Superior en Servicio de Vuelo. Sus tareas estaban relacionadas al despegue de un avión, como planificar la ruta, calcular el combustible o chequear el análisis meteorológico.

Según un conocido del ex Lista del Pueblo, “era muy tranquilo. Disfrutaba de viajar, en especial a Miami”. Además, señala que le gustaba mucho la tecnología y tenía una relación cercana con sus padres y su pareja, Claudio Castillo, a quien conoció en 2007.

“Tenía un humor muy negro, de muchos amigos, muy extrovertido, siempre muy alegre. Él decía que era un gozador de la vida porque en cualquier momento se podía morir”, añade otra persona vinculada a Rojas.

En 2012, habría confesado a sus compañeros de trabajo que padecía de leucemia linfoblástica aguda mixta, por lo que acomodaron sus horarios para que pudiera asistir regularmente a sus sesiones médicas.

De hecho, meses después inició un tratamiento en el Hospital Vall d’Hebron, de Barcelona. Según fuentes cercanas, sus compañeros lograron que viajara gratis a Europa para concretar una de sus terapias.

“Terminaba el turno e iba a Plaza Italia”

En 2017, Rojas Vade arribó a la empresa JetSMART, donde ejerció como tripulante de cabina. “Su sueño era ése. Nos dijo que por eso se cambió de empresa. Quería trabajar arriba en los aviones”, indica una amiga cercana.

Una actual trabajadora de la aerolínea agrega que “era muy alegre y trabajador. Siempre tenía una sonrisa. Todo esto, obvio, antes del estallido social”. Además, asegura que entre sus colegas organizaron una rifa para que pudiera pagar su costosa enfermedad.

Después vino el estallido social, donde el rostro del convencional electo se hizo viral en redes sociales y canales de televisión. “Cada vez que terminaba sus turnos se iba a Plaza Italia”, afirma una excompañera de trabajo. En esa línea, Rojas habría formado la primera organización sindical de tripulantes de cabina de la empresa.

En abril 2020, fue desvinculado de JetSMART debido a problemas económicos por la pandemia. Ese mismo año, ingresó una demanda junto a otras 12 personas para pedir una indemnización, en la que no hizo alusión a su supuesto cáncer. Según Diario Financiero, la suma solicitada ascendía a $16.831.990 por distintos ítems.

Finalmente, la aerolínea se comprometió a pagar $3.406.380 a la totalidad de los denunciantes.

Tendencias Ahora