elecciones 2017

Sigue aquí las proyecciones de Radio Bío Bío

Sociedad


Jueves 28 diciembre de 2017 | Publicado a las 14:12 · Actualizado a las 09:38

El crudo relato de la amiga de Belén Mora que acusa de negligencia a cirujano plástico

belenaza_O | Instagram
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

En mayo pasado, la actriz Belén Mora bromeó en Instagram acerca de la posibilidad que alguien le regalara una cirugía estética para quitarse algunos kilitos extra: “Hola chiquillos, quiero hacer lo del Chino Ríos que dijo quiero un auto y se lo regalaron ¿Quién me regala una lipo?”, escribió.

A los pocos días recibió el llamado de la clínica Terrazas del doctor argentino Elmer Terrazas, ofreciéndole el procedimiento en forma gratuita, y por supuesto, ella aceptó.

Las cosas salieron tan bien para la comediante, que decidió cumplir el sueño de una de sus mejores amigas y regalarle una cirugía plástica con el mismo médico. Sin embargo, jamás pensó que sus buenas intenciones se convertirían en una pesadilla para Paulina Hormazábal, una actriz, psicóloga y madre de una niña de dos años, que pasó casi dos meses internada en la Unidad de Tratamientos Intensivos (UTI) tras operarse con Terrazas.

Lee también: La grave denuncia de Belén Mora contra médico que la operó

Paulina Hormazábal
Paulina Hormazábal

“Hace como 10 años atrás me hice una manga gástrica y bajé como 45 kilos, y si bien, mi cuerpo no quedó todo colgando y horrible, las piernas quedaron feas. El mismo doctor me dijo que no iba a poder arreglarlo sin cirugía”, comentó Paulina a BioBioChile.

El tiempo pasó y ella siguió con su vida, formó una familia y dejó de pensar en el tema de la operación. Esto hasta que Belén le ofreció pagarle la intervención por completo. “Con Belén somos las mejores amigas. Estudiamos teatro juntas en Concepción y trabajamos juntas como ocho años haciendo teatro”, recordó.

Tras aceptar el ofrecimiento, Paulina se sometió a todos los exámenes que requirió el médico, quien en un primer momento le generó bastante confianza. “El doctor se veía amable, la consulta estaba llena, su pared llena de diplomas, entonces uno dice, ‘estoy con un doctor bueno"”, aseguró la actriz, quien agregó que el profesional le prometió someterla a un lifting de piernas y a una abdominoplastia.

Hasta ese momento todo iba bien, sin embargo, las cosas comenzaron a complicarse cuando un día antes de la operación que estaba fijada para el 18 de octubre, le pidieron aplazar la cirugía en un día.

Archivo | Pixabay
Archivo | Pixabay

Al día siguiente la citaron a las 19:00 horas en la clínica Milano, donde según explica Paulina, Terrazas arrendaba un pabellón. La joven llegó acompañada de su mamá, quien viajó desde Iquique para apoyarla durante los 10 días que supuestamente duraba la recuperación.

La llevaron a un box dentro de la clínica, que a la profesional no le pareció muy adecuado. “Había algunas manchas en la sábana, así como de sangre que no había salido. Yo estaba media incómoda”, relató.

“Me pusieron un suero y después tenía que esperar. El doctor llegó como a las 9 de la noche, el anestesista llegó a las 10 y me empezaron a operar a las 11”, recuerda Paulina. “Me acuerdo que entré a pabellón y me pusieron raquídea, no fue anestesia general, fue con raquídea y sedación”, dijo.

“Con raquídea tu estás consciente, por lo que para mí fue bien traumático porque de repente como que despertaba de la sedación y sentía cómo me movían, cómo me abrían”, relató.

La operación duró cerca de ocho horas, pese a que ella le habían dicho que duraría sólo cinco. “Salí del pabellón y hasta el día de hoy no sé cómo salí viva. Al final tuvieron que ponerme anestesia general, porque no se puede hacer una operación tan larga con raquídea. No hay raquídea que aguante tanto”, agregó.

gravidezefilhos.com.br
gravidezefilhos.com.br

Paulina fue dada de alta a las 12 horas de la operación, por lo que se dirigió a su casa para comenzar con su recuperación.

Al cuarto día comenzaron a aparecer en sus muslos algunas lesiones que se veían como moretones, pero que en realidad eran quemaduras. “El doctor me había pasado a quemar la piel”, explicó Paulina.

El médico aseguró que se trataba de lesiones producidas por esfuerzos ella había realizado al caminar tras la operación, algo que ella negó pues le aseguró que apenas podía ir al baño sola. “No me podía mover”.

Cuando dicha herida empezó a avanzar y convertirse en un asunto más grave, el médico aseguró que el tema “salía de sus manos”, por lo que envió a Paulina a un centro de ozonoterapia, donde supuestamente eran especialistas en heridas complejas como las de ellas.

“Fuimos de inmediato, pero la piel ya estaba completamente necrosada, estaba como cartón”, afirmó Paulina, quien asegura que Terrazas siempre le dijo que una “doctora” la estaba esperando en el centro, lo que tampoco era cierto, pues fue atendida por una enfermera.

“La chica que nos atendió nunca fue doctora, era una enfermera, y yo no tenía problema con que me atendiera una enfermera, si ella era especialista en lo que hacía”, confesó la joven actriz.

La enfermera la sometió a un procedimiento para sacar la piel muerta, el cual realizó en una sala y no en un pabellón estéril como se debía realizar. “Me dejaron la piel abierta con toda la grasa, la herida expuesta, se veía horrible, como si hubiese ido al carnicero me hubiese sacado una lonja y me hubiese dejado la herida abierta”, recordó.

hospitales.nisa.es
hospitales.nisa.es

Una semana después de la operación, y luego de una de las curaciones, Paulina llegó a su casa sintiéndose muy mal. No sólo tenía fiebre, sino que además estaba con la presión baja, por lo que junto a su madre decidieron llamar a la enfermera para preguntar qué podían hacer. Ella les recetó un antibiótico, tarea que sólo puede realizar un médico.

Tras esto, decidieron acudir a Urgencias. “Llegué en estado de shock porque se me había abierto un punto y yo lo vi. El doctor me vio y me dijo, ‘pucha chiquilla, ¿qué te hicieron? O sea, esta niña viene de la carnicería"”, recordó Paulina.

De inmediato la mandaron a la UTI donde le realizaron una transfusión de sangre, pues se encontraba con una avanzada anemia que prácticamente no la dejaba estar de pie. Al día siguiente fue sometida a la primera de las cinco operaciones que lleva hasta el día de hoy.

“Me han operado cinco veces, porque cada vez que operaban encontraban más tejido necrosado. Aquí claramente hubo negligencia, y el equipo médico (de Terrazas) me echaba la culpa a mi por ser blanca y tener mala cicatrización, y eso es mentira”, sentenció. “Me decían que mi metabolismo era súper malo, pero claro, cualquier metabolismo es malo si tienes anemia. Casi me morí”, agregó.

YouTube
YouTube

En la clínica Indisa donde está siendo tratada, sacaron piel de sus muslos para injertarlos en la zona que quedó abierta. “Tengo hoyos en mis piernas, que se han ido rellenando porque ahora entiendo que el cuerpo es fantástico y puedes ver cómo se va regenerando. Pero se ve horrible, parezco la novia de Frankenstein”, explicó.

Todo lo vivido ha sido una real pesadilla para Paulina, quien actualmente se encuentra con un grave caso de síndrome post traumático, por lo que además está con cinco antidepresivos, sin mencionar la contención de psiquiatras y psicólogos.

Lo que más la apena es todo el tiempo que ha estado alejada de su hija de dos años y medio, quien no logra comprender lo que está pasando. “Ella no ha podido estar con su mamá. Cuando vino me mostró que había dejado los pañales, o sea, me he perdido de tanto en dos meses. Es una pesadilla porque por hacerme algo para salir más bonita, terminé siendo un monstruo”, confesó.

A esto se suma la enorme deuda que tiene con la clínica donde está siendo tratada, cuya cuenta supera los 50 millones de pesos.

Acciones legales

Aunque Paulina no ha querido adentrarse mucho en el tema, su familia interpuso una demanda contra Terrazas. “Ese hombre es peligroso, él no puede tener a cargo una vida humana en sus manos. Es peligroso, es negligente, no puede seguir operando”, aseguró la actriz sobre el médico argentino.

Lo vivido la tiene tan afectada que incluso ha llegado a pensar que ya no quiere seguir luchando. “Se te quiebra el espíritu, hubo un día en el que le dije a mi mamá, que me quería morir y ella me dijo, ‘pero tienes una hija’. Pero yo me quería morir, no quería más pabellones, más dolor, más agujas, no soportaba más. Pero aquí estoy soportando”, finalizó.

Actualmente Paulina salió de la UTI hace algunos días, sin embargo, sigue hospitalizada y batallando por su recuperación.

BioBioChile se intentó contactar con el Elmer Terrazas, sin embargo, este se encuentra de vacaciones en Argentina.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados