Sociedad
Mam√° cierva entra a supermercado por comida y regresa por m√°s con toda su familia
Publicado por: Constanza Navarrete
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Un peque√Īo almac√©n en las Monta√Īas Rocosas de Fort Collins, Colorado, fue sorprendido con una visita muy inusual, pese a lo com√ļn que es este tipo de fauna a nivel local: una mam√° cierva.

Lori Jones, quien trabaja en el lugar, sabe que estos animales están habituados a los humanos y no son especialmente tímidos, pero una vez dentro de la tienda no sabía que hacer ante esta particular clienta que buscaba comida.

‚ÄúEra muy gracioso‚ÄĚ, dijo Jones al sitio sobre animales, The Dodo. ‚ÄúEstaba mirando las gafas de sol y las bolsas de papas fritas. Estaba ri√©ndome tan fuerte”, dijo Jones.

The Dodo
The Dodo

Ella y los otros locales ya conocen a esta cierva. Es la matriarca de una familia de c√©rvidos que suele pasearse por la zona. Eso s√≠, esta era la primera ocasi√≥n en la que se decide a ingresar a un edificio o muestra alg√ļn tipo de inter√©s por las compras.

Pensando que estaba perdida o desorientada, la mujer simplemente la acompa√Ī√≥ a que saliera del establecimiento, enga√Ī√°ndola un poco con una barrita de man√≠.

The Dodo
The Dodo

Cuando creyó que estaba todo solucionado, volvió a trabajar, pero de pronto recibió una nueva visita:

‚ÄúUnos 30 minutos despu√©s vuelve a aparecer la cierva, con toda la familia. Yo estaba en la oficina haciendo el inventario, salgo y me la encuentro ah√≠. Esta vez volvi√≥ con sus gemelos y un cervatillo joven que adopt√≥‚ÄĚ, explic√≥ la dependienta.

‚ÄúSe me quedaron mirando desde la puerta como diciendo, ‚Äė¬ŅPodemos entrar nosotros tambi√©n?‚Äô. Yo les dije, ‚ÄėNo‚Äô. Fue tan divertido‚ÄĚ.

The Dodo
The Dodo

Al parecer la cierva mayor pensó que la barrita de maní eran una especie de invitación a un bufé libre del almacén. Considerando que se trataba de animales salvajes, Jones tampoco quiso ser más cordial con ellos.

Aunque Lori tiene la norma de no dar de comer a animales que viven en la naturaleza, no pudo evitar darles otra barrita de maní una vez que salieron del local.

The Dodo
The Dodo

Luego de que comieron, Jones golpe√≥ con fuerza para mandar a los ciervos de vuelta al bosque. ‚ÄúLl√©vate a tus ni√Īos a casa‚ÄĚ, grit√≥.

‚ÄúFue algo muy bonito de ver. La poblaci√≥n de animales salvajes por aqu√≠ es simplemente incre√≠ble. Tenemos pumas, ciervos, mapaches, lo que sea. Tienen que valerse por s√≠ mismos, es la naturaleza, pero creo que todos son maravillosos”, concluy√≥.

URL CORTA: http://rbb.cl/ivey
Tendencias Ahora