¿encontraste un error?
avísanos

¿Existe? Las verdades del Punto G femenino

0VISITAS
EmilySalazar (CC) Flickr

Publicado por

Se trata de una de las zonas femeninas más polémicas, ya que aún hay un debate abierto acerca de que si existe o si es tan sólo un mito. Por lo mismo, un experto en la materia aclara algunos puntos que hay que tomar en cuenta.

El Punto G femenino ha sido motivo de debate hasta el día de hoy, ya que algunos especialistas de sexualidad aseguran que en verdad es tan sólo un mito, en cambio, otros, recalcan que efectivamente sí existe. Hasta hoy no hay consenso. Sin embargo, con los años, son cada vez más los adeptos a la teoría que es una realidad.

Fue en los años ’40 que el ginecólogo alemán Ernst Gräfenberg descubrió esta pequeña zona o punto ubicado en el interior de la vagina. Su hallazgo en realidad fue mera casualidad, puesto que él estaba estudiando la uretra femenina.

Esta zona fue apodada Punto G, en honor a la primera letra del apellido de su descubridor, y digan lo que digan, revolucionó al mundo de la sexualidad femenina.

Juan de Armas, gerente general, médico cirujano y sexólogo del Medical Sex Center, al ser consultado por este tema, aclara que “no es que uno tome un microscopio y vea este punto en la vagina de la mujer. El Punto es un área que está ubicada en la pared interior de la vagina y a 4 centímetros desde la entrada vaginal”.

“Hay visiones claras de los especialistas, hay una mitad que dice que el Punto G es ficticio y la otra parte dice que cree que efectivamente sí existe, que hay una zona pequeña, que si lo estimulas adecuadamente, hace que la mujer pueda tener un orgasmo”, comenta el experto aclarando también que él es uno de los especialistas que sí cree que el Punto G existe.

¿Qué es lo que puede provocar la estimulación al Punto G en una mujer? Juan de Armas enumera: “todo dependerá de cuánto la mujer conozca sus propios orgasmos, si la mujer consigue enfocarse en esta zona se pueden conseguir lo que se conocen como micro orgasmos, que son orgasmos de menor intensidad, pero pueden ser repetitivos y para algunas mujeres esto es más satisfactorio que tener un solo orgasmo de mayor intensidad”.

Ahora, cuando se trata de estimular el Punto G a través del sexo penetrativo, el experto aclara que a diferencia de lo que se piensa, lo que más importa no es la longitud del pene, sino que su grosor, porque así se logra una mejor fricción.

Pero hay muchas otras formas para poder estimular el Punto G, como por ejemplo, a través del uso de un juguete sexual que puede ser agregado a la relación sexual en pareja. De hecho, en el mercado hay productos que son específicos para esta estimulación. En Sex Shop Chile se puede encontrar una sección completa de juguetes sexuales dedicados al Punto G, son vibradores o estimuladores que han diseñados de tal forma que estimulan esta zona femenina de manera satisfactoria. Pueden ser usados como parte del juego sexual con la pareja o en solitario.

“También recomiendo las fundas peneanas que ayudan al hombre, porque cubren al pene, son rugosas y hacen que se sienta más gruesa la penetración estimulando más a la mujer y además retardando la eyaculación”, comenta el especialista.

Por otro lado, la mujer también puede estimular su Punto G en solitario a través de la masturbación, ayudándose de un juguete sexual o de manera manual.

A cuidarse de la obsesión

Muchas mujeres y hombres tienden a obsesionarse con descubrir y estimular el Punto G, pero el especialista hace hincapié que “no hay que llegar a obsesionarse pensando que sólo estimulando al Punto G se puede conseguir que la mujer alcance un orgasmo, si una mujer no alcanza un orgasmo vaginal no es que no sea normal, ya que puede que lo consiga a través de la estimulación del clítoris, es importante educar en ese sentido”.

El Punto G ha ido tomando mucha notoriedad, al punto que, según comenta el experto, hoy hay un procedimiento que se llama amplificación del Punto G que en inglés es G-Shot, fue diseñado por un ginecólogo norteamericano. Aplica ácido hialurónico en la mujer y eso hace que cuando ocurra la penetración, haya mayor sensibilidad en la zona, porque el Punto G se agranda. De acuerdo a sus reportes, las mujeres que se han sometido a esta intervención, registran una mayor intensidad en la penetración.

Pero el experto recalca que al ser ácido hialurónico, se reabsorbe, por ende, a medida que pasa el tiempo, el efecto se va disminuyendo. Y se tendría que inyectarse de nuevo cada cierto tiempo.

¿Se realiza este procedimiento en Chile? “No conozco ginecólogos que lo hagan acá en el país, pero conversando con otros profesionales, me han comentado que es un procedimiento que no te da garantía de nada, además que inyectar una zona tan delicada como lo es el Punto G, hay un alto riesgo de infección y además que ya existe el láser para el rejuvenecimiento vaginal que también tiene resultados similares”, finaliza el experto.

URL Corta: http://rbb.cl/ggqk