¿encontraste un error?
avísanos

El polémico rol de las feromonas en el atractivo sexual

0VISITAS
GreggMP (CC) Flickr

Publicado por

Si bien aún no está dicha la última palabra, algunos estudios postulan que estas sustancias químicas están íntimamente ligadas al atractivo sexual que una u otra persona nos podría provocar. ¿Realidad o mito?

Durante muchos años se pensó que las feromonas sólo ejercían impacto en el mundo animal, permitiéndoles a ellos comunicarse entre sí, marcar territorio, identificar miembros de un mismo clan e incluso mandar señales sobre la disponibilidad de aparearse.

Con los años, se fueron desarrollando otros estudios que dijeron lo contrario, es decir, que estas sustancias químicas, sí tenían una injerencia en el mundo humano o mejor dicho en la sexualidad humana.

Las feromonas son sustancias químicas presentes en los seres vivos que envían señales a otros miembros de la misma especie. Estudios realizados en instituciones como Karolinska de Estocolmo, Universidad de San Francisco y el Centro Monell de Sentidos de Filadelfia, entre otras, han sugerido que las feromonas sí tienen un papel clave en la sexualidad humana y precisamente en la atracción.

Estas feromonas se encontrarían en el sudor y supuestamente serían captadas por el olfato humano en su inconsciente. Dicho de otra forma, las personas se sentirían atraídas por las personas por su olor.

En 1971 una psicóloga llamada Martha McClintock estudió científicamente un fenómeno que se veía con regularidad: la sincronización de los ciclos menstruales entre mujeres que compartían tiempo juntas. Pero fue tan sólo 27 años después que se planteó la posibilidad de que las feromonas eran las encargadas de provocar esta sincronización.

En base a esta idea es que el mercado de la cosmética y también de la sexualidad ofrece productos en los que se incluyen feromonas y tienen como fin aumentar el atractivo sexual de la persona que lo usa. Por ejemplo, en Sex Shop Chile puedes encontrar el perfume para hombres Max atract o Pure sex, un perfume para mujeres que quieren aumentar su sex appeal.

Por otro lado, en Estados Unidos se realizan eventos que se conocen bajo el nombre de Feromona Party y que cuya misión es unir a parejas en torno a sus feromonas. ¿Cómo lo hacen? Simple. Se le pide a cada uno de los asistentes dormir con una polera blanca de algodón durante 3 noches seguidas. Luego, de esto, se les pide colocar la polera en una bolsa plástica y guardarla en el refrigerador hasta el día del evento.

El día de la fiesta, cada asistente coloca a la vista la bolsa con su polera de manera anónima. Ésta es olfateada por otros y cuando a alguien le gusta el olor de una determinada polera, se hace el match.

Pero ¿qué tan cierto es esto? Christian Thomas, médico ginecólogo, sexólogo y Director General del Centro de Estudios de la Sexualidad de Chile, pioneros en la investigación en torno a esta temática y destacado en su área académica, asegura que efectivamente se han desarrollado una serie de estudios, pero que aún no se dice la última palabra cuando se trata de decir algo concluyente sobre las feromonas a nivel humano.

Sin embargo, no descarta que existan personas que tengan una habilidad mayor para detectar olfativamente las feromonas de otro o que sean más potentes feromónicamente hablando.

Lo que ocurre es que la gente cree que las feromonas sexuales son una especie de perfume maravilloso designo de una princesa y la verdad es que es todo lo contrario. Podemos encontrar feromonas en el sudor, en las deposiciones, en las zonas personales, en las zonas genitales, en el olor de la vagina. O sea, podríamos decir que son olores más cercanos al hedor que al perfume. Y es justamente lo contrario a lo que la gente quiere. Un poderoso elemento feromónico lo contiene el sudor. Pero la gente odia el sudor, lo rechaza y lo encuentra lo menos romántico que hay, pero justamente allí está el poder feromónico”, agrega.

Como sea, en el mundo se sigue estudiando el fenómeno de las feromonas. En el departamento de sicología de la Universidad College de Londres se realizó un experimento con la feromona androstenol que observó un aumento considerable en las relaciones sexuales entre quienes fueron expuestos a esta sustancia química. Una conclusión que podría convertirse en un futuro en una real oportunidad para mejorar la vida sexual.

URL Corta: http://rbb.cl/ej27