Internacional
Lunes 16 abril de 2018 | Publicado a las 11:19
¬ŅC√≥mo reaccionar√° Bashar Al Asad tras el ataque de Reino Unido, Francia y EEUU?
Publicado por: Diego Vera La información es de: Deutsche Welle
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El objetivo del ataque a√©reo selectivo contra Siria era disuadir al gobierno de Bashar al Asad de futuros ataques con armas qu√≠micas contra su propio pueblo. Pero tambi√©n hab√≠a otros mensajes, ¬Ņlos habr√° captado el l√≠der sirio?

La administración Trump dejó claro que los ataques contra el supuesto programa de armas químicas de Siria tenía un propósito: evitar que el presidente sirio Asad vuelva a utilizar este arsenal en el futuro, como supuestamente lo hizo hace poco en la ciudad de Duma.

El ataque del pasado viernes en la noche se produjo un a√Īo despu√©s de que Estados Unidos llevara a cabo una acci√≥n similar contra el r√©gimen de Damasco, despu√©s de otro supuesto ataque qu√≠mico letal en la ciudad de Jan Sheijun.

Sin embargo, en esta ocasi√≥n Estados Unidos no actu√≥ en solitario. Junto con Francia y Reino Unido, llev√≥ a cabo bastantes m√°s ataques que hace un a√Īo.

La reciente acci√≥n liderada por Estados Unidos, anunciada como “ataque √ļnico‚ÄĚ, fue el culmen de la jornada tumultuosa que precedi√≥ a la intervenci√≥n y que se inici√≥, como ya viene siendo costumbre en Washington, con un tuit presidencial.

En él, Trump prometía una acción militar rápida y contundente, denunciaba los crímenes de Asad y se mofaba de Rusia e Irán. Su tuit desató alarma internacional sobre un ataque inminente en una de las regiones más volátiles del mundo y provocó la incertidumbre de oficiales estadounidenses.

Cuando finalmente se produjo el ataque, fue coordinado con dos aliados y sus objetivos fueron pocos y claramente delimitados. Para muchos observadores, se trató más de una respuesta restringida que de una gran intervención como la que anticipó Trump. Todo ello conduce al planteamiento de diversas cuestiones:

¬ŅCaptar√° Asad el mensaje y dejar√° de utilizar armas qu√≠micas?

“No estoy muy impresionado por lo ocurrido‚ÄĚ, dice Ryan Crocker, antiguo embajador estadounidense en Siria, que tambi√©n ha servido como enviado de Washington en Irak, Afganist√°n y Pakist√°n.

“B√°sicamente hemos hecho lo mismo que hace un a√Īo, solo que a escala ligeramente mayor. Pero eso no va a da√Īar de forma duradera la capacidad de Asad para emplear armas qu√≠micas en el futuro‚ÄĚ, asegura Crocker.

“¬ŅLe disuadir√° este ataque? Esa es una pregunta que queda abierta‚ÄĚ, dice Philip Breedlove, antiguo comandante de la OTAN en Europa. “Recordemos que este criminal, el monstruoso l√≠der de Siria, tiene el apoyo pol√≠tico y el potencial que le suministran Rusia e Ir√°n‚ÄĚ.

Por su parte, Mona Yacoubian, experta en Siria en el Institute of Peace, con sede en Estados Unidos, considera que es dif√≠cil predecir la respuesta de Asad, pero cree que, “para variar su estrategia har√≠a falta una acci√≥n que amenazara los mismos cimientos de su r√©gimen. En ese sentido, estos ataques fueron demasiado limitados‚ÄĚ, considera.

Los tres expertos consultados destacan además la influencia de Rusia e Irán en el régimen de Asad.
“Recordemos que Asad, por s√≠ mismo, no es capaz de llevar a cabo todas las acciones que suceden a su alrededor‚ÄĚ, dice Breedlove.

“Est√° respaldado, apoyado y animado por Rusia e Ir√°n‚ÄĚ. Crocker, por su parte, asegura que si sus socios le piden que no vuelva a llevar a cabo un ataque qu√≠mico, “probablemente no lo vuelva a hacer‚ÄĚ.

“Yo mirar√≠a sobre todo hacia Ir√°n‚ÄĚ, contin√ļa el antiguo diplom√°tico estadounidense. “No puedo creer que a los iran√≠es esto les deje indiferentes. Sufrieron mucho con los ataques qu√≠micos producidos en la guerra entre Ir√°n e Irak. Saben c√≥mo son‚ÄĚ, reitera Crocker.

Mona Yacoubian dice que “Rusia, a pesar de cierta ret√≥rica b√©lica, tampoco tiene inter√©s en que escale el conflicto con Estados Unidos por culpa de Siria y podr√≠a inclinarse a ser m√°s estricto con el uso de armas qu√≠micas por parte de Asad‚ÄĚ.

Crocker apoya la decisi√≥n de Washington de no atacar Siria en solitario, pero considera que la falta de participaci√≥n de otros pa√≠ses, aparte de Reino Unido y Francia, “es una mala se√Īal para los pa√≠ses √°rabes en un momento en el que se acerca el cent√©simo aniversario del Tratado de Versalles, que puso fin a la Primera Guerra Mundial‚ÄĚ.

“Nadie en Occidente se referir√° a ello, pero todo el mundo en Cercano Oriente lo har√°, porque los brit√°nicos y los franceses, por supuesto, fueron quienes dividieron el imperio otomano en los territorios de Cercano Oriente‚ÄĚ, dice Crocker.

El exdiplom√°tico estadounidense expresa su asombro por el momento escogido por Alemania para anunciar que no participar√≠a en el ataque militar contra Siria. “Me pareci√≥ triste y turbador que Alemania escogiera el D√≠a Internacional de la Conmemoraci√≥n del Holocausto para hacer una declaraci√≥n p√ļblica de que bajo ninguna circunstancia participar√≠a en el ataque‚ÄĚ, dice Crocker.

¬ŅQu√© nos dicen estos ataques sobre la administraci√≥n Trump?

Los expertos consideran ir demasiado lejos interpretar que en el Pentágono prevaleció la visión de James Mattis, secretario de Defensa, que abogaba por una respuesta cauta y coordinada, sobre la llamada inicial de la Casa Blanca a una acción rápida.

Pero Crocker considera que la naturaleza y la forma de ejecutar el ataque prueban que Mattis est√° jugando en este momento un papel importante. “Est√° bastante claro que Mattis es capaz de calmar al presidente‚ÄĚ, dice el exdiplom√°tico. “Y no todo el mundo puede hacerlo‚ÄĚ.

El antiguo comandante de la OTAN, Breedlove, que declin√≥ en su d√≠a meterse en pol√≠tica, alaba tanto a Mattis como al general Joseph Dunford, jefe del Estado Mayor del Ej√©rcito de Estados Unidos. “Lo que hemos visto aqu√≠ es que estos dos incre√≠bles l√≠deres militares han dado consejo a su jefe y este ha tomado su decisi√≥n bas√°ndose en ese consejo. Francamente, lo han hecho muy bien‚ÄĚ.

Los expertos se preguntan si Trump continuará escuchando los consejos de sus líderes militares, sobre todo ahora con el ascenso a consejero nacional de seguridad de John Bolton, que sigue una línea dura.

Tambi√©n ser√° interesante saber si el nuevo equipo de Trump en el Pent√°gono, con Mattis, Bolton y Mike Pompeo, que parece que se confirma como nuevo secretario de Estado, abordar√° lo que Crocker denomina “el problema subyacente de la administraci√≥n‚ÄĚ: “Washington no tiene todav√≠a ninguna estrategia en Siria‚ÄĚ.

URL CORTA: http://rbb.cl/jwum
Tendencias Ahora