elecciones 2017

Sigue aquí las proyecciones de Radio Bío Bío

Internacional


Jueves 28 diciembre de 2017 | Publicado a las 09:03 · Actualizado a las 08:33

Al menos 41 muertos por atentado contra centro cultural chiita en Afganistán

Agence France-Presse
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Al menos 41 personas murieron y 84 resultaron heridas este jueves, según una fuente gubernamental, en un atentado suicida contra un centro cultural chiita de Kabul reivindicado por el grupo Estado Islámico (EI).

El local en la mira “recibe apoyo de Irán y es uno de los principales centros chiitas de Kabul”, afirma el Estado Islámico en un comunicado de su agencia de propaganda Amaq.

Los talibanes se desvincularon inmediatamente del atentado, que también afectó a la Agencia Voz Afgana, un medio de comunicación situado cerca.

“El asaltante se hizo explotar durante una reunión en el centro cultural Tabayan, dejando numerosas víctimas”, declaró a la AFP el portavoz adjunto del ministerio de Interior, Nasrat Rahimi. Se celebraba “una ceremonia con motivo del 38º aniversario de la invasión soviética”, precisó.

La explosión fue seguida de otras dos, menos potentes, que no causaron víctimas, añadió.

El portavoz del ministerio de Salud, Waheed Majroh, dio cuenta de 41 muertos, incluyendo cuatro mujeres y dos niños. Entre los 84 heridos también había ocho mujeres, la mayor parte de los cuales “revestían quemaduras”, agregó el vocero en una rueda de prensa.

Mujeres y niños

Es el atentado más sangriento desde el cometido en octubre pasado contra una mezquita chiita, que ocasionó 56 muertos y que también fue reivindicado por el EI.

“Estábamos en el vestíbulo, en segunda fila, cuando la explosión se produjo detrás de nosotros (…) Después había fuego y humo en la sala”, contó Mohamad Hasan Rezayee, un estudiante con quemaduras en la cara y las manos.

“Era el caos. Todo el mundo gritaba y lloraba. La gente estaba presa de pánico. Todos pedían ayuda”, describió. Según él, entre las víctimas figuran mujeres y niños.

En las fotografías colgadas en su página Facebook, la Agencia Voz Afgana muestra su patio lleno de escombros y media docena de cuerpos en el suelo, uno de ellos ensangrentado.

En el hospital Istiqlal, decenas de víctimas, casi todas hazaras, la única etnia chiita de Afganistán y reconocible por sus rasgos asiáticos, se golpeaban la cara y se tiraban de los pelos por la desesperación, constató la AFP. Otros maldecían al gobierno, incapaz, según ellos, de protegerlos.

“Los terroristas volvieron a cometer crímenes contra la humanidad atacando mezquitas, lugares santos y centros culturales. Sus crímenes son imperdonables”, estimó el presidente afgano Ashraf Ghani en un comunicado.

Una comisión investigará “posibles negligencias de policías” que “pudieron permitir a los terroristas que atacaran el centro”, declaró el portavoz del ministerio de Interior, Najib Danish, en una rueda de prensa.

‘Ataque de odio’

Las fuerzas estadounidenses en Afganistán condenaron por su parte un “ataque de odio” a través del portavoz de la operación Resolute Support, el lugarteniente coronel Kone Faulkner, en Twitter.

La embajada estadounidense en Kabul, en un comunicado, condenó un atentado suicida “horrible e indiscriminado”.

Un portavoz de la Unión Europea lamentó “un ataque contra la libertad de expresión y la democracia” con “periodistas entre las víctimas”.

Este atentado es el último hasta la fecha en Kabul, donde se suceden los ataques, haciendo de la capital uno de los lugares más peligrosos del país. El 31 de mayo, un camión bomba mató a 150 personas e hirió a alrededor de 400.

“Hoy en Kabul, hemos asistido a un nuevo crimen odioso en un año ya marcado por indecibles atrocidades”, expresó Toby Lanzer, el responsable de la misión de la ONU en Afganistán. El conflicto dejó 1.700 muertos civiles en los seis primeros meses del año, un récord según la ONU.

Los yihadistas del EI, que ya reivindicaron este mes otros dos atentados en la capital, multiplican sus ataques en Afganistán, especialmente contra la minoría chiita en Kabul.

Los talibanes también suelen atentar contra las fuerzas de seguridad.

“Nadie puede pretender plausiblemente que Kabul es seguro”, reaccionó Amnistía Internacional. “Los gobiernos europeos que insisten en esta ficción peligrosa forzando a los afganos a volver a sus casas ponen sus vidas en peligro”, insistió la oenegé.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados