Artes y Cultura
Lunes 16 abril de 2018 | Publicado a las 13:35
El gesto de H√©ctor: "¬ŅEste es mi hijo porque lo he engendrado o porque lo he elegido?"
Publicado por: Ezio Mosciatti
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Luigi Zoja (1943), sociólogo y analista junguiano, entrega en este libro una historia psicológica de la paternidad elaborada desde la historia de Occidente, en especial desde el mundo greco-romano.

En algo más de 340 páginas, más imágenes, notas y bibliografía, Zoja desarrolla la evolución del rol del hombre, desde su pasado remoto pasando por Grecia, Roma, el cristianismo, las Revolución Francesa y la Revolución Industrial, las grandes guerras y dictaduras del sXX para llegar a nuestros días.

La mirada de Luigi Zoja es profunda, en especial en el largo análisis del rol masculino en la Grecia Antigua como en Roma, analizando la Ilíada y la Odisea para la primera, y la Eneida para la segunda, como base de una construcción cultural que empieza a cambiar con el cristianismo.

En esencia, Zoja plantea que, más allá de las diversas teorías sobre la evolución de los seres humanos, la maternidad, que marca a las mujeres, es algo natural, lo que les ha permitido tener una evolución continua.

Zoja, en El gesto de H√©ctor, plantea que el desarrollo de los hombres ha sido a saltos, un desarrollo cultural -no natural- que no ha sido del todo asimilado, lo que explicar√≠a las contradicciones internas de √©stos, como son el ser cazador (agresivo, violento, combativo) y padre (dulce, cari√Īoso), entre tener una sexualidad desenfrenada (ligada a una etapa donde se compet√≠a por la hembra en celos) y la monogamia (un gran invento cultural que trajo algo de paz entre los hombres al no tener que competir por la hembra).

En relaci√≥n a la monogamia, Zoja sostiene que >‚Äúfue una elecci√≥n m√°s que una renovaci√≥n de la naturaleza. Los machos tambi√©n retuvieron el impulso animal anterior hacia una sexualidad fren√©tica, promiscua y cuantitativa, que el consumismo de nuestra √©poca ha vuelto a alentar de forma civilizada‚ÄĚ (pp 65).

Luigi Zoja sostiene, desde esta ‚Äúprehistoria, historia y actualidad de la figura del padre‚ÄĚ, que la conciencia de la paternidad es algo relativamente nuevo en los hombres, y que el patriarcado es una respuesta frente a la inseguridad de √©stos sobre ese v√≠nculo y en relaci√≥n a la maternidad y las mujeres. En la Grecia Antigua se reflej√≥ en mitos y dioses donde lo masculino era preponderante, y donde las mujeres eran recept√°culos o la tierra donde germina la semilla del hombre.

La maternidad es algo natural, es una relación evidente que se da desde la fecundación. La paternidad es algo que puede comenzar después del parto, pero que nace de una elección y surge después de un reconocimiento mutuo entre padre e hijo.

En Roma, la relaci√≥n padre hijo es la m√°s fuerte. Era una relaci√≥n que el padre eleg√≠a, era un derecho del padre ‚Äúque alzaba al hijo‚ÄĚ, lo que ‚Äúten√≠a un valor de rito de paso, una cualidad psicol√≥gica que en la paternidad posterior se ha perdido‚ÄĚ (pp194).

El gesto de H√©ctor avanza hacia el cristianismo, donde el hijo adquiere un rol preponderante, con un Jos√© infecundo, con una Iglesia Cat√≥lica con sacerdotes (‚Äúpadres‚ÄĚ) y un Papa (que comparte etimolog√≠a con la palabra padre) que no tienen hijos y donde la imagen de Mar√≠a adquiere cada vez m√°s peso.

Desde ah√≠, la crisis de la imagen del padre se acelera con las revoluciones donde los hijos cuestionan a los padres, donde la igualdad resta autoridad a los procreadores. Y donde la Revoluci√≥n Industrial y las ciudades hacen desaparecer a los padres que ahora trabajan lejos del hogar (a diferencia de los campesinos o los artesanos de anta√Īo), en labores poco significativas: ‚ÄúPor primera vez en la historia el hijo se averg√ľenza del padre. No se trata de algo ocasional, siente verg√ľenza de tener padre y de ser su hijo. Eser d√≠a nace el problema de los hijos que no quieren crecer y, de este, directamente, la sociedad actual de adultos que intentan no serlo‚ÄĚ (pp 213).

En este declive aparentemente sin retorno del patriarcado, se suman en el sXX, entre otras, las dos guerras mundiales (que antes de Vietnam restan todo valor m√≠tico a la guerra) y >‚Äúesa regresi√≥n ps√≠quica colectiva denominada ‚Äúdictadura‚ÄĚ que hiere de muerte al siglo‚ÄĚ (pp 217). Dictadores, sean estos de derecha o de izquierda, que traen violencias y desgracias a contrapelo del desarrollo y de ideas igualitarias que vienen desde el Cristianismo y la Revoluci√≥n Francesa. Con ello, por un lado se pierde el lado √©pico del guerrero que lucha por la patria (de padre) como del padre fuerte que pudiera conducirla.

Finalmente, Luigi Zoja plantea el traslado de la educación paterna a la educación desde el estado, institucional, reduciendo al padre en gran medida a proveedor, quedándole poco tiempo para dedicar a sus hijos.

‚ÄúLa retirada paterna se hace irreversible desde el fin de los ritos y de los mitos. Y esto no tiene nada que ver con el patriarcado o el matriarcado, sino, sobre todo, con la modernizaci√≥n. La ausencia material de los padres, entonces, depende en gran parte de la ruptura de las parejas; de una libertad que pertenece, a su vez, a la modernidad. Y la modernidad no es reversible‚ÄĚ (pp 342)

Y vuelve la pregunta que atraviesa a buena parte de los padres: ‚Äú¬ŅEste es mi hijo porque lo he engendrado o porque lo he elegido?‚ÄĚ (pp 343).

El gesto de Héctor es un libro para reflexionar sobre la paternidad, la familia y la sociedad actual, y cada lector sobre sí mismo y los suyos.

El gesto de Héctor

Luigi Zoja
Taurus, Penguin Random House Grupo Editorial
Santiago de Chile, febrero de 2018

URL CORTA: http://rbb.cl/jwx0
Tendencias Ahora