Hombre


Expertos aclaran que hombres heteros que tienen un desliz con sus pares no serían “gays”

Instagram two men in gym
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

En el universo de la sexualidad, al parecer todo está permitido. Pues, al ver las diferentes inclinaciones en torno a este deseo, han aparecido una serie de estudios que vienen a respaldar tales prácticas al momento de tener un momento placentero.

Y en este ámbito salió la pregunta, ¿por qué los hombres heteros tienen sexo con otros hombres?. Así es, hombres teniendo sexo entre ellos sin ser homosexuales, una conducta más normal de lo que parece y es bastante simple.

Por una diferente razón dos hombres se encuentran en un pub, y tras una larga y entretenida conversación deciden satisfacer sus deseos con un placentero momento sexual. Tras ese acontecimiento, ambos siguen de forma normal con su vida heterosexual sin que tal episodio los haga dudar de su masculinidad.

Escenario en que un gran número de personas se debe estar preguntando ¿Qué motivos podrían mover a estos hombres a sucumbir ante tales prácticas? y ¿por qué razón sería incorrecto catalogarlos como “homosexuales”?

“Si bien hoy en día la diversidad sexual es un tema bastante normal, por lo mismo, a medida que hay una mayor tolerancia todos salimos un poquito de nuestros armarios”, sostiene al medio español El País Joan Vílchez, psicólogo clínico, psicoterapeuta y sexólogo.

Del mismo modo, el experto declaró que “ los hombres que hoy en día no se sienten satisfechos sexualmente, cuentan con la opción de tener relaciones con otras mujeres, con un hombre o probar ciertas prácticas que en el pasado eran mal vistas por la sociedad”.

De acuerdo a esta apertura de mente, el psicólogo detalla que “conceptos como heteroflexible o heterocurioso están permitiendo a los hombres explorar su sexualidad sin necesidad de cuestionar su identidad como heterosexuales”. Ámbito en que internet juega un rol clave para interactuar con otro tipo de personas (hombres) que están en similar situación.

Tales comportamientos a los especialistas les resultan bastante normales y parten de la premisa de que una cosa es la orientación sexual de un individuo y otra las prácticas que este lleve a cabo.

Para Juan Macías, psicólogo especializado en terapias sexuales y de pareja,  la orientación sexual estaría construida socialmente, son categorías rígidas y excluyentes con implicaciones que afectan a la identidad individual y social”.

El mismo experto indica que forzosamente, uno debe encajar en alguna de estas tres clasificaciones: heterosexual, homosexual o bisexual. En cambio, “la práctica sexual es más versátil y no tiene limitaciones. Acá se abre un espacio tremendamente sano en el que la exploración del deseo se libera de la identificación con una orientación sexual”, explica Macías.

Del mismo modo, Macías declara que “en la adolescencia es bastante común que haya juegos de cierta genitalización, donde existen comportamientos un tanto ambiguos por parte de los jóvenes, y pese a no dejar de ser incursiones homosexuales, aún así prevalece el modelo heterosexual y se realizan desde la transgresión propia de la juventud”.

Un nuevo modelo de sexualidad: hombres hetero que tienen sexo con otros hombres

Frente a esta práctica, un estudio sobre la discordancia entre comportamiento sexual e identidad sexual realizado por investigadores de la Universidad de Nueva York (EE UU) en el año 2006, arrojó que 131 hombres de los 2.898 analizados admitían tener relaciones con hombres pese a sentirse completamente heterosexuales, y en opinión de los profesionales a cargo de la investigación, quienes sucumbían a tales prácticas representaban a un 3,5% de la población.

Brokeback Mountain

Brokeback Mountain

Desde hace años, los médicos emplean las siglas HSH para referirse al conjunto de hombres (heteros o gays) que tienen sexo con hombres. Pero actualmente ha aflorado un término más preciso para definir a este grupo de “machos” denominado SMSM (straight men who have sex with other men, hombres hetero que tienen sexo con otros hombres). Portales web como Straightguise.com hoy están netamente enfocados a tocar el tema en todos los aspectos.

Debido a este cambio de conducta en torno a la sexualidad, en julio de 2015 se publicó en EE UU el libro Not gay: sex between white straight men (No gay: sexo entre hombres blancos heterosexuales), en el que la profesora Jane Ward, de la Universidad de California, planteaba lo siguiente: ¿por qué si una chica hetero besa a otra, incluso puede gustarle tal práctica y aún así se la sigue considerando hetero?.

Escenario en que surge la interrogante ¿pueden los chicos experimentar esa misma fluidez sexual? ¿O besar a otro hombre significa que son homosexuales? Frente a tales preguntas la autora del ejemplar piensa que hoy se ha instaurado un nuevo modelo de heterosexualidad, que no es lo opuesto a la homosexualidad, sino que tiene tintes de este comportamiento.

¿Probando y experimentando?

Las motivaciones por tener una experiencia sexual nueva pueden ser múltiples. Por eso, experimentar una relación homo le resulta novedoso, y aunque tal encuentro le gustase, no podríamos decir que es homosexual, sino que le gusta esa práctica”, señala el doctor Pedro Villegas, médico de familia y sexólogo.

Asimismo, el psicólogo Joan Vílchez comparte el mismo pensamiento, y declara que “hoy está muy de moda la bisexualidad, y en realidad todos somos bisexuales: si cierras los ojos te costaría identificar quién te está acariciando, si es un hombre o una mujer. No hay un hombre que sea totalmente heterosexuial ni completamente homosexual”.

Además, las constantes rupturas matrimoniales hacen que algunos hombres sientan que no se entienden con las mujeres, que son incapaces de llevarse bien con ellas, por lo que, comienzan a mirar con otros ojos a sus pares. “Se produce una especie de regresión, se vuelve a un estado anterior en el que con los hombres se sentían bien juntos, como en la adolescencia. En muchos casos es una necesidad afectiva que sexual real”, declaró Vílchez.

Otra arista que es importante, es aquella que apunta a que los hombres heteros que se acuestan con hombres tienen un alto grado de narcisismo. “Es aquel a quien le gusta que se fijen en él y se da mucho en los gimnasios: le agrada despertar admiración y no le importa que provenga de hombres o mujeres”, apunta Eugenio López, psicólogo y sexólogo.

Mismo ámbito en que hay otros que tienen ganas de tener sexo y acuden a uno de sus pares solo con un fin de satisfacer esos deseos o hacer en la cama cosas que con una mujer jamás experimentarán.

“Del mismo modo, hay hombres heterosexuales que se relacionan con otros porque simplemente les gusta o están aquellos que por circunstancias x no tienen otra alternativa (chicos que por temas de trabajo están privados del contacto femenino y para satisfacer sus deseos sexuales se rinden ante los encantos de otros chicos)” afirma el especialista Eugenio López.

Lo anterior se suma al comportamiento femenino, algo que quedó plasmado en el estudio del Doctor Gerulf Rieger del departamento de Psicología de la Universidad de Essex, quien tras analizar la respuesta de 345 mujeres ante los videos de hombres y mujeres desnudos arrojó que el 82% de las encuestadas mostró excitación antes los desnudos masculinos y femeninos.

En tal estudio el Doctor Reig señaló: “aún cuando la mayoría de las mujeres se declara heterosexual, nuestra investigación demostró claramente que cuando se trata de preferencias sexuales, pueden ser definidas como bisexual o lesbianas, pero nunca hetero”.

El especialista agregó que las lesbianas que se visten de forma similar a los hombres, no necesariamente tienen conductas más masculinas.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados
+ Hombre