Vida
5 cosas que jamás debes hacerle a un bebé (aunque muchos te digan lo contrario)
Publicado por: Denisse Charpentier
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Muchos padres est√°n confundidos en torno a lo que deben hacer para favorecer el desarrollo saludable de sus hijos, especialmente en sus etapas m√°s tempranas.

Al respecto, la doctora en psicología, Darcia Narváez, docente de la Universidad de Notre Dame (Estados Unidos), escribió un artículo en el portal especializado Psychology Today, donde comenta algunas creencias erradas en torno a los bebés.

“Cuando tuve un cachorro, odiaba ser ignorado o dejado solo. En esos momentos, √©l masticaba los muebles. Los beb√©s odian estas cosas tambi√©n, pero no pueden masticar los muebles para hacernos saber. En lugar de ello, su desarrollo se ve minado”, explica.

En esta línea, la experta enumera 5 cosas que jamás debes hacerle a un lactante.

1. Ignorarlo

“En condiciones naturales de nacimiento, los reci√©n nacidos est√°n listos para comunicarse con la madre, el padre y los dem√°s (…). Por supuesto, ellos no pueden hablar, pero pueden gru√Īir y mover sus brazos (el brazo izquierdo es normalmente auto-referencial y el brazo derecho se centra en el otro)”, asegur√≥ la experta.

Darcia explic√≥ que incluso algunas madres se comunican con el beb√© en el √ļtero a trav√©s del canto, la lectura, habl√°ndoles, o dando peque√Īos golpecitos en el vientre. “En las culturas ind√≠genas, la madre es responsable de dar forma al esp√≠ritu del ni√Īo con la comunicaci√≥n antes y despu√©s del nacimiento, incluso creando una canci√≥n √ļnica para ese ni√Īo”, comenta.

La comunicación con el bebé y la atención permanente proporciona un óptimo ambiente para el desarrollo emocional e intelectual.

¬ŅPor qu√© una relaci√≥n de compa√Īerismo es especialmente importante para los beb√©s? Narvaez asegur√≥ que los tres primeros a√Īos de vida son un momento t√°cito (no consciente) para comprender c√≥mo se desarrolla el mundo social. Con un cuidado sensible, los sistemas del cerebro aprenden a trabajar bien y con ello la persona crece sana y socialmente comprometida. “Lo que se aprende en la vida temprana se aplicar√° para siempre a las relaciones (a menos que se cambie con terapia u otras experiencias significativas)”, a√Īadi√≥ la especialista.

2. Dejarlo llorar

¬ŅTe gustar√≠a estar sufriendo, pedir ayuda y que todo el mundo te ignore? Probablemente te sientas mal contigo mismo y muy enojado con el resto, dice Darcia.

Para los beb√©s esto es mucho peor, porque sus sistemas cerebrales son de r√°pido crecimiento y aprenden patrones para la vida social y tambi√©n para su funcionamiento fisiol√≥gico (salud). La doctora en psicolog√≠a recuerda que gran parte del desarrollo del ni√Īo se produce despu√©s del nacimiento. Y de acuerdo a la atenci√≥n que reciben, se determinan algunos efectos epigen√©ticos (genes y sus funciones).

“Para un beb√©, que lo dejen llorar es una tortura. ¬ŅPor qu√© pienso as√≠? Porque t√©cnicamente, fisiol√≥gicamente y en t√©rminos de madurez, (…) si los beb√©s regularmente tienen dificultades, sus cuerpos est√°n siendo entrenados para ser ansiosos y desconfiados de s√≠ mismos y de los dem√°s”, explica la experta, asegurando que no es raro que un beb√© que no recibi√≥ la atenci√≥n suficiente se convierta en una persona inflexible y que se estresa f√°cilmente.

“Cuando los beb√©s lloran no est√°n teniendo rabietas o son peque√Īos emperadores. Tienen necesidades y las comunican de la √ļnica manera que pueden”, recalca Darcia, agregando que si esperas que llore para aliviar su malestar, est√°s esperando demasiado tiempo.

La experta enfatiza que es importante aprender a no dejarlo llorar. “Los beb√©s peque√Īos tienen dificultades para dejar de llorar por lo que no quieres que ellos comiencen. Pueden llegar incluso a crear la costumbre de llorar. Esperar demasiado tiempo para socorrerlo puede matar las sinapsis cerebrales (redes cerebrales programadas para desarrollarse en ese momento), que est√°n creciendo a un ritmo fenomenal en los primeros a√Īos de vida”, a√Īade.

Para evitar que el beb√© llore, los cuidadores deben prestar atenci√≥n a las se√Īales no verbales que dan los beb√©s, como inquietud, ce√Īo fruncido, muecas o si agita los brazos, para cortar de ra√≠z sus molestias.

En los primeros meses y a√Īos de vida se crean las v√≠as cerebrales que se utilizar√°n una y otra vez. “As√≠ que si quieres un ni√Īo agresivo y desagradable, cuando sea beb√© d√©jalo llorar. De lo contrario, mantenlo feliz. Un beb√© angustiado en casi seguro que se transformar√° en un ni√Īo desagradable que angustiar√° al resto despu√©s”, asegur√≥.

Narvaez se√Īala que en los primeros cuatro meses de vida, los beb√©s tienden a ser m√°s exigentes, pero eso no quiere decir que tienen que llorar. “Este es tambi√©n el per√≠odo que parece establecer el nivel de capacidad de respuesta entre el beb√© y el cuidador, que dura a√Īos despu√©s. Los cuidadores deben estar especialmente atentos cuando un beb√© empieza a quejarse, al notar la expresi√≥n facial, los gestos y ofrecerle los cuidados para que se relaje”, reafirma.

“Ahora, debo decir que si un cuidador se siente tan frustrado que casi quiere tirar al beb√© contra la pared, en ese caso, lo mejor es salir de la habitaci√≥n y dejar que el beb√© llore. Pero, por supuesto, lo mejor es no permitir un patr√≥n de llanto tan regular en los primeros d√≠as y semanas de vida”, aclara la experta.

3. Dejarlo solo

Darcia afirma que “el r√©gimen de aislamiento es una de las peores cosas que le puedes hacer a un ser humano y, finalmente, conduce a la psicosis”.

“Los beb√©s est√°n dise√Īados para conectarse f√≠sicamente con sus cuidadores. No entienden por qu√© est√°n solos. Los beb√©s interiorizan un sentido de la equivocaci√≥n y la maldad, dependiendo de c√≥mo son sus vidas”.

“Imagina ser repentinamente dejado solo en una tierra extra√Īa donde no te puedes mover o cuidar de ti mismo. Ser√≠a terrible, incluso si entiendes lo que est√° pasando. ¬ŅPor qu√© hacerle eso a un ni√Īo?”, ejemplifica.

Darcia dice que los ni√Īos dependen de la compa√Ī√≠a de los adultos para satisfacer sus necesidades hasta que pueden hacerlo por s√≠ mismos.

“Aunque la gente hable como si pudiera obligar a los beb√©s a ser independientes, esto es un enga√Īo con un resultado imaginario. Si a√≠slas a los beb√©s, ocurre lo contrario: se convierten en personas necesitadas y desgarradas por dentro (…). Interiorizan el miedo y la inseguridad y esto puede llevar a tener una mala actitud hacia los cuidadores y el mundo. Esta es la forma de crecer de un narcisista. ¬ŅQu√© m√°s se puede esperar? El aislamiento ense√Īa a pensar s√≥lo en s√≠ mismos”, comenta la experta, a√Īadiendo que la “angustia personal hace que la empat√≠a y la compasi√≥n sean cualidades muy poco probables”.

4. No tomarlo en brazos

Narvaez dice que la primera impresi√≥n que tiene un beb√© de sus cuidadores y el mundo son fundamentales. “El aprendizaje de una profunda relajaci√≥n y sensaci√≥n de paz es lo que lo guiar√° en la vida. Si no tiene una experiencia regular de relajaci√≥n en los brazos de alguien (sea su madre, padre o cuidador), nunca aprender√° a relajarse y dejarse llevar, lo que es vital para la salud”, explica.

“Cuando los beb√©s est√°n f√≠sicamente separados de los cuidadores, las respuestas de dolor se activan, influyendo en la presencia de varias hormonas y neurop√©ptidos”, dice Darcia, a√Īadiendo que incluso una separaci√≥n diaria de 3 horas puede causar el suficiente estr√©s como para tener efecto sobre ciertos genes que realzan la reactividad al estr√©s y causan d√©ficit en la memoria.

Por otra parte, también puede conducir a una falta de desarrollo de los receptores de serotonina y oxitocina, ambas relacionadas con la felicidad.

“Los beb√©s deben sentirse bienvenidos en los brazos de los adultos”, enfatiza Narvaez.

5. Castigarlo

“Algunos padres dan nalgadas o golpean a sus beb√©s. El castigo corporal puede ser una liberaci√≥n inmediata de la frustraci√≥n para el cuidador, sin embargo, como en la mayor√≠a de los actos de agresi√≥n, tiene efectos negativos a largo plazo”, expresa la psic√≥loga.

La experta afirma que los bebés aprenden lo que es la vida, a partir de la forma en que son tratados.

En este sentido, el castigo tiene varios efectos perjudiciales, seg√ļn la especialista:

- El bebé tendrá menos confianza en su cuidador y no lo verá como alguien seguro para relajarse.

- El beb√© tendr√° menos confianza en s√≠ mismo, porque los cuidadores le han ense√Īado que sus impulsos no son importantes o incluso son malos, socavando su autodesarrollo.

- Si los cuidadores castigan a los bebés que quieren explorar, pueden debilitar la motivación para el aprendizaje.

- El bebé aprenderá que es mejor suprimir sus intereses, que influyen en la comunicación con el cuidador.

- Adem√°s, los estudios muestran que la mala conducta aumenta despu√©s de que un ni√Īo es golpeado.

- Fisiol√≥gicamente, el castigo activar√° la respuesta al estr√©s, lo que no es aconsejable en la vida temprana cuando se fijan par√°metros de funcionamiento. Ese estr√©s puede da√Īar los sistemas en forma permanente, socavando el bienestar y el crecimiento intelectual, adem√°s de dificultar las relaciones sociales.

Si desea optimizar el cerebro, la salud y el bienestar de un beb√©, debes evitar las 5 cosas mencionadas, afirma la profesional. “Una paternidad cari√Īosa y sensible es uno de los mejores predictores de resultados positivos en un ni√Īo (…) As√≠ que los cuidadores tienen que estar presentes emocionalmente, no distraerse con sus propias preocupaciones”, enfatiza.

Los beb√©s requieren muchos cuidados, por lo puede que se necesite m√°s de una persona para satisfacer las necesidades de un beb√©. “As√≠ que si eres un padre o madre frustrado y cansado, pide ayuda con el cuidado”, comenta Darcia.

URL CORTA: http://rbb.cl/c73g
Tendencias Ahora