Opinión


Cómo cultivar tu propia planta carnívora

Álvaro Araya López
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Estimados BioBioChile:

Les dejo parte de mi experiencias y real interés por estas plantas que han sido un ‘boom’ en estos últimos años.

Plantas Carnívoras

Nacidas para sobrevivir
Desde semillas, las plantas carnívoras están diseñadas para sobrevivir, pasando algunas veces duros inviernos, en los cuales estando en estado de dormancia, esperan temperaturas ideales para germinar. Estas diminutas reinas suelen pasar de 3 a 5 meses por temperaturas que fluctúan los 0°C hasta los 8°C protegiéndolas una dura testa.

Al llegar la primavera, comienza la carrera por la supervivencia, muchas quedando vacías por selección natural, las más fuertes logran germinar liberando así sus cotiledones, dando paso a su primera hoja verdadera, una real trampa de fosa, pegajosa o de trampas activas, que a pesar de tener pocos milímetros de tamaño, ya son 100% efectivas, esperando a su primera presa de tamaño milimétrico.

Semillas maduras de Dionaea muscipula

Semillas maduras de Dionaea muscipula

Su crecimiento es lento, al nacer miden alrededor de medio centímetro en promedio y llegando al centímetro en los primeros 6 meses de vida. Muchos creen que logran gran tamaño en sus primeros meses, pero en realidad son esquejes, lamentablemente, han sido engañados, pensando que sus plantas eran de gran vigor con pocos meses de vida, sin saber que era un clon de una planta mayor.

Luego de haber formado sus primeras trampas, lo que sigue es formar un buen rizoma el que servirá para sobrevivir al próximo invierno. De las muchas plantas que nacieron, varias morirán por selección natural, pero también muchas de ellas sobrevivirán y crecerán el doble de su tamaño la temporada siguiente, así sucesivamente hasta que lleguen a su madurez sexual y desarrollen tallos florales.

En el caso de las Dionaeas y las Sarracenias son hermafroditas insuficientes, necesitan de otro individuo para poder polinizar sus flores, para que sus semillas sean viables. La polinización cruzada es fundamental para su reproducción, entre mas flores sean polinizadas, mas semillas podrán germinar en la temporada y mantener su especie.

Las Droseras, en su mayoría, son hermafroditas suficientes, que pueden polinizarse ellas mismas y crear semillas viables para la perduración de su especie, por lo que es la más fácil de reproducir, siendo recomendada para comenzar a cultivar por principiantes.
Generalmente los suelos donde viven estas plantas son ácidos y pobres en nutrientes, por lo que se pueden crear mezclas para cultivarlas a base de turba rubia + perlita + arena de cuarzo, o sphagnum, todos validos para dar soporte a estas pantas.

Las temperaturas de primavera y verano oscilan los 18°C hasta los 28°C, por lo que se debe buscar las mismas temperaturas en cultivos artificiales.
Las atacan plagas como cualquier otra planta, pulgones, conchuelas y cochinillas, los cuales debilitarán a las plantas, también orugas suelen atacarlas. Cualquier acción con insecticidas foliares dará buen resultado para deshacerse de ellos.

Viven muchos años por lo que verán muchas floraciones y verán muchas generaciones crecer si cosechan las semillas, generando una gran colección de plantas carnívoras en sus hogares.

Su fama en Chile

Desde el año 2012, la fama de estas plantas ha ido en aumento entre el pueblo chileno. Muchos jóvenes han adquirido por distintos medios, semillas, esquejes y plantines por diferentes paginas de venta informal, principalmente, aficionados que conocieron con anterioridad estas plantas, por viajes placenteros, de estudios, libros, algún artículo de revista, programas de televisión y por internet.

Álvaro Araya López

Álvaro Araya López

La mayor parte de ellos comenzaron cultivando semillas traídas desde el extranjero de forma ilegal, ya que el SAG, por medio de la resolución 6684, permite el ingreso de 4 especies, sin limitación a variedades de las mismas, pero el 99% de ellos no realiza el tramite por medio de esta entidad del gobierno chileno, por desconocimiento y/o pereza, además que se debe pagar un permiso de importación, declarando exactamente que se ingresara y adjuntar las certificaciones correspondientes. La mayoría de las personas que ingresan semillas simplemente juegan al 50-50, si llega bien y si no, mala suerte, se intentará otra vez en el futuro. Gracias a esta temeraria apuesta es que hoy contamos en Chile con una amplia variedad de plantas carnívoras que hacen de nuestra curiosidad un bello hobby principalmente en jóvenes adultos chilenos.

Hace unos años eran pocas las personas que poseían estas plantas, pero hoy en día hay miles de jóvenes que poseen al menos una planta, siendo la más valorada la Dionaea muscipula, y en segundo lugar las Droseras.

El interés por tener una exclusividad en casa ha hecho que la gran mayoría comience su propia colección, haciendo a cada cultivador aficionado exclusivo, a pesar que pueden tener la misma especie o variedad, ninguna planta es igual a otra.

Muchos parten por lo básico, cultivo desde semillas, haciendo un verdadero reto para la persona que lo lleva a cabo, ya que pone a prueba la paciencia del mismo, muchos desertan con el tiempo, pero los más tenaces continúan con esmero y llegan a ver sus semillas germinar, ver la primera hoja verdadera, su primer alimento atrapado, el nacimiento de un hijuelo, la hibernación y su primera floración, todo con mucha dedicación por ellas.

En 2014, ha crecido mucho su comercialización, haciendo perder el verdadero interés por tener una de estas maravillas de la naturaleza, siendo un negocio muy lucrativo para revendedores, sin mero interés por ellas, aprovechándose de las reales personas interesadas por poseer un ejemplar de buena calidad, pero a su vez, también existen personas que las comercializan para que otras puedan adquirirlas a un precio justo.

Actualmente debido a este negocio, se ha generado una guerra de precios entre los revendedores, provocando la enemistad de quienes por el mismo hobby deberían ser los mejores aliados, más que perder el tiempo en desacreditarse entre sí y tratar de obtener la mayoría de las ventas.
Personas de todo Chile han adquirido plantas carnívoras, por lo que han tenido que ingeniárselas para poder entregarles el mejor hábitat posible, simulando al natural. En algunas regiones pueden vivir de forma natural en el exterior, pero en otras se deben proteger de la exposición del sol o suplir a este con luces calóricas o led.

En el Norte, se debe tener mucho cuidado de las horas de mayor temperatura, y aumentando el cuidado de la humedad, porque esto puede dañar de forma mortal a estas plantas, recordando que necesitan más de 50% de humedad ambiental constante, algo que en las primeras regiones de Chile no es posible de forma natural, se puede controlar por el aumento del agua en las bandejas y pulverizando la planta de vez en cuando.

En la zona centro es un poco más amigable para el cultivo de plantas carnívoras, es más fácil suplir las horas luz y la humedad ambiental, pero el centro sur es casi ideal para el cultivo natural por su similitud al clima donde se desarrollan las Venus atrapamoscas y Sarracenias en Estados Unidos.
En la zona sur se debe suplir la temperatura, deben alcanzar los 24°C en promedio que necesitan para desarrollarse de forma normal.

Chile es un país novato en cuanto al cultivo de estas maravillas, pero la tecnología y el conocimiento mundial que se puede obtener por medio de la red, ha ido acelerando la experiencia en los cultivadores nacionales, que en su mayoría ha logrado un muy buen resultado en los cultivos personales y mas extensivos. Cada día hay más personas interesadas en obtener una planta carnívora.

En el futuro se espera contar con la presencia de más especies de plantas carnívoras y dando a lugar a otras especies exóticas para el deleite de los chilenos, siempre y cuando estas no presenten un peligro para el ecosistema de nuestro país.

Bosque de Droseras capensis

Bosque de Droseras capensis

En nuestras Casas

Cada cultivador tiene sus propios métodos de cultivo, haciendo suya cada idea ingeniosa para conservar en el mejor estado sus plantas carnívoras, logrando que crezcan de forma sana y vigorosa.

Si bien, en internet podemos encontrar muchas ideas, reglas básicas, “la forma correcta de cultivo” entre otras informaciones que pueden ser validas o no, lo único que hay que tener en cuenta es que son plantas que crecen en pantanos y manglares, de alta humedad, aguas muy puras y suelos ácidos, con temperaturas templadas e inviernos muy fríos. Considerando lo anterior, solo tenemos que en nuestros hogares tratar de otorgarles las mismas condiciones que en su medio natural.

Muchos usan terrarios de vidrio, con higrómetros que los ayudan a mantener las mejores condiciones, otros, usan sistemas de cultivo “indoor” supliendo con luces de diferentes espectros para simular lo mejor posible la luz solar. También existen las personas que construyen invernaderos en sus patios, para, además de abarcar un gran número de plantas, simular mejor la vida natural de estas bellezas, pensando que no hay nada que pueda suplir el 100% la luz solar, otorgando grandes coloridos y maximizando su expresión en tamaño. Es el caso personal, que teniendo un invernadero de policarbonato trasparente, he logrado coloridos hermosos, plantas de gran calidad y vigor.

Muchos tienen sus plantas dentro de sus hogares, protegiéndolas del sol que nos abraza en primavera y verano, tras una ventana, donde crecen de forma saludable, a su vez, los insectos que ingresan a nuestras casas y al intentar volver al aire libre se topan con las ventanas, al no poder salir, se posan en estas plantas donde encuentran su final, siendo en su mayoría atrapados por estas ingeniosas plantas devoradoras de insectos.
Otros optan por usar cajas de poliestireno expandido y luces frías para sus cultivos, teniendo resultados exitosos.

El riego es muy importante, varios usan platillos de plástico para usar como bandeja, en su mayoría, ningún cultivador tiene problemas con el riego, ya que el agua desmineralizada la pueden encontrar en grandes tiendas a precios muy económicos. Los fungicidas también los pueden obtener en tiendas de jardinería o agrícolas, en su mayoría solo para prevenir hongos, algunos usan canela como preventivo contra ellos.

En sí, cualquier persona pude cultivar una planta carnívora en su hogar, solo se debe tener interés por ellas y no olvidar que la posee, ya que sus visitas no pasaran por alto la belleza y extravagancia que otorga una planta carnívora en su casa o departamento. Estas exóticas amigas harán de su hogar un lugar único y diferente, además de ser un lindo hobby, también son coleccionables, logrando interactuar con muchos otros coleccionistas de plantas en Chile, creando amistades en todo el país.

Álvaro Araya López · Facebook: VenusAtrapaMoscasChile
Técnico agrícola, Cultivador de plantas carnívoras y ornamentales.
procm_chile@hotmail.com

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados