temas del día

Notas


Rainer Krause se instala en CasaPoli con la fuerza alemana del arte sonoro

Rainer K -CasaPoli
Publicado por
Envíanos tu corrección

El alemán residente en Chile, Rainer Krause llegará hoy a la residencia CasaPoli ubicada en Coliumo, donde ofrecerá la sonoridad emblemática y singular de su “Proyecto n” el que se mantendrá en ejecución en la institución cultural hasta el 31 de mayo.

En esta performance, enmarcada en el Programa de Residencias 2014, bajo los conceptos de “Contexto y Territorio”, organizada por Leslie Fernández y Óscar Concha, para CasaPoli, el artista exhibirá la grabación y edición de cien voces distintas contando del número 1 al 400

Rainer Krause (1957, Hoyerhagen, Alemania), quien vive en Chile desde 1987, ha desarrollado una obra que transita por diversos estilos y manifestaciones artísticas como la pintura, la gráfica, el collage, la instalación o la acción performática.
Durante los diez últimos años ha profundizado además un trabajo desde el sonido, donde lo visual ha ido en retirada para ingresar a un ámbito del arte que recién logra notoriedad a nivel local, siendo Krause uno de sus principales exponentes.

Su obra se ha situado dentro y fuera del país, en instancias de arte, en lugares extra institucionales y en espacios públicos, lo que lo ha llevado a ser curador, docente y uno de los coordinadores del Diplomado de Postítulo en Arte Sonoro en la Universidad de Chile.

Krause comienza en la localidad de Coliumo su proyecto n, donde planifica trabajar las voces de cien personas contando los números del 1 al 400, derivando en un montaje de audio relacionado a procesos de identidad y comunicación. En esta instancia efectuada en CasaPoli, se contempla la participación de 50 personas no vinculadas al ámbito del arte y la institucionalidad cultural, así como el trabajo en edición de un equipo de colaboradores coordinados a la distancia, contándose entre ellos Mónica Bate (otra destacada artista del arte medial y sonoro), más los estudiantes Nicolás Fuentes, Felipe Fierro y Sebastián Valenzuela.

La exhibición a nivel local se realizará post residencia, en lugar y fecha a definir. Mientras que en paralelo, el artista continuará desde CasaPoli otros proyectos sonoros en desarrollo como cambiar la pronunciación del propio nombre, donde graba a personas con las que tiene una “relación de importancia”, 1 TB5 [la isla], con el sonido de las olas a lo largo de las costas latinoamericanas; y obj, sobre la relación entre objeto tecnológico y arte contemporáneo, donde además planifica encuentros con la comunidad y la escena del arte local.

El artista es el segundo invitado del Programa de Residencias 2014 de CasaPoli, centro cultural ubicado en Coliumo, caleta de pescadores de la comuna de Tomé, el cual es organizado con apoyo de Fondart por Leslie Fernández y Óscar Concha. Esta temporada comenzó en marzo con la visita de Juan Castillo, ex integrante del CADA (Colectivo de Acciones de Arte) que durante su estadía realizó dibujos, intervenciones, fotografías y registros audiovisuales. En esta versión llamada “Contexto y territorio”, el ciclo incluye la visita de artistas nacionales e internacionales relevantes de la escena artístico-cultural actual, buscando potenciar la producción experimental en artes visuales, los vínculos de los visitantes con el lugar y el intercambio de experiencias.

De octubre a diciembre, se suma la participación de: Adolfo Torres (Chile), cocinero y grabador; Dagmara Wyskiel (Chile-Polonia), a cargo del colectivo Se Vende de Antofagasta; Simón Wunderlich (Alemania), que trabaja experimentalmente con los lugares; cuatro artistas regionales emergentes seleccionados previa revisión de portafolios; y, como teóricos de arte encargados de dialogar con los invitados, Ignacio Szmulewicz (arteycritica.cl) con David Romero (Mesa 8 y revista Plus).

Proyecto n

En la primera etapa de n, Rainer Krause planea grabar con audio digital las voces de 100 personas contando del 1 al 400; 50 de ellas serán del sector Tomé-Coliumo y las otras 50 de Santiago.

Según detalla, estas grabaciones serán editadas y re-ordenadas en 400 pistas sonoras de seis minutos cada una, donde la pista Nº 1 contendrá todos los números 1 de las 100 personas grabadas; la pista Nº 2, todos los números 2, hasta la pista Nº 400 con todos los números 400 de las 100 personas grabadas. Las 400 pistas sonoras serán montadas en un archivo multipista, una tras otra. Serán 400 pistas de seis minutos cada una que alcanzarán 40 horas de duración.

Krause detalló respecto a su obra que “El puro reordenamiento de los números pronunciados y grabados significa 40 mil operaciones de edición de audio. Un trabajo que no puedo realizar solo. En la residencia voy a estar conectado por internet con mis colaboradores que realizarán una parte de la edición de las pistas”.

La última etapa se realizará durante 2014 después de la residencia y consistirá en la instalación de la banda sonora resultante –de varios canales de audio– en una sala de exposición o sala cultural de la región. Según palabras de su creador esta fase final “durará 40 horas (cinco días de ocho horas cada día), o sea, exactamente el mismo tiempo de la duración de la banda sonora. En estas 40 horas, cambiará permanentemente: ningún número será repetido de la boca de la misma persona. Las voces singulares de 100 personas llenarán la sala de exposición visualmente vacía. La voz humana identifica el individuo en forma similar como las imágenes de sus rostros; tesitura, entonación, dinámica, calidad y acento se configuran diferente en cada uno”.

El artista alemán, detalla que su proceso creativo es cada vez menos visual, lo que se ha demostrado en sus últimos proyectos, los que han apuntado al almacenamiento de archivos de audio en memorias virtuales de alta capacidad, desprendiendo que lo sonoro reemplaza los colores de la pintura con tonalidades de voz, con acentos que se arrastran, con silencios y formas de hablar, lo que a su parecer, se relaciona con el lenguaje cotidiano, el idioma y a la interacción con los otros.

Si bien muchas obras de larga duración, son ejecutadas a través de procesos de carácter performático, no contienen el factor de inclusión de los participantes en el tramo creativo, lo que lleva a pensar a Krause que “Nos parece urgente desarrollar métodos para sensibilizar ‘nuevas audiencias’. El arte contemporáneo es importante en la sociedad, donde una parte mayoritaria no lee, no mira, no escucha. Un método puede ser involucrar parte de esta mayoría en el proceso de producción de obra, provocar diálogo y ojalá interés por el arte”.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados