temas del día

Notas


El ex futbolista paraguayo Salvador Cabañas vende pan después de haber perdido todo

luis carassale/Youtube
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

El ex ídolo del América de México y de la selección paraguaya de fútbol, Salvador Cabañas ayuda a sus padres en la panadería de la familia para sobrevivir, tras haber perdido todo, desde aquel fatídico disparo que recibió en la cabeza en un centro nocturno de Ciudad de México hace cuatro años.

“Voy a salir adelante”, repite a un periodista de la AFP durante una entrevista, sentado bajo la sombra de una planta de pomelos.

Él controla con la vista a parte del personal amasando la harina más allá en un galpón, prolongación de la modesta vivienda donde nació, en Itaguá, a 30 km de Asunción.

Admite que está separado de su pareja, María Lorgia Alonso, quien está a cargo de sus niños Santiago (13) y Mía Ivonne (9) en su lujosa mansión de Asunción, valuada en unos 5.000.000 de dólares.

También le atribuye haberse apoderado de sus bienes, durante su convalescencia, en connivencia con su representante y el abogado.

La escritura de la residencia está a su nombre, según dice.

“A medida que pasa el tiempo me voy dando cuenta de muchas cosas”, observa Cabañas al aludir a presuntos manejos turbios de su ex representante José González y de su propia ex pareja. “Hasta el abogado se vendió a ellos”, dijo.

Salvador se levanta a las cuatro de la mañana para disponerse a repartir pan en una camioneta a los clientes de su padre, don Dionisio, y su madre, doña Basilia Cabañas.

“Repartimos por los alrededores de Itaguá, Ypacarai, San Bernardino (afueras de la capital). Me gusta el trabajo. La gente me reconoce y me pregunta… sobre fútbol claro. Yo les digo que me divierto mucho”.

Cuatro años después

El 25 de enero se cumplieron cuatro años del fatídico momento de regresión en la carrera del habilidoso delantero.

Era la estrella del América, el club millonario de México. Ostentaba el récord de goleador de la Copa Libertadores por dos años consecutivos y se encontraba a seis meses del mundial de Sudáfrica 2010, al cual su equipo accedió casi sin despeinarse en las eliminatorias sudamericanas y llegó a cuartos de final con el argentino Gerardo Martino como entrenador, ahora en el FC Barcelona.

“Cuando sucedió aquello (el disparo) yo había firmado un pre-contrato por 1.700.000 de dólares para una transferencia a Europa. Me dijeron que mi destino sería el Manchester United. El América me retuvo. Me dio un departamento en Acapulco y otro en Cancún. Me dobló mi salario…”, señala.

En ese sentido, dijo haber tenido un sueño cuando su vida estuvo pendido de un hilo en el transcurso de sus 23 días en terapia intensiva en un nosocomio de la capital mexicana.

“Mi abuela Basilia me decía que iba a salir adelante”, relató.

Como Segismundo, cuando piensa en su vida y en su suerte en “La vida es sueño” de Calderón de La Barca, Cabañas no se explica el giro que le dio el destino a la suya, como aquel personaje del soliloquio del escritor español que en sus cavilaciones duda si la vida es una ilusión, una sombra, una ficción o un sueño.

Su padre, Dionisio, también ex jugador de fútbol profesional, en el mismo puesto que jugaba su hijo -delantero por derecha- sentencia en la lengua nativa de Paraguay, el guaraní: “Mi hijo fue doblemente víctima”.

“Le truncaron su vida profesional en el mejor momento de su carrera y después se aprovecharon de él, su propia pareja, su representante y su abogado”, señala con dolor.

El propio Cabañas responde gesticulando con los dedos. “Me hicieron firmar con la impresión digital (de los dedos)” mientras no estaba con todas sus facultades. Dice que el América le había prometido una indemnización pero que el dinero nunca llegó a sus manos. “Ella (su mujer) dice que ya se acabó (el dinero)”. No obstante afirma que está dispuesto a encarar la batalla judicial. Entretanto, congenia su trabajo como panadero con el fútbol.

Se alistó a su club de origen, el 12 de Octubre de Itaguá, que volvió a primera división este año. El “12″ estaba dos divisiones abajo hace dos años cuando reapareció Salvador como un bálsamo para darle nueva vida al club. Su retorno a los estadios congregó a miles de fanáticos y curiosos que corearon su nombre sin cesar.

Finalmente sobre su pasado reciente, dice que trata de olvidar y mirar hacia adelante. De su asesino, el narcotraficante Jorge Balderas Garza, responde: “No sé. No me interesa. Me dijeron que le mataron”.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados