Vida Actual
Jueves 19 abril de 2018 | Publicado a las 08:28
¬ŅC√≥mo detectar si tu hijo est√° siendo v√≠ctima de bullying?
Publicado por: Bernardita Villa La información es de: Comunicado de Prensa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El primer informe de Bullying presentado por la Superintendencia de Educaci√≥n, determin√≥ que es en tercer a√Īo b√°sico donde se realizan m√°s denuncias por violencia.

Algo preocupante porque no hace mucho, el MINEDUC se√Īalaba que quinto b√°sico era el curso donde existe mayor informaci√≥n de acoso y matonaje escolar, especialmente en ni√Īos varones de entre 9 y 11 a√Īos.

‚ÄúLa violencia escolar o matonaje es una conducta que se ha detectado en Occidente con cierta regularidad desde mediados del siglo XX. Sin embargo, su dimensi√≥n a√ļn es meridianamente desconocida, esto en gran parte porque los acosados silencian sus experiencias y es imposible saber con exactitud cu√°ntos ni√Īos y adolescentes han padecido o padecen violencia sistem√°tica por parte de un compa√Īero”, explica Susana Arancibia, psic√≥loga y docente del Mag√≠ster en resoluci√≥n de conflictos y mediaci√≥n sociofamiliar de la Universidad del Pac√≠fico, .

“Lo que s√≠ es posible afirmar, dados los estudios a nivel mundial, es que casi la mitad de los ni√Īos en edad escolar en todo el mundo han participado de una situaci√≥n de bullying o matonaje, en forma de violencia psicol√≥gica, agresiones f√≠sicas o sexuales‚ÄĚ, agreg√≥ la profesional.

Arancibia tambi√©n aclara que el concepto de bullying se utiliza para hacer referencia a agresiones repetidas, entre personas de caracter√≠sticas similares (misma edad, mismo curso acad√©mico, mismos gustos, etc.) y en cuyos actos agresivos aparece una desigualdad de poder; un control de una persona ‚Äďo varias‚Äď sobre otro.

Por lo mismo, existen diferentes tipos de bullying. ‚ÄúEl bullying puede ser f√≠sico (empujones, patadas), verbal (insultos, resaltar condiciones f√≠sicas desfavorables), psicol√≥gico (acciones encaminadas a minar la autoestima de la v√≠ctima como amenazas o agravios p√ļblicos), o social (pretende aislar al individuo del resto). Estos tipos de violencia escolar pueden combinarse y darse en mayor o menor medida en un caso concreto‚ÄĚ, afirma la psic√≥loga.

Factores de riesgo

Susana Arancibia indica que no existe una √ļnica causa de la conducta de bullying; sino diversos factores que facilitan la aparici√≥n de dichas conductas. ‚ÄúPor eso, cuando se desea intervenir, se debe trabajar sobre diversas instancias influyentes: el propio alumno v√≠ctima, espectadores, organizaci√≥n del centro y familia, entre otros‚ÄĚ, precisa.

Pero, ¬Ņqu√© caracteriza a los ni√Īos que son v√≠ctimas de bullying? La experta de la Universidad del Pac√≠fico dice que habitualmente estos ni√Īos o adolescentes son percibidos como v√≠ctimas sin necesidad de serlo a√ļn, pero sus compa√Īeros los reconocen como posibles candidatos a ello.

‚ÄúSon como m√°s apagados o d√©biles. En ocasiones los agresores explotan y magnifican los rasgos f√≠sicos visibles en las v√≠ctimas para aumentar sus agresiones, como el llevar lentes, la obesidad, dificultades f√≠sicas, color de piel, pelo, diferencias de g√©nero, culturas, religiones, etc.‚ÄĚ, detalla.

‚ÄúEn el plano psicol√≥gico, se identifica a las v√≠ctimas como inseguras, con baja autoestima. Su estrategia para enfrentar las agresiones opera desde la incapacidad de manera negativa y desvitalizada”, comenta.

En ellos tambi√©n existe un alto riesgo de indicadores depresivos dada su percepci√≥n de indefensi√≥n (‚Äúno puedo hacer nada para defenderme, no s√© c√≥mo se hace, soy un tonto‚ÄĚ).

“En general son alumnos con un escaso autocontrol personal sobre sus reacciones emocionales y en ocasiones ellos tambi√©n se comportan como agresores en momentos puntuales. Seg√ļn un estudio publicado en 2001 por Cerezo Fuensanta (Universidad de Murcia, Espa√Īa), existen rasgos de personalidad que tienden a repetirse, como el bajo autocontrol, la ansiedad y la timidez‚ÄĚ, agrega la docente.

Respecto de sus familias, el estilo educativo de sus padres es marcadamente sobre protector. ‚ÄúEllo facilita la formaci√≥n de un apego simbi√≥tico que les impide defenderse por s√≠ mismos. Sin embargo, otros estudios enfatizan la presencia de estilos educativos inhibicionistas, donde el padre manifiesta desinter√©s en las vivencias de su hijo y piensa que cada uno debe crearse a s√≠ mismo en solitario, es h√≠per-exigente o castigador. Si se analizan los casos, es posible establecer que ambos estilos educativos obedecen a puntos extremos de una misma variable parental‚ÄĚ, advierte.

Desde la perspectiva social, son ni√Īos menos sociables. ‚ÄúPasan m√°s tiempo en la casa y presentan una menor sociabilidad con sus pares. Son de escaso √©xito social‚ÄĚ, puntualiza.

Sin embargo, los factores socioculturales tambi√©n influyen. ‚ÄúLa divulgaci√≥n de violencia y de resoluci√≥n de conflictos a trav√©s de medios violentos, unido a la ausencia de valores como la comunicaci√≥n efectiva, la sinceridad, el respeto a lo diferente y la empat√≠a, suponen otra instancia propicia para que las agresiones persistan en el tiempo‚ÄĚ, apunta.

Entonces, ¬Ņc√≥mo detectar que un ni√Īo est√° siendo v√≠ctima de bullying?

Algunas de las manifestaciones m√°s comunes de la presencia de bullying en los escolares “es que pueden presentar dificultades para dormir, dolor abdominal, agresividad, conductas regresivas, rebeli√≥n, etc. En los preadolescentes y adolescentes estos signos se agudizan, con la dificultad adicional para los padres de poder determinar si la conducta observada es parte de los cambios propios de la etapa que viven o una alteraci√≥n mayor‚ÄĚ, acota.

La especialista a√Īade que algunas de las manifestaciones a las que se debe poner atenci√≥n son las conductas agresivas y autoagresivas en el hogar y/o hacia los compa√Īeros, trastornos de alimentaci√≥n, conductas de riesgo y/o autodestructivas.

Junto a esto es fundamental observar si el ni√Īo o adolescente presenta heridas o moretones importantes en su cuerpo, si llega del colegio con el uniforme roto, si comenta que le roban o esconden sus cosas, partiendo por la colaci√≥n, entre muchas otras.

“Un aspecto muy relevante a considerar es cuando evita salir solo del colegio y deja de realizar actividades que antes disfrutaba para encerrarse en su casa, limitando el contacto con quienes previamente reconoc√≠a como sus amigos‚ÄĚ, concluye la docente de la Universidad del Pac√≠fico, Susana Arancibia.

URL CORTA: http://rbb.cl/jxyo
Tendencias Ahora