Sociedad
Jueves 13 diciembre de 2018 | Publicado a las 11:45 · Actualizado a las 12:08
Zhanggong Zushi: la momia escondida en un "Buda Feliz" que enfrenta a aldeanos chinos con Holanda
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Zhanggong Zushi fue un m√©dico budista chino que muri√≥ en 1155 y su cuerpo fue momificado. A√Īos m√°s tarde, fue guardado dentro de una figura de oro que muestra a Buda sonriente. Por a√Īos, esta imagen fue venerada en los poblados chinos de Yangchun y Dong Pu, pero hace m√°s de cuatro d√©cadas desapareci√≥ del lugar y gener√≥ una pol√©mica internacional.

Resulta que los lugare√Īos encontraron una figura similar en Holanda, la que fue sometida a una tomograf√≠a computerizada que en 2014 dio como resultado que s√≠ se trataba de la momia perdida. Desde ese momento, los chinos pidieron una devoluci√≥n a trav√©s de una demanda en tribunales de √Āmsterdam.

Sin embargo, el pasado miércoles la justicia declaró inadmisible el caso, argumentando que los pobladores chinos no tienen la personalidad jurídica para exigir la devolución.

Daily Mail
Daily Mail

Seg√ļn detalla el medio espa√Īol ABC, los habitantes de Yangchun y Dong Pu indicaron que la escultura fue robada desde su lugar de origen y, porteriormente, fue comprada por un holand√©s llamado Oscar van Overeem en 40.000 euros (31 millones de pesos), quien luego la don√≥ para ser exhibida en museos de Drenthe, √Āmsterdam (Pa√≠ses Bajos) y Budapest (Hungr√≠a).

De acuerdo al diario El Pa√≠s, Van Overeem inicialmente habr√≠a aceptado devolver la pieza a los lugare√Īos, pero los desacuerdos en la negociaci√≥n frenaron la iniciativa.

Al parecer, el coleccionista pidió el pago de sumas de dinero que el pueblo no podía solventar y también exigía que la escultura fuera exhibida lejos de su templo original.

Por otra parte, Van Overeem argument√≥ que en los √ļltimos a√Īos tuvo dudas respecto a la originalidad de la figura, expresando que la que √©l pose√≠a no era realmente la que los chinos demandaban.

Daily Mail
Daily Mail

“Me dijeron que la estatua desparecida ten√≠a un agujero en la mano izquierda, entre los dedos √≠ndice y pulgar. Tan grande que cab√≠a otro dedo dentro. El cuello, por otra parte, deb√≠a estar roto, y no era as√≠ en la que yo compr√©”, expres√≥ en esa oportunidad a los medios.

Finalmente, el holand√©s declar√≥ sentirse “acosado” por la repercusi√≥n que tuvo este caso en los medios de su pa√≠s, por lo que decidi√≥, en 2015, venderla en el mismo valor a un comerciante chino, que no est√° identificado.

Desde ahora, el caso está siendo visto por los tribunales chinos, ante los cuales los habitantes de los dos pueblos han apelado. Por el momento, todo depende también de la voluntad del nuevo comprador.

Tendencias Ahora