Sociedad
Domingo 09 junio de 2019 | Publicado a las 12:49
Maltratos y abusos de su padre: la terrible infancia que marcó para siempre el carácter de Hitler
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

No son pocos los historiadores y testigos que aseguran que el d√≠a que muri√≥ Adolf Hitler en Berl√≠n (30 de abril de 1945), √©l llevaba guardada en su abrigo una foto de su madre Klara. El relato viene acompa√Īado por la creencia de que ella fue la √ļnica persona a la que el hombre le tuvo cari√Īo y respeto en su vida.

No obstante, hasta el día de hoy poco se sabe sobre quien fue el padre de quien se convertiría en líder de Alemania en 1933. Su nombre fue Alois Hitler y, para muchos, fue clave en la formación del carácter del futuro canciller.

En la introducción del libro Mi Lucha (que narra la experiencia de Hitler), él mismo declara que su padre era un solícito funcionario civil de aduanas en la frontera entre Austria y Alemania. No obstante, aquel relato estuvo cargado de mucho dolor.

Radicado en la aldea de Braunau am Inn, Alois era reconocido por ser un esforzado servidor p√ļblico, habi√©ndose iniciado en el mundo de los controles fronterizos desde que ten√≠a 18 a√Īos.

Pero todo ese √©xito laboral se vio empa√Īado durante a√Īos por la p√©sima vida familiar que tuvo el hombre, la cual incluy√≥ malos tratos a sus esposas y sus propios hijos.

Alois Hitler | WIkimedia Commons
Alois Hitler | WIkimedia Commons

De acuerdo a un reportaje del medio espa√Īol ABC, el hombre tuvo dos matrimonios antes de casarse con su sobrina Klara (20 a√Īos menor que √©l). De aquel matrimonio nacieron cinco hijos, de los cuales s√≥lo dos llegaron a edad adulta: Adolf y Paula.

Ian Kershaw, historiador brit√°nico y escritor de una de las biograf√≠as del l√≠der Nazi, explica que el peque√Īo Adolf era el principal blanco de sus enfados cuando llegaba a casa, por lo que frecuentemente lo castigaba.

D√©cadas despu√©s del fin de la guerra, Paula declar√≥ en muchos libros que las palizas de Alois a sus hijos eran cosa de cada d√≠a. Estas inclu√≠an azotes con cinturones, golpes de pu√Īos en la cara, palmetazos en el trasero e incluso patadas.

No obstante, Paula dejó entrever que era su hermano quien constantemente hacía rabiar a su padre con su obstinación y desobediencia, ya que no le hacía caso en lo que respectaba a seguir un trabajo tradicional.

“Era especialmente mi hermano Adolf quien empujaba con su obstinaci√≥n a mi padre a la severidad extrema y recib√≠a cada d√≠a una buena tanda de golpes. √Čl siempre lloraba cuando mi padre llegaba”, dijo en una oportunidad.

El historiador Jes√ļs Hern√°ndez indic√≥ al citado medio que, en algunos relatos a sus seguidores, el propio Hitler asegur√≥ que en su ni√Īez fue v√≠ctima de palizas por parte de su padre. “El peque√Īo era el objeto de la c√≥lera de su iracundo padre”, asegura.

Adolf Hitler de bebé | Wikimedia Commons
Adolf Hitler de bebé | Wikimedia Commons

Para Hernández, el desprecio que habría sentido el padre por su hijo se debía a que este no quería seguir su carrera de oficial de aduanas, ya que sentía que su futuro estaba en el arte, como pintor o dibujante.

En contraparte, fue su madre Klara quien alent√≥ a Hitler a que siguiera su sue√Īo de convertirse en un gran artista, contradiciendo en parte las √≥rdenes de su esposo, por quien sent√≠a pavor.

Tanto Kershaw como Hern√°ndez enfatizan en sus relatos que esta mujer esperaba todos los d√≠as con terror la llegada de su marido, sin poder hacer mucho cuando este empezaba a golpear a su √ļnico hijo hombre.

Se sostiene que Hitler ten√≠a entre ocho y 10 a√Īos cuando recibi√≥ las peores golpizas de su padre. Sin embargo, hubo un hecho en particular que cambi√≥ la visi√≥n del hombre respecto al ni√Īo.

Para Kershaw, esto tiene relaci√≥n con la formaci√≥n del car√°cter del peque√Īo Adolf. “A√Īos m√°s tarde (Hitler), explic√≥ a su secretaria que, un d√≠a, cuando viv√≠an en Leonding, tom√≥ la decisi√≥n de no llorar m√°s cuando su padre le azotaba”, explica.

“Unos pocos d√≠as despu√©s tuve la oportunidad de poner a prueba mi voluntad. Mi madre, asustada, se escondi√≥ en frente de la puerta. En cuanto a m√≠, cont√© silenciosamente los golpes del palo que azotaba mi trasero”, habr√≠a explicado en la oportunidad.

Al parecer, este cambio en la actitud del ni√Īo hizo que el hombre nunca m√°s lo golpeara al llegar a casa o cuando √©l desobedec√≠a sus √≥rdenes.

Hitler de ni√Īo | Wikimedia Commons
Hitler de ni√Īo | Wikimedia Commons

Decidido a no obedecer las √≥rdenes de su padre, Adolf dej√≥ la escuela secundaria a los 16 a√Īos y sin haber terminado sus estudios. En ese entonces, ten√≠a en mente convertirse en artista y vivir de sus creaciones.

Alcohólico y mujeriego

Seg√ļn detalla la National Geographic, la vida de Alois Hitler estuvo marcada por la violencia y una familia mal constituida, lo que lo llev√≥ a vivir una juventud en la que convivi√≥ con problemas de alcoholismo y muchas relaciones amorosas fallidas.

Ese hombre nació en la aldea austriaca de Döllersheim 1837, siendo hijo de una mujer llamada Anna María Schicklgruber. Creció desconociendo quien era su padre biológico, por lo que su primer apellido fue Schicklgruber.

De acuerdo al citado medio, los historiadores concuerdan en que hubo sospechas que sus padres eran el campesino Johann Nepomuk H√ľttler o un molinero de la zona llamado Johann Georg Hiedler.

Su madre, a√Īos m√°s tarde, termin√≥ cas√°ndose con Hiedler, aunque √©ste nunca lo reconoci√≥ como hijo legitimo del matrimonio y no intervino mayormente en su proceso de crianza.

Fue reci√©n en 1877 cuando Alois Schicklgruber, con el objetivo de ascender en el mundo laboral con un apellido que sonara menos “campestre”, decidi√≥ cambiarlo por que el ten√≠a su padrastro.

Klara Hitler | Wikimedia Commons
Klara Hitler | Wikimedia Commons

Fue as√≠ como √©l mismo hizo ese tr√°mite ante la iglesia de D√∂llersheim, la cual lo nombr√≥ como hijo leg√≠timo de Johann Georg Hiedler, quien muri√≥ a los 40 a√Īos sin haber dejado herederos.

No obstante, un error de tipeo en el servicio postal de Austria hizo que su nuevo apellido fuera mal deletreado, quedando finalmente como Alois Hitler.

El sujeto ingres√≥ al servicio de aduanas cuando apenas ten√≠a 18 a√Īos, logrando ascensos debido a una extraordinaria capacidad de sacrificio y obstinaci√≥n por el trabajo.

“Pose√≠a una personalidad dominante y se afanaba con impaciencia y sin darse el menor respiro en conseguir sus objetivos. Ten√≠a la capacidad de dominar de forma fr√≠a y calculadora a qui√©nes le rodeaban, sabiendo impresionarles y convencerles”, determin√≥ Jes√ļs Hern√°ndez.

Sin embargo, todo el esfuerzo que Alois puso en su trabajo quedó opacado por un vicio: era alcohólico.

Seg√ļn el detalle que entrega el diario El Pa√≠s, Hitler era de esas personas que siempre estaba en bares despu√©s de trabajar, por lo que el dinero le duraba bastante poco.

Alos Hitler | Wikimedia Commons
Alos Hitler | Wikimedia Commons

Sin ir más lejos, el propio periódico estima que su hijo se refirió a él en un extracto de Mi Lucha, en el cual se hace referencia a problemas de la economía familiar.

“El hambre destruye todos los proyectos de los trabajadores [‚Ķ]. En los buenos tiempos se dejan acariciar por el sue√Īo de una vida mejor [‚Ķ], despu√©s que reciben sus salarios. As√≠ se explica que aquel que apenas ha logrado conseguir trabajo, olvida toda previsi√≥n y vive tan desordenadamente que hasta el peque√Īo presupuesto semanal del gasto dom√©stico resulta alterado; al principio, el salario alcanza en lugar de siete d√≠as, s√≥lo para cinco; despu√©s √ļnicamente para tres y, por √ļltimo, escasamente para un d√≠a, despilfarr√°ndolo todo en una noche”, escribi√≥.

A lo que agreg√≥: “A menudo la mujer y los hijos se contaminan de esa vida, especialmente si el padre de familia es en el fondo bueno con ellos y los quiere a su manera”.

Por otro lado, El Pa√≠s sostiene que Alois era un mujeriego desde joven. Seg√ļn datos de historiadores europeos, el hombre tuvo un hijo ileg√≠timo hacia 1860, el cual nunca reconoci√≥ como suyo.

A eso se suma que 13 a√Īos despu√©s se cas√≥ con una mujer que era 14 a√Īos mayor que √©l. Sin embargo, algunos sostienen que tambi√©n tuvo una amante por esos a√Īos, cuyo nombre era Francisca.

Tiempo m√°s tarde su esposa le pidi√≥ el divorcio, situaci√≥n que Hitler acepto. S√≥lo tres meses despu√©s se cas√≥ con una mujer llamada Anna, quien dos a√Īos despu√©s muri√≥ a causa de una enfermedad.

Alois conoci√≥ a Klara P√∂lzl mientras estaba casado con su segunda esposa. Aquella mujer ten√≠a en ese entonces s√≥lo 16 a√Īos y era nieta de uno de sus t√≠os. Sin ir m√°s lejos, ella se dirig√≠a a √©l como “t√≠o”.

Finalmente ambos terminaron casándose y fruto de esa relación nació Adolf en 1889. El matrimonio tuvo cinco hijos, pero sólo dos pudieron desarrollarse y llegar a adultos.

Seg√ļn los registros, Alois Hitler falleci√≥ la ma√Īana del 3 de enero de 1903 a causa, supuestamente, de un derrame cerebral. Se dice que la afecci√≥n surgi√≥ cuando estaba tomando una copa matutina de vino en su sill√≥n.

Por su parte, Klara Hitler muri√≥ en Linz (Imperio Austroh√ļngaro) un 21 de diciembre de 1907. Su deceso se produjo a causa de un c√°ncer de mama que le hab√≠a sido diagnosticado hac√≠a dos a√Īos.

Tanto Kershaw como Hernández indican que la muerte de su madre dejó marcada para siempre la personalidad de Adolf Hitler, quien no tuvo relaciones sentimentales hasta que conoció a Eva Braun en la década de 1930.

Tendencias Ahora