Sociedad
La oscura historia del bailarín ruso que atacó con ácido al director de su ballet
Publicado por: Bernardita Villa La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El bailar√≠n solista ruso Pavel Dmitrichenko, liberado tras purgar tres a√Īos de c√°rcel por haber ordenado un ataque con √°cido contra el director art√≠stico del teatro Bolsh√≥i, s√≥lo piensa en una cosa: volver a brillar en el c√©lebre escenario moscovita.

“Vuelvo al Bolsh√≥i o pongo fin a mi carrera”, resume el bailar√≠n de 32 a√Īos en una entrevista con la agencia uno AFP.

Pavel Dmitrichenko, que durante el juicio proclam√≥ su inocencia, hab√≠a sido condenado a cinco a√Īos y medio de c√°rcel por haber ordenado la agresi√≥n contra Serguei Filin.

Fue liberado en mayo pasado por buena conducta tras haber purgado la mitad de la pena. Desde entonces, seis veces por semana concurre al Bolshói para entrenarse con el objetivo de reingresar al cuerpo del ballet, cuyas crueles intrigas en los bastidores salieron a la luz con el episodio que lo llevó a la cárcel.

Masha and Pavel Dmitrichenko in the Bolshoi Ballet's "Raymonda" ūüėćūüíēūüíé – @balletofrepertoire

A video posted by –ú–į—Ä–ł—Ź –ź–Ľ–Ķ–ļ—Ā–į–Ĺ–ī—Ä–ĺ–≤–į (Unoffical) (@alexandrovafanpage) on

El teatro confirm√≥ a AFP que acept√≥ que el bailar√≠n participara en las clases de la ma√Īana. “Eso no quiere decir que Pavel Dmitrichenko vaya a integrar la troupe de ballet del Bolsh√≥i”, aclar√≥ la portavoz Kat√©rina Novikova.

Para eso tendrá que esperar a que se libere un lugar y pasar una audición como cualquier otro candidato, explicó.

“Durante los √ļltimos tres a√Īos mi cuerpo estuvo dormido. Pero ahora est√° despierto y obligado a correr un esprint de 100 metros: Para el cuerpo es un choque”, explica el solista de ojos claros y fino cabello rubio.

Recientemente interpretó cinco veces, en funciones de caridad, el Lago de los Cisnes, lo que le permitió medir el tiempo perdido. Problemas de articulación y de ligamentos y un desgarro en un muslo lo obligaron a consumir medicamentos contra el dolor.

No obstante, Dmitrichenko considera que recuper√≥ 95% de su capacidad y espera estar al cien por cien a fines de a√Īo.

Pavel Dmitrichenko ingres√≥ al Bolsh√≥i en 2002 y seis a√Īos m√°s tarde ya era solista, un escal√≥n por debajo del estatuto de bailar√≠n estrella. R√°pidamente se destac√≥ en papeles sombr√≠os como Iv√°n el Terrible o el malvado del Lago de los Cisnes, pero fuera del escenario insiste en que no tiene nada que ver con los personajes malos que interpreta.

Seg√ļn la justicia, Dmitrichenko orden√≥ el ataque cometido el 17 de enero de 2013 contra Serguei Filin, que qued√≥ pr√°cticamente ciego, para vengar a su compa√Īera sentimental, Angelina Vorontsova, apartada del papel principal en El Lago de los Cisnes.

Pavel Dmitrichenko, militante del sindicato del teatro, neg√≥ haber solicitado que se hiriera gravemente a Filin, pero reconoci√≥ que hab√≠a pedido que se le propinara una paliza.Ahora, Dmitrichenko afirma que Vorontsova no era su compa√Īera y se considera v√≠ctima de acusaciones inventadas porque se opon√≠a a la direcci√≥n.

El bailar√≠n vive en el mismo edificio que Serguei Filin, que ya no es director del Bolsh√≥i, pero no lo ha visto desde su liberaci√≥n. “No representa nada para mi”, afirma el solista, que piensa en el futuro y quiere olvidar los tres a√Īos pasados en la c√°rcel de Riazan, 180 km al sudeste de Mosc√ļ.

Vivi√≥ en una barraca, “en condiciones terribles”, con un centenar de presos, entre ellos altos funcionarios, profesores y presidentes de universidad, comenta.

“Las c√°rceles rusas son como los ba√Īos p√ļblicos, hay cualquier clase de personas”, dice el bailar√≠n, que durante el cautiverio adopt√≥ un gato gris al que llam√≥ Yuki, “felicidad” en japon√©s.

Dmitrichenko dice que recibió ofertas de algunas troupes europeas pero que él quiere dedicar su vida al Bolshói, donde las condiciones de trabajo mejoraron con la nueva dirección nombrada tras el escándalo.

“Los esc√°ndalos constituyen la mejor publicidad”, desliza con una leve sonrisa. “Y no soy yo el que provoc√≥ ese esc√°ndalo”, afirma.

URL CORTA: http://rbb.cl/f8rp
Tendencias Ahora