No es sorpresa enterarnos a través de los medios de comunicación sobre diversos actos delictuales que atemorizan a nuestra sociedad, muchos de ellos cometidos por menores de edad que han terminado con lamentables consecuencias fatales, dejándonos con la sensación de que su comportamiento queda en total impunidad.

Por esta razón, no debemos quedar indiferentes a la denuncia que hace unos días realizó la madre de un adolescente, que al identificar a su hijo a través de imágenes de prensa como integrante de un grupo de jóvenes que perpetraron un asalto, lo obligó a ponerse a disposición de la justicia.

Es posible que la madre obrara impulsada por su conciencia, sin embargo, es pertinente recordar que son los padres quienes deben responder civilmente por los daños ocasionados por sus hijos menores de edad, son ellos los que legalmente detentan el deber de corrección de sus hijos.

Por tanto, desde esta tribuna somos muchos los que aplaudimos a esta madre, sin pasar por alto su dolorosa decisión, ya que, moral y jurídicamente actuó de forma correcta, enseñando a su hijo que, en una sociedad tan demandante de derechos, también existen deberes y obligaciones.

Patricio Pereira
Docente Escuela de Derecho Universidad de Las Américas