Opinión
El fantasma de la revolución en libertad
Publicado por: Tu Voz
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La columna de Carlos Hunneus publicada en El Mercurio el pasado 1 de marzo es de los textos m√°s radicales que he le√≠do el √ļltimo tiempo. Un texto radical es aquel que expone una tesis que perturba la continuidad de la interpretaci√≥n. Pero que proporciona informaciones acerca de c√≥mo algunas razones fueron encubiertas por necesidades hist√≥ricas. En relaci√≥n a tal necesidad, lo que hizo fue recordar las condiciones bajo las cu√°les el PDC ejerci√≥ un liderazgo real, en 1984, cuando plante√≥ una nueva estrategia para avanzar a la democracia.

Carlos Hunneus mide en extremo sus palabras y escribe ‚Äúavanzar a la democracia‚ÄĚ. Y emplea con desd√©n todo t√©rmino que implique pensar en el ‚Äúderrocamiento de la dictadura‚ÄĚ. Eso tiene un solo objetivo: demostrar que √©sta jam√°s fue derribada, sino que fue vencida por un proceso m√°s complejo que un simple golpe de fuerza. Pero adem√°s, Carlos Hunneus enuncia en qu√© consisti√≥ la mencionada estrategia: ‚Äúante el fracaso de la tesis de la ¬īmovilizaci√≥n social¬ī, que busc√≥ derribar a Pinochet (‚Ķ) propuso dejar de lado la cr√≠tica respecto de que la Constituci√≥n era ileg√≠tima y que se deb√≠a usar para terminar con la dictadura‚ÄĚ.

En uso de las palabras ‚Äúmovilizaci√≥n social‚ÄĚ da a entender que se le asocia alg√ļn tipo de deseo insurreccional; pero que dicha movilizaci√≥n callejera no pod√≠a sino sostener las acciones de sal√≥n de quienes comenzar√≠an a rebajar la discusi√≥n sobre la ilegitimidad del marco jur√≠dico. Lo que dice Carlos Hunneus es que la izquierda resolvi√≥ pactar la memoria de sus muertos, por una democracia vigilada en la medida de lo posible, que les permitiera adquirir el gobierno. Los comunistas estaban por la ‚Äúmovilizaci√≥n social‚ÄĚ y no participaron en ninguno de los gobiernos de la Concertaci√≥n, aunque definieron con su votaci√≥n el destino de elecciones claves.

Pero Carlos Hunneus apunta a recordar un momento fundacional que define la filiaci√≥n identitaria del PDC, cuyo perfil se ha diluido por su permanencia en el bloque de una Nueva Mayor√≠a, en cuyo seno los comunistas reivindican el derecho a retocar las memorias hist√≥ricas. Por eso, en esta columna, hace menci√≥n a dos rasgos ‚Äúfundacionales‚ÄĚ del programa de gobierno de Frei Montalva; ni m√°s ni menos que la Reforma Agraria y la promoci√≥n popular. Mi objeci√≥n es que estas dos √ļltimas palabras debieron ser escritas con letras may√ļsculas. Pero cumplen con el prop√≥sito argumental, que consiste en demostrar la anticipaci√≥n irruptora de un tipo de ficci√≥n modernizadora que se adelant√≥ a la Unidad Popular y que instal√≥ en la consciencia de la poblaci√≥n el deseo de la promoci√≥n no-colectivizante.

La dial√©ctica entre consciencia restrictiva y deseo superador es la que se√Īala los l√≠mites de la actual alianza de gobierno. Carlos Hunneus insiste en el valor de la primera y reduce la perspectiva del segundo, porque est√° prisionero de una concepci√≥n de ilegitimidad cuyo olvido no comparti√≥, ya que s√≥lo integra una coalici√≥n con la DC reci√©n en el 2013. Los portadores de este deseo no tienen compromisos con ninguna consciencia restrictiva. Es m√°s: reclaman hoy d√≠a el derecho a proclamar la ilegitimidad de base que sostiene la legalidad del per√≠odo.

Ya que no pudieron derribar a la dictadura, deben cobrar la deuda simb√≥lica que tienen con aquellos que, no habiendo podido retener la expresi√≥n desordenada de su deseo en 1970, participaron de todas maneras en la ruptura de su filiaci√≥n democr√°tica, proporcionando legitimidad al golpe militar. Esto podr√≠a explicar la facilidad y premura con que el PDC, en 1984, llev√≥ adelante la hip√≥tesis de la postergaci√≥n de la ilegitimidad, en provecho de la legalidad de un derecho positivo que les allanar√≠a el camino para ‚Äúavanzar hacia la democracia‚ÄĚ, no teniendo que derribar al dictador, ni tampoco transformando el r√©gimen.

Lo que habr√≠a que preguntarse es por qu√© el PDC no tuvo la fuerza para imponer en la Concertaci√≥n, los principios de una econom√≠a social de mercado, como la impulsada por la CDU en Alemania. De este modo habr√≠a desperfilado su identidad, porque ‚Äďdig√°moslo as√≠- Frei Ruiz-Tagle ‚Äúolvid√≥‚ÄĚ su filiaci√≥n program√°tica y se acomod√≥ a los imperativos de la nueva burgues√≠a estatal. Hasta que ingresaron los comunistas, incorporando la hip√≥tesis demostrativa de la ilegitimidad del poder gracias a la cual pudieron ser elegidos, gracias a los cupos conseguidos. Total, es as√≠ como se combinan todas las formas de lucha y se puede obtener el compromiso de que nadie, ni el propio PDC, haga (muchas) preguntas sobre los ‚Äúefectos hist√≥ricos‚ÄĚ de Carrizal Bajo en el ‚Äúregreso a la democracia‚ÄĚ.

Justo Pastor Mellado
Critico de Arte y Curador independiente.
Premio Regional de Ciencias Sociales “Enrique Molina”. Concepci√≥n, 2009.

URL CORTA: http://rbb.cl/g4fd
Tendencias Ahora