Región Metropolitana
Lunes 26 agosto de 2019 | Publicado a las 13:13 · Actualizado a las 13:52
La lucha de santiaguina para conseguir millonario medicamento que le salva la vida
visitas

Julia Vargas Carrasco tiene 39 a√Īos, pero hace seis que le diagnosticaron una hipertensi√≥n arterial pulmonar severa que la mantiene con un medicamento que mensualmente cuesta cerca de $4 millones.

La mujer debi√≥ ser ingresada de urgencias al Hospital San Juan de Dios en 2013, instancia en la que le diagnosticaron hipertensi√≥n arterial pulmonar severa (HTP), insuficiencia tric√ļspide severa, TVP EEII Derecha e hipotirodismo. Posteriormente, en 2016 y 2018 ingres√≥ nuevamente por una crisis de HTP.

Debido a su gravedad, en su √ļltimo ingreso a emergencia que realiz√≥ en mayo de 2018, desde el establecimiento le suministraron Treprostinil, un an√°logo sint√©tico de la prostaciclina que reduce la presi√≥n arterial e inhibe la agregaci√≥n plaquetaria.

Una vez logró ser estabilizada en el recinto asistencial, la derivaron al trasplantólogo debido a que si no respondía bien al tratamiento, debía someterse a un trasplante de corazón y pulmón. Sin embargo, no fue necesario, ya que los exámenes mostraron que el Treprostinil logró que la HTP bajase de la fase 4 a la fase 1, por lo que la indicación con el medicamento quedó a permanencia.

Debido a esto, desde esa fecha que el hospital le entrega mensualmente un frasco de Treprostinil, el que es autoadministrado a través de una bomba que lo ingresa a por una sonda subcutánea las 24 horas del día. Se trata de un medicamento de alto costo que no está cubierto por la Ley Ricarte Soto -a diferencia de los demás que debe tomar y que se los entrega el hospital- por lo que cada tres meses su médico tratante debe emitir una receta y pedir el financiamiento interno.

Sin embargo, de acuerdo al relato de su familia, a principios de agosto una enfermera del Hospital San Juan de Dios, le avis√≥ v√≠a WhatsApp que el subdirector le hab√≠a indicado que “lamentablemente el hospital no cuenta con presupuesto para estos medicamentos de alto costo que est√°n fuera del arsenal de farmacia”.

Tras conocer esta situación, intentó comunicarse con la directora del hospital, presentó un reclamo ante la Oficina de informaciones, reclamos y sugerencias (OIRS) de recinto asistencial e interpuso un recurso de protección.

“Me cambi√≥ la vida”

Vargas Carrasco es due√Īa de casa, madre de dos adolescentes y vive en Lo Prado. De acuerdo a lo relatado a BioBioChile, el comenzar a tener acceso a este medicamento -que le dura 30 d√≠as- le permite empezar a “hacer mi vida normal”.

“El medicamento ha ido evolucionando bien, me cambi√≥ la vida desde que empec√© a usarlo”, a√Īadi√≥.

Sin embargo, coment√≥ que “este mes me dijeron que no me lo iban a entregar m√°s porque no ten√≠an recursos en el hospital”.

Esta situación afectó a Vargas, debido a que aseguró que cuando no lo tiene sufre de disnea, desmayos, temblores en el cuerpo y se descompensa al bajarle la presión, además puede darle un edema pulmonar que puede ser fatal.

En caso de no tenerlo, Vargas arriesga entrar a lista de espera para un doble trasplante de corazón y pulmón, e incluso puede tener consecuencias fatales. Para evitar estar sin él en los próximos meses, organizó una rifa junto a su familia para así poder pagar los altos costos que conlleva su compra.

Recurso de protección

De manera paralela, present√≥ un recurso de protecci√≥n para que se tomen “las medidas necesarias para la protecci√≥n de los derechos a la vida, integridad f√≠sica y ps√≠quica e igualdad ante la ley”, por lo que pide que el hospital realice las gestiones para la adquisici√≥n y suministro del f√°rmaco, mientras los m√©dicos tratantes as√≠ lo determinen.

Tom√°s Ram√≠rez, abogado de Vargas y miembro de las Cl√≠nicas Jur√≠dicas de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, explic√≥ a BioBioChile que la afectada “nunca ha tenido seguridad de que se lo van a dar y no hay seguridad de que contin√ļe otorgando esto”.

Ante esto, Ram√≠rez a√Īadi√≥ que “ella est√° ingresada a la Ley Ricarte Soto, pero el medicamento que le salva la vida no est√° dentro del arsenal que lo cubre. El hospital con un fondo extraordinario se lo compr√≥ durante el √ļltimo a√Īo”.

“Lo que buscamos es que se asegure que se le d√© el medicamento mientras exista la instrucci√≥n m√©dica de d√°rselo y no que cada mes tenga que estar con el temor de que se le va a acabar el financiamiento o que dependa de alguna cuesti√≥n administrativa que lo obtenga o no”, a√Īadi√≥.

El recurso fue declarado admisible y se est√° a la espera del informe del recinto asistencial.

No obstante, la semana pasada desde el Hospital San Juan de Dios le informaron a Vargas que le entregar√≠an una √ļltima dosis para utilizarla entre agosto y septiembre, pero que despu√©s de aquello no se lo suministrar√≠an m√°s.

Desde el recinto asistencial en primera instancia emitieron un comunicado -seg√ļn consign√≥ Ahora Noticias– en el que se√Īalaron que “el medicamento adicional que le refiri√≥ en su oportunidad por una vez su m√©dico tratante no est√° establecido como parte del arsenal en la canasta de la Ley Ricarte Soto. Sin perjuicio de ello, la paciente est√° recibiendo el tratamiento necesario para su patolog√≠a, seg√ļn la prescripci√≥n cl√≠nica de su m√©dico”. Sin embargo, consultados por BioBioChile, se√Īalaron que de momento no se volver√°n a referir al tema.

Tendencias Ahora