Región Metropolitana
Viernes 23 agosto de 2019 | Publicado a las 12:48 · Actualizado a las 12:49
"Jugaron conmigo": denuncian a clínica por negar tres veces un aborto pese a inviabilidad fetal
visitas

Catalina Pizarro, una profesora de 32 a√Īos, se encuentra denunciando a la Cl√≠nica Tabancura por haberle negado en tres oportunidades la posibilidad de acceder a su interrupci√≥n del embarazo bajo la segunda causal, es decir, la de inviabilidad fetal.

Cuando Pizarro tenía 12 semanas de embarazo, le informaron que el feto tenía un higroma cervical bilateral, lo cual corresponde a una malformación del sistema linfático que provoca que se desarrollen tumores llenos de líquidos alrededor del cuello. Ademas, se le diagnosticó una acumulación de líquido bajo la piel (hidrops).

Seg√ļn consign√≥ The Clinic, en ese momento le dieron a conocer que su embarazo no terminar√≠a, debido a que el feto iba a morir dentro del √ļtero producto de que se le llenar√≠an de l√≠quido sus pulmones, h√≠gado y coraz√≥n.

Tras conocer esto, su ginec√≥loga de la Cl√≠nica Tabancura, Roxana Fa√ļndez, le habl√≥ de la interrupci√≥n de su embarazo bajo la segunda causal y Pizarro acept√≥ someterse a dicha acci√≥n. Sin embargo, de acuerdo al protocolo interno del establecimiento, deb√≠a pasar por el consejo de √Čtica de la cl√≠nica para que se acreditara la causal.

De acuerdo a la Ley de Interrupci√≥n Voluntaria del Embarazo, se debe identificar una ‚Äúpatolog√≠a cong√©nita adquirida o gen√©tica, incompatible con la vida extrauterina independiente‚ÄĚ, para poder someterse a la segunda causal. Esto, debe ser acreditado por dos m√©dicos especialistas que corroboren la patolog√≠a.

Seg√ļn el m√©dico obstetra del Hospital San Jos√©, Gonzalo Rubio, el higroma qu√≠stico no cuenta con tratamiento y son pocos los casos donde el tumor desaparece, por lo que la tasa de mortalidad pueden llegar a un 90%. Adem√°s, cuestion√≥ las debilidades de la actual ley, indicando que “este es uno de los graves problemas de la ley, ¬Ņqu√© pasa si no se garantiza el derecho? Los colegas hacen un diagn√≥stico y dicen: ‘te vemos en dos semanas, y en dos semanas y en dos semanas’, se toman todo el tiempo del mundo. Buscan que el feto se obite de manera espont√°nea, que fallezca dentro del √ļtero‚ÄĚ.

RedSalud, a quien pertenece la Clínica Tabancura, no es objetor de consciencia institucional.

Los problemas en la clínica

Cuando pidi√≥ por primera vez la interrupci√≥n del embarazado, le exigieron un examen de cromosomas, procedimiento que le cost√≥ $500 mil y debi√≥ mandarlo a hacer a Estados Unidos. La idea era descartar otras patolog√≠as, situaci√≥n que qued√≥ demostrada en los resultados. Debido a esto, le aseguraron que no podr√≠a someterse a una interrupci√≥n, ya que su patolog√≠a “no estaba en la lista que la ley establec√≠a para la segunda causal”.

De esta manera, busc√≥ otras opiniones. El doctor Waldo Sep√ļlveda le recomend√≥ aplicar la causal de inviabilidad fetal, debido a que el feto sufr√≠a de un higroma, su cuerpo estaba lleno de l√≠quido por hidrops y su coraz√≥n no se estaba desarrollando de buena manera. Sin embargo, otro especialista de la Cl√≠nica Indisa le pidi√≥ esperar hasta la semana 22 debido a que el coraz√≥n a√ļn no estaba completamente formado.

De manera paralela, Pizarro recibi√≥ un llamado de Eduardo Cartens, jefe de Maternidad de la Cl√≠nica Tabancura, quien le se√Īal√≥ que hab√≠a hablado con todos los doctores y le explic√≥ que “opinaban que no estaba dentro de la segunda causal y que √©l, como jefe de Maternidad y por el v√≠nculo que ten√≠a con mi t√≠o, se iba a hacer cargo. Me ofreci√≥ ir todos los lunes, que me hac√≠a un sobrecupo en su consulta y no me cobraba la ecograf√≠a para ver si segu√≠a latiendo. Me dijo que iba a pasar en cualquier minuto (la muerte del feto)‚ÄĚ.

La mujer fue todas las semanas a control y volvi√≥ a pedir la interrupci√≥n de su embarazo dos veces m√°s, pero volvi√≥ a pasar lo de la primera vez: se lo negaron, pese a que sab√≠an que el feto morir√≠a. “Cartens me dec√≠a que estaban atados de manos, que no pod√≠an entregar la firma si no estaba en la lista, que la ley era nueva y ten√≠a vac√≠os‚ÄĚ, asegur√≥ la afectada.

La lista a la que hac√≠a alusi√≥n, es el documento que se√Īala las patolog√≠as incluidas en la ‚ÄúNorma T√©cnica de Acompa√Īamiento y Atenci√≥n Integral a la mujer que se encuentra en algunas de las tres causales‚ÄĚ. De acuerdo a este informe, se asegura que ‚Äúno constituye un cat√°logo taxativo‚ÄĚ y que ‚Äúsiempre la evaluaci√≥n del caso concreto, realizada por dos diagn√≥sticos de m√©dicos especialistas en igual sentido, es lo que determinar√° la posibilidad de constituci√≥n de la segunda causal‚ÄĚ.

Finalmente, Pizarro debi√≥ someterse a una cesar√≠a el 5 de diciembre del a√Īo pasado cuando ten√≠a 20 semanas de embarazo y el feto hab√≠a muerto dentro del √ļtero. En dicha instancia, seg√ļn recuerda, Cartens se se√Īal√≥ que “yo prefer√≠ que fuera as√≠ porque es m√°s natural. As√≠ no tendr√°s carga de conciencia”.

“Pusieron trabas, trabas y m√°s trabas”

‚ÄúMe mintieron desde el principio, jugaron conmigo, siempre supieron que estaba dentro de la segunda causal y pusieron trabas, trabas y m√°s trabas‚ÄĚ, se√Īal√≥ al medio Pizarro. La profesora adem√°s demand√≥ por indemnizaci√≥n de perjuicios a la cl√≠nica, proceso que est√° actualmente en medicaci√≥n ante la Superintendencia de Salud. El objetivo de esta demanda, es que la Cl√≠nica Tabancura tenga sus protocolos para la interrupci√≥n del embarazo visibles.

La abogada de Pizarro, Francisca Mill√°n del estudio jur√≠dico AML Defensa de Mujeres, asegur√≥ que “aqu√≠ lo que hay es una interpretaci√≥n bien ma√Īosa de los requisitos para acogerse a las causales‚ÄĚ. “Lo que hicieron fue dilatar el proceso para que pase el tiempo hasta un aborto espont√°neo, con todas las consecuencias f√≠sicas y emocionales que eso significa‚ÄĚ, a√Īadi√≥.

Por su parte, la coordinadora de la Mesa Acci√≥n por el Aborto, Gloria Maira, se√Īal√≥ que la idea de la ley era hacer el proceso de manera expedita, sin embargo, agreg√≥ que “hacen todo lo contrario. As√≠ como tienes la objeci√≥n de conciencia declarada, ya sea individual o institucional, tambi√©n hay mucha objeci√≥n de conciencia no declarada, que se da en todos los procesos de atenci√≥n‚ÄĚ.

Consultados por el medio, desde la Cl√≠nica Tabancura aseguraron que se acredit√≥ ‚Äúla inexistencia de alteraciones cromos√≥micas incompatibles con la inviabilidad fetal‚ÄĚ, a√Īadiendo que ‚Äúsi bien la patolog√≠a del feto era grave, no era incompatible con la vida extrauterina y tampoco estaba mencionado dentro de las condiciones cl√≠nicas referidas en la norma t√©cnica‚ÄĚ.

Seg√ļn cifras del Ministerio de Salud, este a√Īo de 350 mujeres, el 54% ha pedido la Interrupci√≥n Voluntaria del Embarazo por la segunda causal. Al ser consultados por la implementaci√≥n de la ley y sus alcances de la lista de la Norma T√©cnica, desde el Minsal se√Īalaron que su sistema de monitoreo ‚Äúno considera como casos las sospechas sin confirmaci√≥n diagn√≥stica, o aquellas situaciones que no cumplan con los requisitos establecidos legalmente‚ÄĚ. Adem√°s, explicaron que hay un protocolo de derivaci√≥n cuando los m√©dicos son objetores.

Tendencias Ahora