Región del Maule
Martes 20 agosto de 2019 | Publicado a las 11:14
Ratifican indemnización de $50 millones a familiar de nueve víctimas del tsunami de 2010
Por Gonzalo Cifuentes
La información es de Poder Judicial
visitas

La Corte Suprema mantuvo el pago de una indemnización de $50.000.000 al demandante que perdió a nueve parientes en el tsunami que afectó a la Isla Orrego, en la región del Maule, en la madrugada del 27 de febrero de 2010.

En fallo dividido, la Tercera Sala del m√°ximo tribunal ‚Äďintegrada por los ministros Rosa Egnem, Carlos Ar√°nguiz, Andrea Mu√Īoz y los abogados integrantes Jean Pierre Matus y Julio Pallavicini‚Äď confirm√≥ la sentencia que estableci√≥ la falta de servicio de la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) y del Servicio Hidrogr√°fico y Oceanogr√°fico de la Armada (SHOA), al no adoptar medidas de resguardo que evitara las muertes.

En primer lugar, el fallo estableci√≥ que, de acuerdo a la doctrina, son tres elementos indicadores de casos fortuitos. “Es un hecho externo, imprevisible e irresistible. En este an√°lisis y, primeramente, la exigencia de un hecho externo es el que otorga el verdadero car√°cter de causa extra√Īa, o de fuerza mayor. La misma se define como aquel hecho que no depende del actuar de ninguna de las partes…”, se explic√≥ en el escrito.

En ese sentido, en el documento se detall√≥ que “(‚Ķ) en el caso de autos no se verifica ninguna de las exigencias descritas en los considerandos precedentes. En efecto, el recurrente incurre en error al sostener que el v√≠nculo de causalidad se relaciona con la ocurrencia del tsunami, soslayando que la falta de servicio est√° ligada a las conductas omisivas de trasmitir la alerta del evento de la naturaleza, y de proceder a las acciones de salvataje requeridas, lo que habr√≠a permitido a las v√≠ctimas alejarse, o ser alejadas, de las zonas de peligro”.

“Lo anterior es trascendente, pues, por una parte, atendida las caracter√≠sticas geol√≥gicas del pa√≠s y la existencia de una larga franja costera, lo hacen propenso al acaecimiento de terremotos y tsunamis, como lo demuestra la historia s√≠smica de Chile. Tal circunstancia se reconoce y corrobora en los textos reglamentarios que han sido analizados a prop√≥sito del examen de la existencia de la falta de servicio, por lo que en caso alguno se puede se√Īalar que tales eventos sean imprevisibles, pues se sabe con certeza que ocurrir√°n, s√≥lo que el d√≠a en que ocurrir√° y su magnitud, es algo que no puede ser determinado con antelaci√≥n”, argumentaron.

En ese sentido, detallaron que “es por la constataci√≥n de la larga y extensa experiencia en sismos y terremotos que podemos sostener que s√≠ contamos con una seria probabilidad de experimentar estos eventos de la naturaleza. Estas razones, de objetiva comprobaci√≥n, han llevado a las autoridades a adoptar gran cantidad de medidas y resguardos que est√°n contemplados en distintos cuerpos reglamentarios”.

“En el escenario antes descrito, es l√≥gico pensar que la autoridad debe adoptar los resguardos necesarios para que los organismos que operan y se relacionan con el Sistema Nacional de Alarma de Maremotos (SNAM) est√©n en condiciones de afrontar, con prontitud y eficiencia, las cat√°strofes del tipo que se analiza”, se expuso en el fallo.

Para la Corte Suprema, “en esencia, el hecho y momento mismo del terremoto antes de su ocurrencia, as√≠ como de su eventual intensidad, son circunstancias imprevisibles, pero una vez que acaece, ha de surgir la iniciativa y la obligaci√≥n de un obrar eficiente por parte de los √≥rganos del Estado“.

Considerando lo anterior, determinaron que no se puede sostener la imprevisibilidad o irresistibilidad del terremoto, puesto que los efectos se pueden prever gracias a los antecedentes. “Es posible establecer las probabilidades de ocurrencia de un tsunami…De ese an√°lisis, y alusi√≥n a la reglamentaci√≥n citada, surgir√° la obligaci√≥n de alertar a la poblaci√≥n”, concluyeron.

“Que es en el marco de lo reci√©n rese√Īado que no resulta posible afirmar y aceptar que la conducta de la autoridad, que en la especie debi√≥ desplegarse por la v√≠a de funcionarios del SHOA y la ONEMI, pueda quedar cubierta con los efectos del caso fortuito alegado por la defensa, raz√≥n por la que tal alegaci√≥n no ha podido prosperar”, concluye.

Esta decisi√≥n fue adoptada con los votos en contra de la ministra Mu√Īoz y del abogado Integrante Pallavicini.

Tendencias Ahora