Región del Bío Bío
Domingo 21 octubre de 2018 | Publicado a las 13:37 · Actualizado a las 07:33
El narcotráfico en Concepción: las 12 mexicanas de "El Veneno"
Publicado por: Nicol√°s Parra
visitas

“Ten√≠s que disparar a muchos, ten√≠s que disparar a matar. No pod√≠s dejar a alguien con vida, porque dejai cola. Esto va a ser peor todav√≠a, los narcos ahora tienen todos sicarios (SIC)”. Esas son palabras de “El Veneno”, un exnarcotraficante que en la d√©cada del 2000 repart√≠a sus operaciones entre Concepci√≥n y Alto Hospicio, llegando incluso a fabricar crack, una droga poco consumida en Chile, pero de alto poder.

Hoy -fuera del contrabando y convertido al cristianismo- relata parte del submundo de “los bandidos”, como el mismo lo describe. “Ahora todos se creen narco”, asegura con confianza, lo que de cierta forma est√° respaldado por las cifras del Ministerio P√ļblico y PDI a las que tuvo acceso Radio B√≠o B√≠o. En tanto, “Vito” Contreras, abogado conocido por defender a los vendedores de droga, revela que incluso hay hijos de altos funcionarios p√ļblicos y empresarios involucrados en este millonario rubro.

Por Amparo Montoya y Nicol√°s Parra

La historia de “El Veneno” siempre ha estado ligada a la iglesia evang√©lica. Fue criado en el seno de una familia cristiana, aunque desde peque√Īo comenz√≥ a desviarse de los preceptos de sus padres. A los 12 a√Īos comenz√≥ a fumar marihuana y a los 13 ya estaba atrapado en la pasta base. Todo parti√≥ con sus amigos, despu√©s de los partidos de f√ļtbol en las canchas de Tucapel Bajo y alrededores, donde pas√≥ su infancia y adolescencia.

“Jugaba de 10, seco, repartidor. Siempre repartidor, de ni√Īo repartidor”, cuenta mientras esboza una sonrisa, como dejando entrever que sus funciones en la cancha no distaban mucho de las que realizaba fuera de ella.

En efecto, fue all√≠, en Tucapel Bajo -en la d√©cada del 90- donde estudi√≥, donde comenz√≥ sus incursiones en el narcotr√°fico y donde se hizo amigo del m√°s peque√Īo del clan que por a√Īos tuvo el control de esa poblaci√≥n.

Con él se juntaba para estudiar e ingenuamente comenzó a adentrarse en el contrabando, haciendo pedidos, repartiendo mochilas que supuestamente eran almuerzos y otras tareas menores.

“Le hac√≠amos los favores a la familia sin saber, sanamente, y as√≠ se fue dando la mano como para vender… vend√≠amos pura marihuana en ese tiempo”, relata.

“En un momento estos muchachos que crecen dentro de esta familia de narcos les llama la atenci√≥n y empezamos a probar. La curiosidad mat√≥ al gato y en esa curiosidad empezamos a probar la marihuana, a los 13 a√Īos ya la pasta, a los 14 a√Īos la coca para los carretes, como para andar m√°s “electr√≥nicos”. Fueron carretes como ni√Īos en los que se reventaban las narices, porque no entend√≠amos nada en cuanto a la droga”, dice.

Y agrega: “A los 13 a√Īos empec√© a ver el proceso de la droga, me pegu√© un pipazo de pasta y no sent√≠ nada al principio. Era mejor la marihuana, la risa y buscarle el sentido a la frase m√°s poeta. Despu√©s cuando seguimos fumando pasta, seguimos con los marcianos, como que despu√©s de los chimbazos la boca se me fue poniendo como m√°s pal lado y ya pr√°cticamente me hice adicto a la pasta, era drogadicto” (SIC).

De la familia al “Justin Bieber de pobla”

Sus primeros clientes fueron sus propios familiares, sus primos m√ļsicos. “Le mov√≠a una caletita de cinco lucas, despu√©s ves que cinco lucas en esa √©poca es plata”.

“Despu√©s empec√© a datearme, a conocer m√°s gente. En el mismo carrete, en las poblaciones empiezas a ser m√°s conocido y te vay creyendo como que soy un Justin Bieber de poblaci√≥n y todos quieren estar contigo porque t√ļ la llevai, porque saben que en tu carrete va a haber marihuana, copete y el hombre que la lleva, que siempre tiene el liderazgo, es como el Super Man”, se√Īala.

“Entonces vas criando tus perritos y eres como Robin Hood, vas robando a los que tienen plata para darle a los que no tienen. Si hay alguien de tu familia que est√° pasando necesidad lo vas a ayudar. B√°sicamente como que compras a la gente. En realidad ellos igual te aman, pero tu pensai que ellos te aman por lo que les das y empiezas como a hacer una pared solo” (SIC).

-¬ŅTrabajaste para alg√ļn narcotraficante conocido en Concepci√≥n?

“Nunca le trabaj√© a nadie, vas viendo perros gordos, pero sin atraerte tanto enemigos. No como ahora que quer√≠s el poder. Cualquiera se hace narco hoy, el Emperador que sali√≥ igual anda con miedo”.

“Antes hab√≠an hartos narcos que estaban en cierto sector y eso se respetaba, hab√≠an se√Īales, alg√ļn grafitti en la pared, sectores que se respetaban… Antes hab√≠an c√≥digos en este mundo del choro, del narco”.

“El Veneno” aludir√≠a a Reinedio Gonz√°lez Dur√°n (57) -alias El Martillo o El Fara√≥n- excapo de la droga del Gran Concepci√≥n que recibi√≥ el beneficio de la libertad condicional en junio reci√©n pasado. Gonz√°lez se gan√≥ el apodo puesto que pose√≠a extravagantes objetos, como bustos egipcios y muebles dorados, adem√°s de grandes espejos, entre otros bienes que se encontraban en su casa cuando esta fue allanada.

El exnarco, que operaba desde Hualpén, estaba en la cárcel desde 2011 cuando fue declarado culpable por los delitos de tráfico de drogas y lavado de activos. El Martillo habría comenzado realizando lanzazos y otros robos de poca envergadura, pero logró avanzar hasta llegar a convertirse en un influyente traficante.

-¬ŅTuviste gente bajo tu mando?

“No es que estuvieran bajo mi cuidado, sino que eran amigos. Eramos siempre los mismos y cuando tu vend√≠s, hac√≠s todos estos negocios, tratas de no involucrarlos tanto, como que los proteges, pero a la vez le vas comprando cosas. Hoy d√≠a la palabra es que los vas tapizando, le vay comprando de todo, pero esos locos cuando tu ten√≠s alg√ļn atao est√°n ah√≠, de pana, de finales”.

“Nos junt√°bamos unos 12 y todos hac√≠an sus negocios, no hab√≠a un ansia de poder”.

– ¬ŅA qu√© se deben los tiroteos en el centro de Concepci√≥n?

“Es gente que se ha desmarcado mucho, que cree estar ac√° arriba y el poder todos lo quieren y la vida es fome esa, porque ten√≠s que dormir con los ojos abiertos como los samur√°is. (Las transacciones) no suceden en las poblaciones nom√°s, esto viene de m√°s arriba. Pa’ ac√° tu ve√≠s las dosis nom√°s, ac√° todo dosificado, pero los paquetones vienen todos de m√°s arriba. Estamos hablando m√°s de terno y corbata, gente m√°s acomodada, con m√°s vocabulario. Este es un c√≠rculo muy grande, todos quieren hacer lucas y quer√≠s sembrar el terror en tu poblaci√≥n, quer√≠s hacerte una ficha porque si no ten√≠s ficha no vas a registrar”.

“Es como la cana, los que pelean son los perkines, si alguien le pega un balazo a alguien es porque se ha desmarcado, alg√ļn mensaje para decir que a la otra… pero es porque se desmarcaban, porque se consum√≠an lo que t√ļ le pasabas para que vendieran, entonces tu ten√≠s que ense√Īarle. Son igual que los perros, si t√ļ le pegas alguna vez el perro cuesta que lo haga otra vez, te empieza a mirar como con la cabeza media agachada, pero nunca tenis que darle la espalda, porque si la hizo una vez est√° esperando su momento. En alg√ļn momento te va a pegar la desconocida y as√≠ ha pasado”.

“Entonces de repente te desmarcai y te cre√≠s tener poder y te desmarcai con gente que fue viva realmente, que fue y ha sido bandida, que no te va a hablar, que no te va a amenazar, sino que te la va hacer al tiro, porque tiene pana pa hacerla”.

El pasado domingo 19 de agosto, el total de homicidios en la provincia de Concepci√≥n en lo que va de este a√Īo lleg√≥ a 27, tras la ejecuci√≥n de un hombre de 24 a√Īos que transitaba en un colectivo -junto a otros dos pasajeros- en pleno centro penquista.

Los asesinatos preocupan en la capital del B√≠o B√≠o, considerando que gran parte de √©stos tienen un factor en com√ļn: el narcotr√°fico.

Lo ocurrido la noche de ese domingo comenz√≥ luego de que la v√≠ctima -Carlos Alejandro Mu√Īoz Mu√Īoz, de 24 a√Īos- abordara un colectivo de la l√≠nea 22, en las cercan√≠as de la Universidad de Concepci√≥n. Durante el recorrido, el fallecido comenz√≥ a ser seguido de cerca por los ocupantes de un autom√≥vil -de color blanco-, viaje que termin√≥ abruptamente en la intersecci√≥n de Lincoy√°n con O‚ÄôHiggins, a s√≥lo metros de la Plaza de la Independencia y de la Municipalidad de Concepci√≥n.

All√≠, un hombre -aprovechando que el colectivo se detuvo en el sem√°foro emplazado en el lugar- dispar√≥ en al menos tres oportunidades contra la cabeza de Mu√Īoz, quien muri√≥ pr√°cticamente de manera instant√°nea en el lugar.

Camino al desierto

A comienzos de la d√©cada del 2000, “El Veneno” -apodo que se gan√≥ de peque√Īo debido a su mal comportamiento- emigr√≥ al norte de Chile. Pas√≥ por varias ciudades: Calama, San Pedro de Atacama y Alto Hospicio. Desde est√° √ļltima comuna contrabandeaba pasta base en direcci√≥n a Concepci√≥n. El esquema, como pr√°cticamente en todo negocio, consist√≠a en comprar el producto a un menor precio y venderlo m√°s caro.

“El boliviano burrero te trae la droga por el desierto, por distintos pasos que hay”, narra y explica que √©sta despu√©s es “pateada”, es decir, se le a√Īaden m√°s qu√≠micos para hacerla rendir, y luego era enviada a la zona central. Por cada viaje a Concepci√≥n se llevaba entre cuatro y siete kilos de la sustancia.

-¬ŅC√≥mo eran las transacciones?

“Era como si estuvi√©semos conversando entre una chelita y tu me pasai la mochila, como al descuido. No pod√≠s desmarcarte, la plata tiene que estar ah√≠, la droga tiene que estar ah√≠. Si te desmarcai despu√©s la cobran, siempre trae vuelto”.

-¬ŅHiciste mexicanas (quitadas de droga)?

“Hartas, es que la hac√≠a casi siempre, en el norte y ac√° en Concepci√≥n. Le sacaba fierro, de todo. Hay gente que te estudia, que son los dateros nom√°s, a qu√© hora salen, qui√©nes son, etc√©tera, y hay otro que te hace toda la pega mala, pero todo tiene su rollo”.

“En Concepci√≥n hice unas 12 mexicanas, pero esa las hac√≠a porque hab√≠a gente muy desmarcada, que te conoc√≠a de hace tiempo y de repente andabas en la far√°ndula, arriba de la pelota, y ellos sab√≠an que tu eras vivo y tu les ped√≠as un fiado y no te lo daban. No s√© po, como que se volv√≠an un poco ego√≠stas, porque quer√≠an pura plata… Despu√©s te dejabas caer, como que quedabas con la bala pasada. A las finales, los consideraba como antichoros nom√°s, son llamados as√≠”.

“Vas decidido nom√°s. Llegabas a la casa, algunos oponen resistencia y ten√≠s que secuestrarlos o dejarlos ah√≠ mismo en la casa y le sacas todo. Hay otros que entregan todo porque saben que ya ten√≠s tu ficha. Llegaba con cuatro o cinco amigos, a veces piensan que la c√°rcel te va a cambiar al cabro… ¬°De d√≥nde! Se conoce uno de Hualp√©n con otro de Coronel y despu√©s dicen ‘salgamos, yo soy decidido’ y salen como amigos y de repente se juntan y la hacen nom√°s”.

“En plata igual te llevabas 900 lucas, un mill√≥n doscientos, m√°s todas las dosis que estaban hechas. A veces no pegabas ni un combo, ni un disparo. A veces hab√≠an iglesias chicas que el viejo era pastor y ten√≠an la pura pantalla y te vend√≠an droga, a esos me dejaba caer nom√°s, as√≠ como Juan El Bautista… te cuentiai solo”.

– ¬ŅEl mundo del narco ha cambiado en estos √ļltimos a√Īos?

“Antes sonaban las poblaciones, la Colo Colo, la Tucapel Bajo, la Teniente Merino, esas eran como las poblaciones m√°s top que hab√≠an antes, son poblaciones que siempre las tildaron como de malas”.

“Yo vengo de una de las poblaciones donde el narco que llegaba se dejaba engordar y el que la lleva luego se deja caer y lo echa de la poblaci√≥n. Hoy cualquiera vende, en las mismas empresas hoy te venden pitos que no son los que eran antes, est√° todo m√°s fuerte hoy. Hoy cualquiera puede sacarte una pistola, hay m√°s fierros. Ahora todos se creen narcos, le est√°n pasando pistolas a los cabros chicos, venden, se compran un auto y salvao… el cabro chico se cree narco”.

-¬ŅMataste a alguien?

“S√≥lo mi se√Īor sabe. Ten√≠s que disparar a muchos, ten√≠s que disparar a matar. No pod√≠s dejar a alguien con vida, porque dejai cola”.

Tras la muerte de su madre increment√≥ el abuso de drogas y la violencia con la que perpetraba las quitadas de droga. Eso, hasta que tuvo una experiencia religiosa que lo sac√≥ del mundo narco. En sus propias palabra, Jes√ļs sali√≥ a su encuentro. Actualmente, “El Veneno” -de 37 a√Īos de edad- est√° casado, dedicado a sus labores de soldadura. “No son muchas las luquitas que tengo, pero soy feliz”, dice. Tambi√©n trabaja al interior de las c√°rceles ayudando a reos a convertirse al cristianismo y a salir de la vida de “bandido”.

¬ŅC√≥mo frenar el ingreso de la droga a Chile?

Seguramente este es uno de los grandes desafíos de las autoridades de gobierno y las policías, que trabajan para desarticular bandas y reducir el tráfico de sustancias ilícitas en las calles.

Sin ir más lejos, la región del Bío Bío ha sido escenario de las más importantes incautaciones de drogas del sur del país.

La Fiscal√≠a Regional ha realizado numerosas investigaciones que adem√°s del decomiso de drogas, ha permitido desarticular bandas dedicadas al narcotr√°fico, logrando as√≠ condenas para 3 mil 750 personas en los √ļltimos 15 a√Īos.

A pesar del gran n√ļmero de imputados, las cifras no son alentadoras. En el organismo detallan que los casos relacionados al tr√°fico de sustancias il√≠citas registraron un incremento, pasando de 1.200 en 2010 a 2 mil 500 el a√Īo pasado, s√≥lo en la regi√≥n del B√≠o B√≠o.

Drogas en las calles del Bío Bío

De acuerdo a la información proporcionada por Fiscalía Regional, en las calles del Bío Bío lo que más circula es marihuana, seguido por la pasta base de cocaína (pasta base) y el clorhidrato de cocaína (cocaína). La misma institución agrega que las sustancias sintéticas también están presentes, pero en el cuarto lugar.

¬ŅY qu√© dice la Polic√≠a de Investigaciones (PDI)? Radio B√≠o B√≠o consult√≥ a la instituci√≥n sobre los decomisos realizadas en 2017 y tambi√©n en 2018, respecto a las mismas drogas pero sin considerar las sint√©ticas.

Jaime Silva (BBCL)
Jaime Silva (BBCL)

En el desglose, las cifras se√Īalan que el a√Īo pasado se decomisaron 380 kilos de “cannabis sativa procesada”, 89 kilos de pasta base y siete de coca√≠na. Todo avaluado en m√°s de 2 mil millones de pesos.

A pesar que a√ļn faltan dos meses para finalizar este 2018, la PDI incaut√≥ hasta septiembre 62 kilos de marihuana, tres de coca√≠na y 176 kilos de pasta base, casi el doble de lo que se decomis√≥ en todo el 2017 de esta droga en particular. La suma de todo hasta el momento supera los 520 millones de pesos.

En cuanto al costo monetario, la cannabis es la m√°s valorizada, con m√°s de 1.900 millones de pesos el a√Īo pasado y un poco m√°s de $310 millones este 2018.

La segunda m√°s valorizada es la pasta base, sumando en 2017 m√°s de $89 millones y m√°s de 176 millones de pesos este a√Īo. Y eso seg√ļn la PDI, s√≥lo en la regi√≥n del B√≠o B√≠o. Adem√°s hay que considerar que las cifras de enero a septiembre del periodo en curso, no consideran √Ďuble, que ahora es regi√≥n.

Drogas incautadas en el Bío Bío | Fuente PDI
Drogas incautadas en el Bío Bío | Fuente PDI
Valorización de la droga | Fuente PDI
Valorización de la droga | Fuente PDI

En la provincia de Concepción lo que más se decomisa es marihuana y clorhidrato de cocaína, así lo aseguró el gobernador Robert Contreras Reyes.

– ¬ŅCu√°l es la droga que m√°s circula o se registr√≥ un aumento durante el √ļltimo tiempo?

“B√°sicamente lo que se da por referido por parte de las polic√≠as es que este tipo de drogas, sobre todo la marihuana en el caso de lo que ha incautado Carabineros, y el clorhidrato de coca√≠na en lo que va incautado por parte de la Polic√≠a de Investigaciones, es lo que m√°s generalmente se decomisa ac√° en la provincia de Concepci√≥n”.

Gobernador Robert Contreras | Archivo
Gobernador Robert Contreras | Archivo

Contreras afirma que se trabaja intensamente junto al Ministerio P√ļblico, la PDI y Carabineros, con el principal objetivo de “erradicar la venta de drogas y limpiar las calles de este flagelo que afecta a la sociedad”, seg√ļn dijo, “desarrollando una pol√≠tica de ataque directo al narcotr√°fico”.

En la provincia de Concepci√≥n, donde se encuentra la capital regional del mismo nombre, se han incautado 181 kilos de droga (marihuana, pasta base y coca√≠na) y 98 unidades de LSD, dejando 128 imputados este a√Īo.

El gobernador Robert Contreras Reyes explica que se realizan trabajos coordinados con las policías, y que paulatinamente la situación va mejorando.

“En las mesas de trabajo que tenemos junto a las polic√≠as y el Ministerio P√ļblico que nos est√° acompa√Īando hace poco trabajando en este tema, puesto que es un trabajo coordinado de todos los servicios, con el objeto de dar la sensaci√≥n de seguridad y de tranquilidad a la comunidad, es que hemos visto como este trabajo se ha desarrollado de manera paulatina y ha sido mejorado. Con puntos focalizados, el ministerio ha trabajado en algunos puntos de la provincia”.

Armas y bandas

El mundo del narcotráfico no sólo oculta grandes cargamentos de drogas circulando por el país y la región, sino que también trae consigo la incautación de armas de fuego cuando las policías realizan operativos.

En sus estad√≠sticas la PDI establece que el a√Īo pasado requis√≥ 73 armas de fuego. Mientras que entre enero y septiembre del 2018 retir√≥ de circulaci√≥n 55 elementos de este tipo, 45 de los cuales estaban presentes en la provincia de Concepci√≥n y que eran utilizados por personas ligadas al narcotr√°fico.

La PDI tambi√©n lleva un registro de las bandas dedicadas al tr√°fico de drogas y que fueron desarticuladas en la regi√≥n del B√≠o B√≠o. Es as√≠ como el informe detalla que en 2017 se desarm√≥ a cinco organizaciones de este tipo, sin embargo, la cifra aument√≥ dr√°sticamente este a√Īo.

En nueve meses, es decir entre enero y septiembre, la Policía de investigaciones asegura que desarticuló 16 bandas, triplicando la cifra del periodo anterior.

Pero este indicador no es el √ļnico que aument√≥. En los procedimientos tambi√©n se logr√≥ detener a extranjeros involucrados en redes de narcotr√°fico, cuatro en 2017: 2 personas bolivianas y 2 dominicanas.

Mientras que el presente a√Īo ya se detuvo a 11 ciudadanos de otros pa√≠ses: 8 colombianos, 1 dominicano, un peruano y 1 venezolano.

La PDI explica que el objetivo de desarticular bandas dedicadas al tráfico de drogas no sólo apunta a frenar esta actividad, ya que la idea también es investigar el patrimonio que poseen los miembros de estas organizaciones.

¬ŅC√≥mo trata la ley 20.000 de drogas a los infractores?

3 mil 750 personas han sido condenadas en la regi√≥n del B√≠o B√≠o por infringir la Ley 20.000 de drogas, hecho que seg√ļn la Fiscal√≠a no supera “el 2% del total de casos que por diversos delitos ingresan” al organismo de forma anual.

M√°s all√° de los n√ļmeros, existen abogados que se dedican a proporcionar una defensa a quienes est√°n acusados de participar en redes de narcotr√°fico, profesionales que conocen el mundo de las drogas y la desconfianza que rodea esta esfera.

Uno de estos abogados es Víctor Contreras Campos (33), conocido por defender a personas que están ligadas a casos de tráfico de drogas.

Cuenta que la fórmula del éxito es ser honesto con sus clientes y lejos de ocultar sus triunfos, asegura que el 99% de las veces que dijo obtener una libertad, la logró. También reconoce que ha recibido amenazas.

– ¬ŅCu√°les son los riesgos de defender a una persona involucrada en narcotr√°fico?

“Afortunadamente en Chile no estamos al nivel como estuvo en su tiempo Colombia, o actualmente est√° M√©xico de la violencia de lo que es el narcotr√°fico…hasta el momento no conozco casos donde se haya acribillado a los abogados”.

“Si uno anda por ah√≠ estafando a la gente, ya sea en materia de droga, ya sea en materia de cualquier otro delito, ya sea en materia civil, claramente puede alg√ļn d√≠a tener y provocar alg√ļn problema eso”.

“Entonces siempre he dicho hay que hacer la pega bien hecha, hay que ir con la verdad de frente”.

Hijos de poderosos

El abogado de los narcos, como tambi√©n le dicen, afirma que muchas veces es contactado por los mismos interesados que conocen su nombre a trav√©s del comentario “boca a boca”.

Contreras se√Īala que lo ubican en “varias regiones” donde ha visto casos, los que no s√≥lo involucran a desconocidos, sino que tambi√©n a personas de “mucho poder” como dice √©l.

Contexto | Agencia UNO
Contexto | Agencia UNO

Muy cuidadoso de no revelar nombres responde.

– ¬ŅHa recibido amenazas?

“Afortunadamente he tenido buenos resultados, entonces siempre cuando me amarro y digo que voy a obtener una libertad el 99% de las veces que he estado es as√≠… (Silencio y luego recuerda) He recibido efectivamente amenazas, a veces, pero principalmente es para que se apure un poco esta libertad ¬Ņy por qu√©? Porque muchas de estas veces est√° asociado al tema del tr√°fico, y puede ser de hijos de personas de mucho poder, de mucha plata y estas personas por lo general son adictas…a la coca√≠na”.

“Entonces cuando est√°n en prisi√≥n preventiva comienza la abstinencia, y es as√≠ cuando empiezan a decir a la semana ‘ya me quiero ir, ya me quiero ir, ya me quiero ir, yaa…luego luego’ y de esa forma comienzan a hacer alg√ļn tipo de amenaza, pero nada grave”.

– Cuando habla de personas poderosas ¬Ņa qu√© se refiere?

“He sacado gran cantidad por ejemplo de hijos de carabineros, carabineros de altos mandos, empresarios de alto nivel, del Ej√©rcito, incluso de colegas, de algunos fiscales, incluso de algunos ministros y conservadores”.

“Se da mucho principalmente (…) dentro del √°mbito de los hijos de carabineros. No s√© si porque les gustar√° estar ah√≠ dentro de lo que es el tema de las armas, de sentirse de ser como el hijo rebelde del carabinero… no s√© porque se dar√° (…) me ha tocado sacar a varios, varios hijos de personal de Carabineros de distinto rango (…)hijos de conocidos empresarios, de gente que uno nunca se imaginar√≠a que est√° en el tema de tr√°fico”.

El abogado explica que estas personas son adictas a las drogas y al tener poder adquisitivo es m√°s f√°cil conseguir hasta kilos de sustancias il√≠citas, lo que a la larga se transforma en un negocio por “plata f√°cil”.

A√ļn dispuesto a contestar nuestras preguntas, V√≠ctor Contreras entreg√≥ un poco m√°s de detalles respecto a las otras esferas, como la pol√≠tica.

– Y en el caso, por ejemplo, de los familiares de ministros, porque est√° ligado a un mundo m√°s publico ¬ŅC√≥mo se maneja eso?

“Siempre eso, en los casos que se han dado cuando hay abogado (…) a lo menos los que yo he visto han quedado, no se han…no han salido a luz p√ļblica, han sido tapados afortunadamente, pero no porque alguien los haya tapado, ni nada. Simplemente porque es un hecho que puede pasarle a cualquiera, entonces solamente que…se ha dado la casualidad que no ha salido a la luz”.

– Y esto ¬Ņen qu√© tiempo fue?

“¬°Hay varios! 1 a√Īo, otros tres a√Īos…cuatro a√Īos”.

– Pero est√°n todos mezclados ¬Ņentre carabineros, pol√≠ticos…?

“S√≠, exacto”.

El abogado agrega que en casi todos los casos, los imputados tienen irreprochable conducta anterior y que por esa razón es más fácil liberarlos de cargos.

La efectividad de la ley 20.000

El abogado afirma que lo m√°s dif√≠cil de defender a personas involucradas en redes de narcotr√°fico son los “eventuales delitos asociados” y no las penas que establece la Ley 20.000.

Explica, por ejemplo, que cuando se detecta asociaci√≥n il√≠cita, porte de armas y lavado de activos, las penas podr√≠an partir en los 20 a√Īos y los casos -por lo general- se resuelven en un juicio oral.

A criterio de Víctor Contreras la Ley 20.000 de drogas tiene ventajas y desventajas, siendo más blanda con quienes caen por primera vez y muy severa con los reincidentes.

Cuando “son encontradas (las personas) por una cantidad superior de lo que es el art√≠culo 4 y pasan por delito de tr√°fico, siendo que muchas veces son consumidores, permite darles una segunda oportunidad y pueden incluso obtener penas que queden firmando y con beneficio en la calle”.

Y ¬Ņqu√© pasa entones con los reincidentes? El abogado explica que al tener condenas anteriores la ley proh√≠be entregar beneficios, as√≠ lo establece el art√≠culo 62 de la Ley 20.000 de drogas.

Art√≠culo 62.- No se aplicar√° ninguna de las penas sustitutivas contempladas en la ley N¬ļ 18.216 a la persona que haya sido condenada con anterioridad por alguno de los cr√≠menes o simples delitos contemplados en esta ley o en la ley N¬ļ 19.366, en virtud de sentencia ejecutoriada, haya cumplido, o no, efectivamente la condena, a menos que le sea reconocida la circunstancia atenuante establecida en el art√≠culo 22.

La √ļnica forma de obtener alg√ļn beneficio, explica Contreras, es que la persona que est√° siendo acusada de tr√°fico de sustancias il√≠citas, delate a otro traficante.

El profesional asegura que esta es una de las desventajas de la ley, ya que afirma se generan errores por un incentivo legal que “muchas veces fomenta a que…narcotraficantes intenten hacer alguna especie de coordinaci√≥n para obtener esta aminorante… pero sin embargo

tiene que existir esta limitaci√≥n para que vaya fluyendo la cantidad de detenidos y la cantidad de droga incautada”.

Otras de las curiosidades de la Ley 20.000 es que el pago a los abogados se debe hacer en efectivo. Contreras explica que es difícil que una persona pague con cheques o vale vista.

El abogado desmiente que el dinero s√≥lo sea producto del narcotr√°fico, se√Īalando que en sus a√Īos de experiencia ha sido testigo de c√≥mo las familias se organizan para reunir la plata a trav√©s de campa√Īas, bingos, cr√©ditos y medios similares.

“Uno adquiere estos pagos y son perfectamente legales”, afirma convencido y agrega que √©l s√≥lo recibe lo que cobra por hacer su trabajo.

Crítica al trabajo de las policías

Desde su experiencia, el abogado V√≠ctor Contreras Campos cuenta que la desconfianza es lo que hace caer a los jefes de las bandas de narcotr√°fico, principalmente porque acompa√Īan los grandes cargamentos que decomisan las polic√≠as.

El profesional asegura que siempre cometen errores en los procedimientos, explicando que cuando se realizan allanamientos a viviendas, en oportunidades se toma detenida a toda la familia, incluso a la asesora del hogar.

“No hay que olvidar que en este tema de narcotr√°fico por lo general son clanes familiares, pero no as√≠ toda la familia muchas veces (r√≠e) he estado en causas donde se llevan detenida hasta la nana y la nana claramente no ten√≠a nada que ver, justifican que hab√≠an escuchas telef√≥nicas donde dec√≠an ‘quien trae el kilo de pan’ (…) y lo asocian como un lenguaje metaling√ľ√≠stico, entiendo de que el kilo de pan se trataba de coca√≠na”.

Asegura que sus propios clientes comentan las supuestas irregularidades en los allanamientos de las policías, explicando que en oportunidades aparece menos dinero del que realmente existía, hecho que -por supuesto- no es denunciado por los acusados a quienes no les conviene revelar que tenían más plata.

“Siempre los clientes, la gran mayor√≠a de las veces, me dicen: ‘mira a mi me detuvieron con 30 kilos de coca√≠na -y por ponerte un ejemplo- con 30 millones. Aparecieron 30 kilos de coca√≠na -por decirlo as√≠, a veces es menos- y aparecieron 500 mil pesos”.

Las polic√≠as saben que a los narcotraficantes, a ellos les conviene que no aparezca la plata, que es producto muchas veces de la droga. Entonces no puedo lanzar acusaciones al voleo ni nada, pero si decir que en muchos y varios procedimientos se da ese tipo de situaciones (…) a uno que le cuentan lo que realmente pas√≥ tenemos conocimiento de eso”.

El abogado incluso se da el tiempo para explicar los errores más comunes y las falencias de la Ley 20.000. En específico el artículo 22, que permite delatar a otros traficantes para obtener rebajas en las penas.

Artículo 22.- Será circunstancia atenuante de responsabilidad penal la cooperación eficaz que conduzca al esclarecimiento de los hechos investigados o permita la identificación de sus responsables; o sirva para prevenir o impedir la perpetración o consumación de otros delitos de igual o mayor gravedad contemplados en esta ley. En estos casos, el tribunal podrá reducir la pena hasta en dos grados.

V√≠ctor Contreras ha llamado la atenci√≥n por sus ostentosas fotos en Instagram. “El 98% de mis causas es narcotr√°fico. Que me digan el abogado de los narcos es como que a un cirujano pl√°stico le digan el doctor de la cirug√≠a pl√°stica. Eso es lo m√°s recurrente que me toca. De hecho, en los tres cargamentos m√°s grandes de Rancagua al Sur yo he estado defendiendo a los personajes”, dijo a La Tercera.

Para ejemplificar, Contreras se√Īala que “se han dado varias ocasiones que incluso los mismos narcotraficantes desde el interior de las c√°rceles han realizado la coordinaci√≥n de entrega de drogas, y han entregado la informaci√≥n a las polic√≠as para poder tomar dicha aminorante (silencio)… y en realidad lo que est√°n haciendo es un tr√°fico encubierto y claramente las polic√≠as no dicen nada porque van sumando las incautaciones, pero hay muchas veces que es evidente el tema de la irregularidad que se produce producto del art√≠culo 22 de la Ley 20.000”.

Contreras es tajante y asevera que las polic√≠as tienen todo para reducir “sustancialmente” el tr√°fico de drogas en el pa√≠s, pero evitan detener los cargamentos que ingresan desde Bolivia, Per√ļ y Argentina -principalmente- porque existe una labor de inteligencia que no se puede perder, infiltrados que revelan los puntos hacia donde se env√≠an las sustancias.

Eso, afirma, debe ser regulado para eliminar la competencia que existe entre la PDI y Carabineros, que buscan sumar decomisos para lograr incentivos en las unidades especializadas.

El abogado Víctor Contreras asegura que en Chile se intenta combatir el tráfico de drogas, sin embargo, poco se hace para evitar el consumo de sustancias ilícitas que, incluso, está presente en las cárceles de nuestro país.

“A veces uno va a ver a los internos y llegan pasados a marihuana, con los ojos rojos, uno no va a andar preguntando… pero el ingreso de las drogas en los centros penitenciarios no est√° muy bien regulado”, sentencia el joven abogado.

Tendencias Ahora