Región de los Lagos
Viernes 31 enero de 2020 | Publicado a las 13:43
Ingreso de drogas y celulares: así se fraguó la red delictual entre reos y gendarmes de Puerto Montt
Por Daniela Salgado
Con información de Robinson Cardenas.
visitas

Uso de globos para internar droga. Pagos de 500 mil pesos mensuales. “Permiso” para vender tel√©fonos y droga. Gendarmes y reos casi amigos. Escuchas telef√≥nicas. Estos son los ingredientes que dan vida a una red de tr√°fico de drogas y de otras especies prohibidas al interior de la c√°rcel de Puerto Montt.

Tras más de 10 días de juicio, el Tribunal Oral en lo Penal de Puerto Montt comprobó las responsabilidades de 11 de los 12 imputados por la red de tráfico de drogas y de otras especies prohibidas que nació al interior del Complejo Penitenciario Alto Bonito. Actos coordinados por reclusos del penal en conocimiento y participación de dos funcionarios de Gendarmería y un trabajador de la concesionaria que administra el recinto.

El delito era coordinado por Oscar Carrasco, Claudio Lagos y H√©ctor Alvarado, los dos primeros, internos del m√≥dulo 54 del recinto, quienes mensualmente durante 2018 le pagaron al encargado de dicho sector, el cabo 1¬į Luis Morales, la suma de $500.000 a cambio de omitir responsabilidades propias de su cargo, es decir, permitir y facilitar la internaci√≥n, venta y distribuci√≥n de droga y equipos celulares.

CONTEXTO | Javier Salvo | Agencia UNO
CONTEXTO | Javier Salvo | Agencia UNO

Pero no s√≥lo ellos, tambi√©n estaban involucrados Rodrigo Guerrero (interno); Jorge Zamora, Margarita Riffo, Scarlet Quezada y Marianela √Āngel (familiares y cercanos de reclusos); Jorge G√≥mez (trabajador de la concesionaria); y Jonathan S√°nchez (gendarme).

La Oficina de Seguridad Interna del Centro de Cumplimiento Penitenciario de Puerto Montt tenía a tres personas de interés por la droga y teléfonos que se le encontraban a los internos del recinto: Se trataba de Oscar Carrasco, recluso del módulo 54; su pareja, Margarita Riffo; y el cabo Luis Morales. Tras gestionar la intervención del celular del primero comenzó el trabajo investigativo para determinar sus participaciones en los ilícitos.

Entre las diligencias estaba seguir el rastro de Jorge Zamora, quien a pedido de Carrasco viajó a Santiago a buscar marihuana. Su llegada a Puerto Montt permitiría conocer cómo se ingresaba la droga al interior del centro penitenciario; sin embargo, Carabineros del OS-7 controló al imputado previo a concretar la transacción, en la ruta 5 Sur, sorprendiéndolo con un bolso que tenía dos paquetes de nylon: uno contenía un ladrillo de marihuana que arrojó un peso neto de 976,22 gramos y otro en modalidad de granel con 101 gramos.

Globos con droga

El 7 de septiembre se logr√≥ establecer que Jorge G√≥mez, funcionario de la concesionaria, concurri√≥ a la casa de la madre de H√©ctor Alvarado, Marianela √Āngel, recepcion√≥ droga para luego ingresarla a la c√°rcel y entreg√°rsela a otro interno.

Ese mismo día, el condenado Rodrigo Guerrera, fue sorprendido guardando en una mochila una bolsa con 3,89 gramos de clorhidrato de cocaína, dos globos azules que tenían 35 bolsas de pasta base, un guante con otro globo y una guante de latex que tenía oculto marihuana; además, de una bolsa de nylon y un envoltorio de papel revisto con la misma droga.

Más tarde, se demostró que Margarita Riffo, pareja de Carrasco, era la encargada de dosificar la droga y ocultarla en globos, los mismos que se encontraron en poder de Guerrero y que evidenció que estaban dirigidas a Claudio Lagos y Héctor Alvarado.

CONTEXTO | Víctor Salazar | Agencia UNO
CONTEXTO | Víctor Salazar | Agencia UNO

Fuera de las murallas de la c√°rcel, cercanos a los internos, en espec√≠fico Marianela √Āngel, continuaba gestionando un nuevo ingreso de drogas en coordinaci√≥n con √ďscar Carrasco, quien junto a Lagos y Alvarado se encargar√≠an de distribuirla.

De acuerdo a la investigación que lideró el Departamento de Asuntos Internos de Gendarmería y la Fiscalía, entre mayo y septiembre, el funcionario y ex dirigente Luis Morales, recibió en depósitos a la cuenta bancaria de su esposa y dinero en efectivo la suma de $2.915.000 por propiciar los ilícitos.

Así quedó demostrado en un mensaje que Carrasco le envió a su pareja, Margarita Riffo, el 15 de julio de 2018:

comillas
‚ÄúYo le regalo $500.000 pesos mensuales, porque a m√≠ me va bien, porque √©l me cuida, porque √©l sabe lo que hago, entonces, pucha, si gracias a √©l me va bien a m√≠, porque imag√≠nate √©l sabe que vendo marihuana, sabe que vendo tel√©fonos”
- √ďscar Carrasco
.

“Un emprendedor”

Al ser consultado por su relaci√≥n con el interno, el cabo respondi√≥ que “es m√°s que custodio, yo le ten√≠a estima porque √©l era una persona emprendendora, porque trabajaba y porque ten√≠a muy buena voluntad, era mozo y uno cuando no conoc√≠a a los internos uno le preguntaba a √©l, y √©l los iba a buscar”.

Además, reconoció haberle hecho encargos a Carrasco, los que afirmó se limitaban a comprarle medicamentos y herramientas en el exterior y hacérselas llegar a la unidad penal.

Respecto a los montos depositados a la cuenta de su esposa, Morales detall√≥ que los $500.000 de mayo fue porque ‚Äúal tener la calidad de perpetuo no pod√≠a salir del m√≥dulo a trabajar en un taller que hay, por lo que convers√≥ conmigo y con el suboficial Ay√°n para poder trabajar dentro del m√≥dulo y hacer muebles grandes, comedores, rack y mesas de centro, a lo cual el suboficial acept√≥, pero no ten√≠a herramientas (…) me pide si pod√≠a cotizarle un taladro pedestal el√©ctrico, el que cotizo en Sodimac. Sali√≥ alrededor de $165.000 -estaba en oferta- as√≠ que le dije y me respondi√≥ que no ten√≠a plata, le respond√≠ que no se preocupara, como yo siempre le mandaba a hacer trabajos, le dije que me lo devolviera tiempo despu√©s, cuando tenga plata o lo descont√°bamos de alg√ļn trabajo‚ÄĚ.

El asado y los $915.000 de regalo

La segunda transferencia la justific√≥ asegurando que el interno era mozo, es decir, estaba encargado de hacer las actividades, como celebrar el d√≠a del ni√Īo, del padre o las fiestas de fin de a√Īo, y “yo siempre lo ayudaba con las compras porque dentro del m√≥dulo 54 hay parrillas y cosas para que los internos coman sus carnes para las fiestas”.

En ese contexto es que hab√≠an acordado hacer un asado para el 18 de septiembre, donde cada persona deb√≠a entregar $35 mil. “Al otro d√≠a √©l me dijo, cabo Morales le deposit√© plata para el asado, yo me voy a manifestar con el asado de los funcionarios, y para que usted haga las compras con el asado de la poblaci√≥n penal. Le pregunt√©, cu√°nto me depositaste y me dijo $500.000. Le dije, oye Oscar, no lo hagas de nuevo porque se est√° viendo feo, por lo cual yo le ingres√© dinero a modo de devoluci√≥n, obviamente no se logr√≥ hacer el asado porque ca√≠mos detenidos el 12 de septiembre“.

El monto m√°s elevado de los ingresos se produjo en agosto, correspondiente a $915.000. Seg√ļn su declaraci√≥n, este hab√≠a sido “un regalo” ya que √©l y su familia se enfermaron.

“Estuve con licencia y cuando volv√≠ a trabajar converso con los colegas, estando √ďscar presente, y le comento a uno que hab√≠a gastado como $500.000 porque mi hijo se hab√≠a enfermado y todo lo hice particular, los ex√°menes m√©dicos m√≠os, de mi se√Īora y mi hijo (…) no recuerdo si al otro d√≠a o dos d√≠as despu√©s me hace un dep√≥sito y me dice, cabo Morales f√≠jese en su cuenta porque le hice un regalito, yo le dije que tipo de regalo y me respondi√≥ que era por mi hijo que est√° enfermo y que entend√≠a cuando la persona estaba mal de plata, yo me fijo en la cuenta y hab√≠an $915.000. Cuando volv√≠ a trabajar le dije que no lo haga, que yo entiendo la voluntad, que yo igual ayudaba y todo, pero que no era necesario, lo cual le fui devolviendo de $80.000, durante alrededor de dos semanas”.

Los favores eran rec√≠procos. Cuando la pareja de Carrasco se quebr√≥ la cadera, el cabo 1¬į fue a visitarla a la casa y le llev√≥ unas muletas para que pudiera caminar. La segunda vez fue al inmueble a “buscar dinero para comprar madera” y la tercera a retirar remedios para el condenado, aunque aclara que fue en calidad de funcionario.

Ese tipo de relaci√≥n tambi√©n corr√≠a para Claudio Lagos y H√©ctor Alvarado, quienes el 1 de agosto se refirieron al respecto: ‚ÄúT√ļ sab√≠s que √©l me avisa todas las hueas, es el patr√≥n de fundo (Morales) po’ hue√≥n‚ÄĚ.

Es más, en 2016, Morales fue sometido a un sumario administrativo por mantener una conducta demasiado cercana con los presos, vínculo de familiaridad que se estimaba inapropiada, y que excedía su rol de custodio que le encomienda la ley. Finalmente, fue sobreseído.

$50 mil por celular

Las indagatorias tambi√©n demostraron que, en a lo menos 10 ocasiones, entre junio y septiembre, el gendarme 2¬į Jonathan S√°nchez -quien se hac√≠a llamar Pedro- recibi√≥ de parte de Margarita Riffo al menos 158 celulares, por los cuales recib√≠a de pago $50 mil por cada equipo. Durante ese periodo se estima que obtuvo $7.900.000.

En tanto, Carrasco vendía los móviles al triple, es decir, $150 mil.

Riffo asegur√≥ que “√ďscar me pasaba ese dinero por mano o lo retiraba de la cuenta, nunca se le pas√≥ por transferencia”. Y agrega: “Yo habl√© de 4 o 5 meses que le entregu√© celulares a Pedro. El primer mes le entregu√© celulares una vez a la semana pero despu√©s era cada quince d√≠as, era relativo, deben haber sido unas diez veces, porque yo no botaba los enchufes y me encontraron cerca de 100″.

La oportunidad del delito

Seg√ļn relat√≥ el abogado del Consejo de Defensa del Estado, Rodrigo Tejos, las dudas en este caso comenzaron por el alto nivel de incautaciones en las redadas, a excepci√≥n del m√≥dulo 54 que estaba a cargo de Morales.

Así comenzó el trabajo investigativo que incluyó escuchas de llamadas telefónicas que permitieron establecer las responsabilidades y el modo de operar de la banda y los funcionarios.

CONTEXTO | Sebasti√°n Brogca | Agencia UNO
CONTEXTO | Sebasti√°n Brogca | Agencia UNO

Al estar involucrado en la red dos funcionarios p√ļblicos, el Consejo de Defensa del Estado se hizo parte del proceso judicial, acusando a ambos gendarmes por el delito de cohecho y a uno de ellos sum√≥ el tr√°fico de drogas. √Čste √ļltimo fue descartado por el tribunal.

El abogado Tejos afirm√≥ que la “necesidad o las malas situaciones econ√≥micas pueden generar la tentaci√≥n de obtener beneficios extra a los ingresos, pero a eso se suma este grado de proximidad e intimidad imprudente con los interno, lo que facilita este tipo de situaciones”.

Lo anterior, porque en el caso de Morales sumaba varios a√Īos a cargo del mismo m√≥dulo, lo que gener√≥ una especie de cercan√≠a con los reclusos, un trato que excede el ambiente de custodio y de un interno que est√° cumpliendo condena.

CONTEXTO | Sebasti√°n Brogca | Agencia UNO
CONTEXTO | Sebasti√°n Brogca | Agencia UNO

A su juicio, ese tipo de escenarios deben ser analizados: “Se deben revisar los sistemas que existe en Gendarmer√≠a para que no vuelva a ocurrir y as√≠ evitar los vicios”. Aunque descart√≥ que lo ocurrido en Alto Bonito sea una conducta sistem√°tica.

Condenas

Jorge Zamora: condenado a 541 d√≠as de presidio menor en su grado medio y multa de 10 UTM, por su calidad de autor en el delito de tr√°fico de drogas en peque√Īas cantidades, adem√°s de la suspensi√≥n de cargos u oficios p√ļblicos durante el tiempo de la condena.

Sin embargo, el tribunal sustituyó el cumplimiento de la pena privativa de libertad impuesta por la de reclusión parcial nocturna.

Luis Morales (gendarme): 818 d√≠as de presidio menor en su grado medio, multa de m√°s de 5 millones de pesos y la suspensi√≥n de cargo u oficio p√ļblico durante la condena, en calidad de autor del delito continuado de cohecho consumado, previsto y sancionado en el art√≠culo 248 bis inciso primero del C√≥digo Penal.

Jonathan S√°nchez (gendarme): 818 d√≠as de presidio menor en su grado medio, multa superior a los 15 millones de pesos y la suspensi√≥n de cargo u oficio p√ļblico durante el tiempo de la condena, en calidad de autor del delito continuado de cohecho consumado previsto y sancionado en el art√≠culo 248 bis inciso primero del C√≥digo Penal.

Margarita Riffo: 61 d√≠as de presidio menor en su grado m√≠nimo, multa de 4 millones de pesos y la suspensi√≥n de cargo u oficio p√ļblico durante el tiempo de la condena, en calidad de c√≥mplice del delito continuado de soborno consumado previsto y sancionado en el art√≠culo 250 del C√≥digo Penal.

Jorge G√≥mez: 541 d√≠as de presidio menor en su grado medio y multa de 10 UTM en calidad de autor del delito de tr√°fico de drogas en peque√Īas cantidades, adem√°s de la suspensi√≥n de cargo u oficio p√ļblico durante el tiempo de la condena.

Marianela Angel: 541 d√≠as de presidio menor en su grado medio y multa de 10 UTM en calidad de autora del delito de tr√°fico de drogas en peque√Īas cantidades, adem√°s de la suspensi√≥n de cargo u oficio p√ļblico durante el tiempo de la condena.

Oscar Carrasco: 541 d√≠as de presidio menor en su grado medio y multa de 10 UTM en calidad de autor del delito de tr√°fico de drogas en peque√Īas cantidades, adem√°s de la suspensi√≥n de cargo u oficio p√ļblico durante el tiempo de la condena.

Por el delito de soborno, fue sancionado a tres a√Īos y un d√≠a de presidio menor en su grado m√°ximo, multa de m√°s de 15 millones y la suspensi√≥n de ejercer cargos p√ļblicos.

Rodrigo Guerrero: 61 d√≠as de presidio menor en su grado m√≠nimo y multa de 10 UTM por el delito de tr√°fico de drogas en peque√Īas cantidades. Adem√°s, de la suspensi√≥n de cargo u oficio p√ļblico durante el tiempo de la condena.

Scarlet Quezada: 541 d√≠as de presidio menor en su grado medio y multa de 10 UTM en calidad de autora del delito de tr√°fico de drogas en peque√Īas cantidades, adem√°s de la suspensi√≥n de cargo u oficio p√ļblico durante el tiempo de la condena.

Claudio Lagos: condenado a tres a√Īos y un d√≠a de presidio menor en su grado m√°xima, multa de 10 UTM por tr√°fico de drogas en peque√Īas cantidades y la suspensi√≥n de ejercer cargos p√ļblicos.

H√©ctor Alvarado: Tres a√Īos y un d√≠a de presidio menor en su grado m√°xima, multa de 10 UTM por tr√°fico de drogas en peque√Īas cantidades y la suspensi√≥n de ejercer cargos p√ļblicos.

Tendencias Ahora