En Osorno, un hombre de 76 años enfrenta la justicia luego de ser acusado de abuso sexual y violación reiterado contra tres generaciones de sobrinas, cuando estas tenían menos de 14 años. Por estos hechos, el Ministerio Público pide 10 años de cárcel.

Según lo informado, los hechos habrían ocurrido desde 1975 hasta aproximadamente 2010 en la localidad Mulpulmo. De acuerdo a las víctimas, el hombre habría vendido helados para ganarse su confianza.

En conversación con Radio Bío Bío, Edilia la madre de una de las presuntas víctimas, contó que la adolescente de 16 años está con apoyo psicológico tras ser internada este verano por las secuelas ocasionadas por los abusos sexuales cometidos por su tío abuelo, cuando ella tenía entre 6 y 7 años.

Los abusos se habrían registrado cuando la madre de la víctima -y cuñada del imputado- trabajaba como temporera. Sin embargo, la menor recién habría revelado a su familia los abusos el año pasado, tras lo cual se presentó una denuncia en la Fiscalía.

“No poder ella disfrutar su niñez, salir a jugar porque tiene que ver al hombre (…) siempre hay gente en la familia que lo defiende (…) mi hermana mandaba a mi hija a comprar helado hasta donde este hombre, sabiendo lo que hacía”, indicó la madre de la menor.

El caso ha conmocionado a la familia, quienes a través del Fiscal José Vivallos piden 10 años de cárcel para el imputado.

La madre de la víctima además indicó que dentro de las secuelas que presentó la menor, está el evidente cambio de actitud, con llanto constante y perdida de apetito.

El juicio se está realizando hoy en el Tribunal Oral de Osorno, donde también participa como testigo la cuñada de la madre de la víctima, quien también es sobrina del imputado, Ruth.

La mujer acusa haber sufrido violaciones reiterados cuando era menor de edad, producto de lo cual tuvo una hija.

“Debido a esa violación tuve una hija la que ahora tiene 37 años. Yo vivía con mi abuela y él, y cuando tuve más noción de las cosas, él me dijo que sacaba yo con decir esas cosas porque a mi nadie me iba a creer“, señaló.

En tanto, la presunta hija producto de la violación, Johana, pide que el imputado se realice una prueba de ADN, indicando que se enteró de lo sucedido hace cuatros años atrás, por lo que también exige justicia para sus familiares afectadas.

Según lo indicado durante el juicio, el hombre de 76 años vive actualmente en el sitio compartido por todas las familias, en la casa de su fallecida madre. En tanto, su defensa buscará que sea absuelto de las acusaciones, considerando los tiempos en que las víctimas acusan la consumación de los delitos.

Este artículo describe un proceso judicial en curso
Existe la posibilidad de que los cargos sean desestimados al finalizar la investigación, por lo cual NO se debe considerar al o los imputados como culpables hasta que la Justicia dicte sentencia en su contra.
(Artículo 04 del Código Procesal Penal)
Violencia contra la mujer
Si eres víctima o testigo de violencia contra la mujer, denuncia al 149 de Carabineros, recibe orientación llamando al número corto 1455 del Sernameg o pulsa para usar el chat de denuncia Sernameg