La Superintendencia de Medio Ambiente (SMA) anunció un activo plan de fiscalización para los episodios críticos por mala calidad del aire en la región de La Araucanía.

Se trata de una estrategia de fiscalización para la gestión de episodios críticos para este año, entre las regiones de O’Higgins y Aysén, con especial énfasis en la fiscalización a la leña húmeda, considerada la principal fuente de contaminación ambiental, ayudado por el uso de tecnologías de punta.

Esta se focalizará en cuatro medidas: la prohibición de comercializar leña húmeda; obligación de los establecimientos comerciales y de organismos del Estado de recambiar calefactores a leña; restricciones de operaciones de fuentes fijas durante episodios críticos y prohibición de humos visibles en sectores residenciales.

El Superintendente de Medio Ambiente, Cristóbal De La Maza, dijo que la fiscalización preventiva será esencial considerando que por el coronavirus, la comunidad pasará más tiempo al interior de sus viviendas utilizando leña, por ende subiendo los niveles de riesgos a presentar enfermedades respiratorias.

La autoridad añadió que a su vez ejercerán un importante rol en la Gestión de Episodios Críticos al coordinar actividades de fiscalización, verificar el estado de avance de los Planes de Descontaminación Atmosférica y sancionar los incumplimientos a las medidas ambientales, más aún en este período de pandemia que podría afectar mayormente a la población vulnerable de las ciudades críticas.

Respecto de la comercialización de leña seca, se activará un sistema de denuncia en línea para quienes vendan leña húmeda; se fomentará el autocontrol con reportes de humedad de parte de comerciantes; y se coordinarán inspecciones con organismos sectoriales.